PUBLICIDAD

Iberdrola

Los líderes del G20 aumentan la presión sobre Rusia para detener la invasión

Zelenski rechaza hacer concesiones y pone condiciones para poner fin a la guerra
G20 Bali

AP/DITA ALANGKARA  -   Un agente de policía pasa junto a una señalización en la sede de la Reunión de ministros de Asuntos Exteriores del G20 en Nusa Dua, Bali, Indonesia, el jueves 7 de julio de 2022

El selecto club de las 20 economías más pujantes del mundo estrecha el cerco diplomático sobre el Kremlin. La declaración final del Grupo de los Veinte, suscrito por la mayoría de las delegaciones diplomáticas presentes en la cumbre de Bali, condena “enérgicamente” las acciones de Rusia, uno de sus miembros destacados, y exige la finalización inmediata de una guerra que está causando, sostiene, “un inmenso sufrimiento humano y exacerbando las fragilidades existentes en la economía mundial”, de acuerdo con los medios de comunicación que han tenido acceso al documento. 

Las 16 páginas de borrador acusan a Rusia de haber provocado una guerra que “estaba limitando el crecimiento, aumentando la inflación, interrumpiendo las cadenas de suministro, aumentando la inseguridad energética y alimentaria, y elevando los riesgos para la estabilidad financiera”. El documento matiza, sin embargo, que en el seno del G20 existen “otros puntos de vista y diferentes evaluaciones de la situación y las sanciones”, especialmente de Rusia, China y los países del Sur Global, distanciados de la óptica occidental.

El presidente indonesio Joko Widodo haciendo una declaración política en el palacio presidencial de Bogor, donde invitó al presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, además del presidente ruso Vladimir Putin, a asistir a la reunión del G20 el próximo noviembre en Bali AFP PHOTO / Indonesia's Presidential Palace
AFP PHOTO/INDONESIAN PRESIDENCY  -   El presidente indonesio Joko Widodo haciendo una declaración política en el palacio presidencial de Bogor, desde donde invitó al presidente ucraniano Volodímir Zelenski, además del presidente ruso Vladímir Putin, a la reunión del G20 en Bali

Las delegaciones diplomáticas fijaron en la noche del lunes el contenido del comunicado después de tres días de intensas negociaciones. Está previsto que la declaración final se emita el miércoles, a lo largo de la segunda jornada de la cumbre, ante las reticencias de Moscú y Pekín, los dos únicos miembros en contra. El consenso en esta cuestión es materialmente imposible, pero el club roza una mayoría impensable hace solo unos meses. 

India desniveló la balanza para conseguir una declaración condenatoria de la invasión rusa, según el Financial Times. La postura adoptada por Nueva Delhi ha sido en algunos casos ambigua, y nunca llegó a sumarse a las sanciones del bloque occidental. Sin embargo, la delegación india tuvo en cuenta finalmente las declaraciones de su primer ministro, Narendra Modi, que trasladó en septiembre al presidente ruso Vladímir Putin que “no es el momento para una guerra”. 

La comunidad internacional aumenta así la presión diplomática sobre Rusia. Los aliados occidentales, con Estados Unidos a la cabeza, han tratado de situar la invasión rusa de Ucrania en el centro del debate y arrancar una condena mayoritaria contra las acciones del Kremlin, desplazando a un segundo plano el motivo que suele justificar los encuentros anuales del G20: la economía. Putin era consciente de ello, por eso declinó acudir a la cumbre y envió en su lugar a uno de sus veteranos lugartenientes, el ministro de Exteriores Seguéi Lavrov. 

Lavrov
PHOTO/MINISTERIO DE EXTERIORES RUSIA  -   La ministra de Exteriores indonesia, Retno Marsudi, recibe al jefe de la diplomacia rusa, Serguéi Lavrov

El grupo que concentra más del 80% del PIB global, el 75% del comercio internacional y el 60% de la población mundial parece haber adoptado una postura conjunta. Pero la posición colectiva no es ni mucho menos homogénea. Unos apuestan por una salida negociada del conflicto, otros ponen una serie de condiciones previas para acabar con la guerra y otros apuestan por mantener la colaboración, la doctrina bussiness as usual. En este sentido se expresó el presidente de Indonesia, Joko Widodo. 

“No tenemos otra opción, la colaboración es necesaria para salvar el mundo”, trasladó el anfitrión de la cumbre. “No debemos dividir el mundo en partes. No debemos permitir que el mundo caiga en otra Guerra Fría”. Su homólogo chino Xi Jinping siguió la misma senda, y dijo que el Grupo de los Veinte “debe oponerse contundentemente al intento de politizar las cuestiones alimentarias y energéticas o de utilizarlas como herramientas y armas”. Xi defendió además la eliminación de las sanciones “unilaterales”

Zelenski pone condiciones 

El presidente de Ucrania apeló por videoconferencia a los líderes de lo que denominó “G19”, en una clara exclusión de Rusia. Fue uno de los primeros jefes de Gobierno en intervenir, y lo hizo para poner sobre la mesa una serie de propuestas con el objetivo de poner fin al conflicto. Contra todo pronóstico, la delegación diplomática rusa, encabezada por Lavrov, permaneció en la sala y escuchó las reivindicaciones de Zelenski, según algunos testigos citados por Reuters.

atalayar-foro-davos-intervencion-zelenski
AFP/FABRICE COFFRINI  -   El presidente ucranio, Volodímir Zelenski, se dirige desde una pantalla gigante a los asistentes al Foro Económico Mundial

“Ha llegado el momento de que Rusia se retire completamente del territorio soberano de Ucrania y quiero que esta guerra termine de forma justa, y sobre la base de la carta de Naciones Unidas y el derecho internacional”, expresó el líder ucraniano. Para Zelenski, el alto el fuego solo sería posible si se cumple ese escenario, y no se deberían ofrecer acuerdos de paz que comprometan “la conciencia, soberanía, territorio e independencia” de Ucrania. 

Zelenski presentó “la fórmula de paz” del Gobierno de Kiev. Retirada íntegra del Ejército ruso, libertad para los prisioneros de guerra ucranianos, reparaciones económicas y, por último, garantías de seguridad alimentaria y energética. Esas son algunas de las condiciones que exige el presidente ucraniano. Zelenski manifestó que la única alternativa supondría congelar el conflicto y permitir a Rusia acumular fuerzas para lanzar una nueva ofensiva que, como las anteriores, generaría aún más inestabilidad a escala global.