Los mercenarios enviados por Turquía a Libia están huyendo hacia Europa

Interpol está trabajando en un plan euro-sirio para registrar y monitorear a estos combatientes
Combatientes sirios respaldados por Turquía caminan cerca de la aldea turca de Akcakale a lo largo de la frontera con Siria, el 11 de octubre de 2019

AFP/Bakr Alkasem  -   Combatientes sirios respaldados por Turquía caminan cerca de la aldea turca de Akcakale a lo largo de la frontera con Siria, el 11 de octubre de 2019

Algunos de los combatientes respaldados por Turquía, que fueron enviados a Libia como parte de la transferencia de “mercenarios” al país norteafricano, han comenzado a huir hacia Europa, utilizando la vía italiana. Así lo ha revelado recientemente el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, que, de acuerdo con sus fuentes, asegura que al menos 17 de ellos ya han llegado a Italia. 

“Una vez que llegaron a Libia, entregaron sus armas y se fueron a Italia. Algunos de ellos partieron hacia Argelia, también con el objetivo de llegar a Europa”, relatan desde la publicación. En esta línea, el medio Al-Watan recoge que “los combatientes aceptaron intencionalmente el despliegue a Libia para luego escapar a Italia”. 

The Investigative Journal, que cita al mayor general Ahmed Al-Mismari del Ejército de Liberación Nacional (LNA, por sus siglas en inglés), comandado por el mariscal Jalifa Haftar, cuenta que “los mercenarios no creen que regresarán a Turquía o a Siria, por lo que tratar de llegar a Europa es la opción más lógica para ellos”. De acuerdo con el alto cargo militar, hasta “147 mercenarios pagaron anticipos para ir a Europa”. Asimismo, fuentes del LNA afirman que “algunos combatientes sirios utilizan la oferta de Turquía para luchar en Libia a su favor, con el objetivo de ser contrabandeados a Europa una vez que abandonen las fuerzas del Gobierno de Unidad Nacional (GNA, por sus siglas en inglés)”, liderado por el primer ministro Fayez Sarraj y auspiciado por la ONU. 

Dicho medio, con sede en Londres, también asegura que este lunes, un miembro de la organización terrorista Daesh fue capturado entre un grupo de milicianos sirios respaldados por Turquía que intentaban huir de Libia hacia Europa. “Nos dijo que hasta hacía tres meses, había estado recluido en una prisión de las Fuerzas Democráticas Sirias [SDF, por sus siglas en inglés] en el noreste de Siria”, detalla la fuente. 

Esto ya habría activado las alertas en Europa. Según ha informado el analista José Luis Mansilla (@Sahel_Intel), la Organización Internacional de Policía Criminal (INTERPOL) está preparando una coordinación sirio-europea para registrar una lista de los mercenarios sirios financiados por Turquía transferidos a Libia. Fuentes diplomáticas recogidas por el diario local Libya Akhbar exponen que se está trabajando en una estrategia de seguridad entre Siria y la órbita europea para monitorear a los mercenarios que han llegado a Libia. El objetivo sería “tomar todas las medidas de seguridad necesarias en las fronteras de todos los países comunitarios, especialmente en aquellos fronterizos con el Mediterráneo”.

La semana pasada, The Guardian desveló, en una exclusiva, que 2.000 combatientes sirios habían sido desplegados en Libia procedentes de Turquía para luchar en el conflicto civil, en el que se enfrentan el LNA y el GNA. Las potencias internacionales se han decantado por alguno de los dos bandos: mientras que Emiratos Árabes Unidos (EAU), Egipto, Arabia Saudí y Jordania apoyan al primero, afincado en Tobruk, Turquía y Qatar se han decantado por el segundo, radicado en la capital, Trípoli. 

Ankara ha protagonizado el recrudecimiento de las tensiones en la zona con su firme apoyo a Sarraj, que se ha materializado en la firma de acuerdos con intereses económicos, fundamentalmente relacionados con el gas del Mediterráneo Oriental, y con el envío de tropas del Ejército para, según las autoridades, ofrecer entrenamiento y formación a los soldados libios. 

Sin embargo, la información de The Guardian explicó, en ese momento, que en el mes de diciembre ya se había producido un despliegue inicial de unos 650 hombres de la segunda división del Ejército Nacional Sirio (SNA, por sus siglas en inglés), un conglomerado de grupos rebeldes sirios financiados por Turquía. El 5 de enero, otros 1.350 efectivos llegaron a Turquía. 

El Observatorio sirio ha informado esta semana de que, en total, casi 2.400 combatientes han sido enviado a Trípoli, mientras que otros 1.700 reclutas han entrado en el país euroasiático para someterse a cursos de capacitación. De acuerdo con sus fuentes, esto sería solo el primer paso del plan inicial de Ankara, que consiste en obtener una presencia en Libia de cerca de 6.000 “voluntarios”.