Los ministros de Asuntos Exteriores de Rusia y Turquía piden un alto el fuego en Libia

Los diplomáticos de Moscú y Ankara también han solicitado a las facciones rivales que vuelvan al proceso político de la ONU
El Ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, se reúne con su homólogo ruso Sergei Lavrov

PHOTO/ Ministerio de Asuntos Exteriores de Turquía via REUTERS  -   El Ministro de Relaciones Exteriores de Turquía, Mevlut Cavusoglu, se reúne con su homólogo ruso Sergei Lavrov durante la Conferencia de Seguridad de Munich, Alemania, el 15 de febrero de 2020

El ministro de Asuntos Exteriores de Rusia Sergei Lavrov y su homólogo turco Mevlut Cavusoglu han hablado por teléfono este jueves para analizar la situación de Libia y han pedido a las partes beligerantes el cese definitivo de todas las operaciones militares. Esta conversación ha tenido lugar varias horas después de que el mariscal de campo y líder del Ejército Nacional Libio, Jalifa Haftar advirtiese de una nueva “campaña de ataques aéreos en las próximas horas”. Los dos diplomáticos también han solicitado a las facciones rivales que vuelvan al proceso político de la ONU. 

En respuesta al anuncio de Haftar, el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA, por sus siglas en inglés) ha llevado a cabo una serie de ataques aéreos contra las fuerzas leales al mariscal rebelde. El coronel Mohamed Qanunu ha explicado que sus milicias han participado en cinco operaciones aéreas en la ciudad de Tarhuna, destruyendo durante su intervención al menos dos vehículos militares y un portador de municiones, según ha informado Al Monitor. 

El mariscal libio Khalifa Haftar
PHOTO/REUTERS - El mariscal libio Khalifa Haftar

Rusia, junto con Emiratos Árabes Unidos y Egipto, apoya al autodenominado ejército de Haftar, pero niega el envío de combatientes a Libia, mientras que Turquía y Qatar respaldan al Gobierno reconocido internacionalmente y con sede en Trípoli. La conversación telefónica entre los ministros de asuntos exteriores de Turquía y Rusia ha tenido lugar tres días después de que los presidentes de ambos países discutieran los últimos acontecimientos en la nación norteafricana. 

El presidente turco Tayyip Erdogan y su homólogo ruso Vladimir Putin
REUTERS/UMIT BEKTAS - Fotografía de archivo, el presidente turco Tayyip Erdogan y su homólogo ruso Vladimir Putin se reúnen en el Palacio Presidencial de Ankara, Turquía

Señalaron la necesidad de reanudar inmediatamente la tregua permanente y el diálogo intra-libio en base de las resoluciones de la Conferencia Internacional de Berlín del 19 de enero de 2020, aprobadas por la Resolución 2510 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas”, ha subrayado una declaración emitida por el Kremlim que ha sido recogida por Al Monitor. 

Además, los ministros de Asuntos Exteriores de Reino Unido, Alemania y Francia han analizado durante los últimos días la inestable situación del conflicto libio y las consecuencias del brote del coronavirus, entre otros asuntos. “Observamos con gran preocupación que el llamamiento a un alto el fuego humanitario, especialmente ahora en el mes de Ramadán, haya sido en gran medida ineficaz. En cambio, el país está inmerso en una espiral de escalada de violencia con continuos combates”, de acuerdo con la información publicada en el diario The National. 

Los combatientes leales al Gobierno de Libia se encuentran frente a un hangar de la base aérea de Al-Watiya
AFP/MAHMUD TURKIA - Los combatientes leales al Gobierno de Libia se encuentran frente a un hangar de la base aérea de Al-Watiya, de la que tomaron el control, al suroeste de la capital Trípoli, el 18 de mayo de 2020

En el último mes, el Gobierno del Acuerdo Nacional ha logrado varias victorias militares en el oeste del país, gracias al apoyo aéreo y logístico de Turquía, un apoyo que no ha sido visto con buenos ojos por gran parte de la comunidad internacional. Las naciones europeas han tratado de reducir la violencia en Libia evitando la entrada masiva de armas, equipos militares y mercenarios. “Únicamente las soluciones políticas y el pleno respeto del embargo de armas de las Naciones Unidas podrán resolver la crisis libia. Pero la diplomacia no puede tener éxito si no es respaldada por la acción. Esta operación será esencial y constituirá una clara contribución al fomento de la paz en nuestra vecindad inmediata mediante un alto el fuego permanente”, aseguró Josep Borrell, alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y presidente del Consejo, tras anunciar la puesta en marcha de la operación IRINI. Esta operación tendrá poder para inspeccionar los buques que naveguen frente a la costa libia que puedan ser sospechosos de transportar armas o material militar. 

Barrio residencial de Znatah en la capital libia, Trípoli
AFP/MAHMUD TURKIA - Barrio residencial de Znatah en la capital libia, Trípoli

En este escenario, el Ministerio de Defensa libio del Gobierno del Acuerdo Nacional (GNA) ha prometido llevar ante la justicia a los responsables del cierre de los puertos petroleros, alegando que este bloqueo es un crimen de guerra, según ha recogido The Libya Observer. Asimismo, el ministerio ha indicado en un comunicado que esta acción “tendrá graves consecuencias para los libios y conducirá a un déficit en los ingresos del Estado, por no hablar de los cortes de electricidad debido a la escasez de combustible y gas”. Por su parte, el responsable de una de las principales compañías de electricidad del país ha advertido al diario Al Wasat de que los enfrentamientos armados en varias regiones, incluida la capital, Trípoli, han dejado más de 30 departamentos de transporte y energía afectados. 

Edificio dañado tras un ataque con cohetes en Trípoli
AFP/MAHMUD TURKIA - Edificio dañado tras un ataque con cohetes en Trípoli

La enviada de las Naciones Unidas a Libia, Stephanie Williams, alertó al Consejo de Seguridad esta semana de que la escalada de los combates, impulsada por una avalancha de armas y mercenarios suministrados por el extranjero, corría el riesgo de “convertir el conflicto de Libia en una guerra pura de poder”.

Libia, un país rico en petróleo, ha estado sumido en el caos y la inestabilidad tras la muerte del dictador Muammar Gaddafi. La nación norteafricana estuvo bajo dominio extranjero durante siglos hasta que obtuvo la independencia en 1951. Poco después de que se descubriera petróleo, el coronel Gadafi llegó al poder y gobernó el país con mano dura durante cuatro décadas. Desde 2014, Libia es una nación dividida entre las zonas controladas por el internacionalmente reconocido Gobierno de Acuerdo Nacional, por un lado, y el territorio controlado por las autoridades del este, leales a las milicias de Haftar, por otro. Los últimos acontecimientos han coincidido con una crisis sanitaria sin precedentes a nivel mundial provocada por el coronavirus; una enfermedad que ha provocado la muerte de al menos tres personas en esta región.