Los primeros 100 días de Alberto Fernández

La pandemia del COVID-19 ha obligado al Gobierno nacional a reenfocar sus prioridades, quedando temas, como la renegociación de la deuda, en un segundo plano en la agenda pública
El presidente de Argentina, Alberto Fernández

 -  

Los 100 primeros días de un gobierno constituyen un antecedente sobre el cual proyectar algunos lineamientos de un mandato, ya que este suele ser el momento en que toma forma el estilo y la impronta presidencial. En el caso particular de la Argentina de Alberto Fernández, la fecha cobra aún más relevancia por tratarse de un gobierno de coalición entre distintas facciones del peronismo ahora llamadas a cohabitar en el poder.

A la complejidad de esta convivencia de fuerzas políticas, se le sumó la delicada situación económica y social que debe enfrentar el nuevo gobierno argentino, signado por una economía en recesión -caídas del PBI del 2,5 y 2,1 % en 2018 y 2019 respectivamente- y con alta inflación -por encima del 50% el año pasado-, una sociedad golpeada por la dureza de la crisis y una abultada deuda externa -en torno al 97 % de su PBI-, tanto con privados como con el Fondo Monetario Internacional (FMI) a la que es preciso hacer frente.

A este paquete, que ya por si solo es “explosivo”, se sumó la pandemia del COVID-19, que obligó al gobierno nacional a reenfocar sus prioridades, quedando temas, como la renegociación de la deuda, en un segundo plano en la agenda pública. El propio presidente encabeza desde hace unos días un comité de crisis para evaluar los próximos pasos minuto a minuto de un virus que tiene colapsado y en alerta el mundo entero.

El Gabinete de Gobierno

Podría decirse que la coalición gobernante tiene tres ejes: el peronismo tradicional, con predominancia, de la Ciudad de Buenos Aires –histórico reducto de militancia de Alberto Fernández- sobre el Interior, caracterizado por los gobernadores de provincias, los sectores kirchneristas que responden a Cristina Kirchner y el Frente Renovador, liderado por Sergio Massa. Para la conformación del nuevo gobierno, el presidente Alberto Fernández ha debido conformar a todas estas facciones en la designación de cargos en el Poder Ejecutivo y la diplomacia.

El kirchnerismo tiene a su máxima referente, Cristina Fernández, como vicepresidenta del país encabezando el Senado y el exministro de economía, Axel Kicillof, en la gobernación de la provincia de Buenos Aires, la más importante del país. Además, su influencia se extiende por varias áreas de gobierno y del Congreso. Por su parte el Frente Renovador se quedó con la Cámara de Diputados de la Nación, hoy presidida por Sergio Massa, así como con el Ministerio de Transporte de la Nación, el Ente Nacional de las Telecomunicaciones (ENACOM), la empresa estatal de aguas y saneamiento (AYSA) y la Legislatura de la provincia de Buenos Aires.

El resto de los cargos clave fueron para el círculo más cercano del presidente donde se destacan el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el Secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello; la Secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra; y el Secretario de Comunicación, Juan Pablo Biondi entre otros.

Pasar el verano

“Nuestra luna de miel va a ser de una sola noche”, anticiparon quienes rodeaban a Alberto Fernández durante los primeros días de su mandato, iniciado el 10 de diciembre último. A esto el presidente respondía “hay que pasar el verano”, como la que sería la etapa más crítica de su mandato, sus primeros 100 días.

Frente a la herencia recibida, los objetivos iniciales de la gestión fueron estabilizar los precios nominales de la economía y el tipo de cambio, con la expectativa de desacelerar la inflación. A su vez, el gobierno se propuso atender las necesidades de los sectores sociales más postergados. Sin embargo, el principal objetivo de la gestión de Alberto Fernández hasta ahora ha sido el de lograr una exitosa renegociación de la deuda externa, idealmente para el 31 de marzo.

Entre las principales medidas tomadas por el nuevo gobierno de Argentina podemos destacar:

Economía
  • Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva en el Marco de la Emergencia Pública: A menos de un mes de gobierno, Alberto Fernández logró que el Congreso Nacional aprobara un paquete de proyectos de corte económico. Además de otorgarle mayores poderes al Ejecutivo Nacional, la nueva ley instituyó el Impuesto País (por una Argentina Inclusiva y Solidaria) que grava en un 30 % todas las transac- ciones en dólares, por ejemplo: adquisición de bienes de servicios (viajes), compra de divisas y transacciones online al/del exterior.
  • Reperfilamiento de la deuda externa con el Fondo Monetario Internacional: Aunque continúan las negociaciones entre el equipo de Kristalina Georgieva (presidenta del FMI) y Martín Guzmán (ministro de Economía de la Nación), la misión técnica del FMI aseguró que la deuda pública no es sostenible y solicitó una quita por parte de los privados. Para el Gobierno, este diagnóstico se convertirá en la punta de lanza para reestructurar la deuda y aplazar los plazos de pago.
  • Cruzada contra los “formadores de precios”: Desde el Gobierno nacional afirman que, a partir del congelamiento de las tarifas de los servicios públicos, de la estabilización del costo de los combustibles y el control de las divisas, no debería haber inflación y menos en alimentos y productos de necesidad básica. Por ende, en- tienden que hay “malicia” y “viveza” detrás de los aumentos y señalan que los empresarios “pre- servan su rentabilidad a costa de consumidores condenados a pagar sus excesos preventivos”. En consecuencia, el Congreso sancionó la denominada “Ley de Góndolas” que regula los espacios de comercialización en grandes superficies, no permite más de un 30% de ocupación de góndola por grupo empresario e insta a los supermercados a ampliar los espacios para pequeños y medianos proveedores. Aunque el Congreso de la Nación ya lo aprobó, resta la promulgación y reglamentación por parte del Ejecutivo Nacional.
  • Aumento de retenciones a los productos agrícolas: En febrero, se llevó a cabo una reestructuración de las retenciones de los productos agrícolas. La soja, que en diciembre tributaba un 24,5%, pasó a estar gravada en un 33%. Esta medida causó el malestar del sector agropecuario con el que la administración de Cristina Kirchner se había enfrentado en 2008. Por eso, la denominada “Mesa de Enlace” -que reúne a las cuatro entidades de empresarios agropecuarios- convocó a un paro comercial por cuatro días (del 9 al 12 de marzo).
“El principal objetivo de la gestión de Alberto Fernández hasta ahora ha sido el de lograr una exitosa renegociación de la deuda externa”
Política exterior
  • Gira de Alberto Fernández por Europa: El objetivo del viaje fue conseguir apoyo europeo para la reestructuración de la deuda que el país tiene con el Fondo Monetario Internacional (FMI), clave para evitar la cesación de pagos y poder sostener las cuentas fiscales. En el Directorio del FMI Estados Unidos tiene mayoría, lo que hace necesario el respaldo de Alemania, Francia, Italia y España, es decir, los cuatro países de esta gira, para servir de contrapeso a la Casa Blanca. Entre los cuatro países europeos suman el 15 % de los votos del Directorio, mientras que Estados Unidos tiene el 17% y un fuerte poder de veto.
  • Relación con Brasil: El país brasileño es uno de los principales socios comerciales de Argentina, por lo que, en lo que respecta a relaciones exteriores, el lazo bilateral debería ser una prioridad para el Gobierno nacional. Habiendo transcurrido tres meses de la asunción del argentino, ambos jefes de Estado aún no se han reunido. Aunque ha habido acercamientos entre los funcionarios de los respectivos presidentes, las diferencias ideológicas entre Alberto Fernández y Jair Bolsonaro persisten.
Desarrollo Social
  • Tarjeta Alimentar: Alberto Fernández asumió su mandato en medio de una crisis económica y social. La Argentina presenta una tasa de desocupación del 9,7% (alcanzando el 11,1% en el área urbana del Gran Buenos Aires), la pobreza roza el 40,8% y la inflación de 2019 fue del 53,9%. A partir de estos datos, desde el Ministerio de Desarrollo Social se implementó la Tarjeta Alimentar (una política dentro del Plan Integral Argentina contra el Hambre). Esta Tarjeta se suma a la Asignación Universal por Hijo, no sirve para extraer dinero en efectivo y sólo puede ser usada para la compra de alimentos de la canasta básica, excluyen- do bebidas alcohólicas.
  • Medidas para jubilados: Dentro del paquete de leyes aprobado en diciembre de 2019, el Gobierno nacional sumó el congelamiento de los aumentos previsionales. En sintonía, Alberto Fernández firmó un decreto que estipulaba un bono de $5000, entregado en los meses de enero y febrero, para todos los jubilados que percibieran el haber mínimo. Desde el oficialismo se argumentó la necesidad de aumentar el dinero circulante entre aquellos que menos perciben. Asimismo, señalando la diferencia entre las jubilaciones mínimas y las de privilegio, el Ejecutivo remitió un proyecto de ley para recortar estas últimas. Este expediente se convertirá en ley en las próximas semanas. A la modificación de la alícuota de los haberes previsionales, se le suma la entrega gratuita de 170 medicamentos a todos aquellos jubilados que cobran el mínimo.
“Hay dos cuestiones que se proyectan como gravitantes para el futuro del proyecto presidencial: el acuerdo por la deuda y la relación con Cristina Kitchner”
Feminismo
  • Reestructuración de la Administración Pública Nacional: A partir del 10 de diciembre, Alberto Fernández le otorgó categoría de Ministerio a las carteras de Salud, Trabajo, Turismo y Deportes, Ambiente y Desarrollo Sostenible, Cultura y Ciencia y Tecnología, que habían sido degradados a Secretarías durante el anterior gobierno. Asimismo, el presidente de la Nación creó el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad cuyo objetivo es diseñar y realizar investigaciones y estudios de género, igualdad y diversidad para el desarrollo de las políticas y acciones.
  • Interrupción Voluntaria del Embarazo: Aunque no hay cifras oficiales (debido a la ilegalidad de la práctica) se estima que en Argentina se practican medio millón de abortos clandestinos al año; argumentando la necesidad de una política de salud pública para preservar la vida y la integridad de los cuerpos de las gestantes, Alberto Fernández afirmó que remitirá un proyecto de ley que despenalizará y legalizará la interrupción voluntaria del embarazo. Se espera que este texto sea remitido a la Cámara de Diputados de la Nación en las próximas horas. Un proyecto en ese sentido fue debatido en el Parlamento en 2018: obtuvo el visto bueno de la Cámara de Diputados, pero fue rechazado por el Senado.
La oposición

La interacción entre el oficialismo y la oposición es de vital importancia para el buen funcionamiento de las instituciones y los poderes del Estado. Por eso a lo largo de estos primeros 100 días, hemos podido constatar cómo la administración de Alberto Fernández se conduce con sus opositores. Aquí es importante referirnos a Cambiemos (Juntos por el Cambio en la última elección), la coalición partidaria que sostuvo a Mauricio Macri en el gobierno (2015-2019). Así, mientras el propio Macri se ha retirado de la atención mediática considerablemente, su administración es señalada por el peronismo como la principal causante de las dificultades por las que atraviesa el país. 

Además, Alberto Fernández ha convertido a Horacio Rodríguez Larreta, jefe del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y posible sucesor de Macri como líder opositor, en un verdadero retador a quien intenta recortar poder, por ejemplo, reduciendo los fondos federales transferidos a la capital.

El futuro

Hay dos cuestiones que se proyectan como gravitantes para el futuro del proyecto presidencial: el acuerdo por la deuda y la relación entre Alberto Fernández y su vicepresidenta, Cristina Kirchner.

Todo parece indicar que Alberto está esperando cerrar la renegociación de la deuda para empezar a gobernar plenamente. El interrogante pasa por saber cuánta capacidad de decisión -ya sea para impulsar o para bloquear- retendrá Cristina Kirchner una vez que el presidente logre sortear ¿con éxito? el primer gran escollo de su gestión. Parecería que el peronismo espera también esa respuesta para delinear su estrategia de cara a las elecciones de medio término de 2021-.

A estas cuestiones se le suma un cisne negro (COVID-19) que lejos de ayudar a vislumbrar planes y anticipar programas de Gobierno, atenta contra algunas directrices de la Administración y vuelve impredecibles algunas definiciones tan esperadas por el sector privado.

 

CONVERSACIÓN ONLINE

(medida desde el 10 de diciembre hasta el 11 de marzo)

Introducción

A través de un software canalizador de big data, se recolectaron y analizaron cerca de 1 millón de menciones referidas al presidente electo Alberto Fernández y la conversación que generó en redes sociales y medios online durante los primeros 100 días de su gestión. La metodología utilizada permitió explorar aquellas temáticas emergentes que crecen y se vuelven potenciales tendencias, independientemente de si están determinadas por la agenda pública o no. La espontaneidad de las menciones y su posterior reproducción es cuantificada y estructurada con el fin de detectar patrones que arrojen luz sobre comportamientos sociales, o al menos, retratar las huellas que dejó el Jefe de Estado en el ecosistema digital argentino.

La conversación mantuvo una tendencia decreciente a lo largo del periodo, consolidando el volumen en dos momentos significativos: el primero, el día de la asunción de Alberto Fernández, el 10 de diciembre de 2019, y el segundo, el 1º de marzo de 2020, día de apertura de sesiones ordinarias en el Congreso Nacional. En total se registraron 833 000 menciones vinculadas a Alberto Fernández, de las cuales 600 000 se generaron solo en twitter.

LLC

De este modo detectamos dos picos de menciones que se destacan de la media, dejando en evidencia una tensión existente entre los intereses contrapuestos del Estado y la iglesia católica. El primero fue el 31 de enero cuando la temática que catapultó la conversación fue el encuentro entre Fernández y el Papa Francisco. El segundo pico corresponde al 1° de marzo cuando uno de los temas centrales que recorrió los medios y cuentas sociales, fue la mención sobre la despenalización del aborto durante el discurso de Fernández en la apertura de sesiones.

A pesar de que la política social y exterior fueron protagonistas de los dos momentos cumbre de conversación, el eje que obtuvo mayor cantidad de menciones a lo largo de todo el periodo fue el económico con 120 000 menciones en total. Desde el primer día de gobierno la conversación giró alrededor de la manera de reactivar la economía del país. Esta información se hace evidente al observar cuáles fueron los ministros con mayor cantidad de menciones.

La lista la encabeza el ministro de economía Martín Guzmán seguido por el Jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. Durante la semana posterior a la asunción del nuevo presidente de la República Argentina, los ojos estuvieron puestos en cuestiones económicas y es por eso que las declaraciones de ambos funcionarios fueron las que mayor impacto generaron. El 27 de enero las menciones vinculadas a Martín Guzmán ascienden nuevamente en el marco de los viajes políticos que buscan el apoyo europeo para afrontar la deuda del FMI.

Luego de cuantificar a los ministros y las actividades implicadas obtuvimos la información de qué ministerios tuvieron mayor y menor participación en la conversación online.

Entre los ministerios más mencionados se encuentran:

  • Ministerio de Economía
  • Ministerio de Desarrollo Productivo
  • Ministerio de Defensa
  • Ministerio de Desarrollo Social
  • Ministerio de Educación
  • Ministerio del Interior
  • Ministerio de Justicia y Derechos Humanos
  • Ministerio de Salud
  • Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto
  • Ministerio de Seguridad
  • Ministerio de Trabajo

Entre los ministerios menos mencionados se encuentran:

  • Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible
  • Ministerio de Ciencia y Tecnología
  • Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad
  • Ministerio de Cultura
  • Ministerio de Turismo y Deporte
  • Ministerio de Desarrollo territorial y Hábitat
  • Ministerio de Transporte

Dólar, impuestos y dedua

La mayor preocupación de las personas fue la influencia de ese impuesto en el costo de los viajes y muy por debajo, el de los servicios digitales. Solo el 28 de diciembre la conversación “viajes” quedó opacada cuando el gobierno publicó en el boletín oficial que los servicios digitales percibirían sólo el 8%. Sin embargo, los principales protagonistas de aquella semana fueron las retenciones y la doble indemnización.

“Las menciones que utilizan el término “jubilación” y “ajuste” escalan a 16 000 y los anuncios oficiales fueron percibidos como una contradicción de Alberto Fernández: la oposición le criticó al presidente una promesa de campaña incumplida”

La conversación recorrió diferentes rumbos: Durante los últimos días de febrero, cobró relevancia nuevamente la conversación vinculada a las retenciones, aunque esta vez con tintes de confrontación. Por parte del campo las protestas se acentuaron, y la respuesta del gobierno no fue precisamente con ánimos de atenuar el conflicto: las declaraciones de esos días del senador por el Frente de Todos y presidente del Instituto Patria, Oscar Parrilli, profundizaron la tensión.

Jubilación

La temática que alcanzó la mayor concentración de menciones diarias durante todo el periodo analizado fue la de las jubilaciones, aunque envuelta en polémicas y cuestionamientos. Si bien fue planteada como una reforma, las menciones que utilizan el término “jubilación” y “ajuste” escalan a 16 000 y los anuncios oficiales fueron percibidos como una contradicción de Alberto Fernández: la oposición le criticó al presidente una promesa de campaña incumplida.

Tendencias emergentes

Conclusiones

Desde el día uno de mandato de Alberto Fernández se observa una conversación polarizada, basta con observar el TOP 3 de tendencias de twitter de aquel día. El hashtag con mayor duración en tendencia fue #10DNaceLaResistencia indicando no solo una postura política, sino también, una actitud frente al futuro de la oposición. Sin embargo, el segundo hashtag de mayor duración debajo del primero por tan solo 1 hora fue #Volvimos, a partir del cual el reciente oficialismo muestra satisfacción por la salida del gobierno de Cambiemos y expectativas por la nueva gestión. En tercer lugar, se encuentra el hashtag #MacriMandatoCumplido el cuál acompañó toda la jornada y dejó como imagen viral el momento en el que Mauricio Macri saluda a Cristina Fernández.

El volumen total de la conversación mantuvo una pendiente decreciente, aunque al entrar en detalles y desglosar por ejes, se observan fluctuaciones dispares. Durante los primeros 50 días de gobierno, las menciones vinculadas a la economía fueron perdieron fuerza y se incorporaron a una conversación determinada por una sólida agenda de política exterior, convenida por los viajes que realizó el presidente. Durante los últimos 50 días de gobierno, la conversación se fue nutriendo de menciones referidas a políticas sociales cristalizando el pico máximo el 1º de marzo junto con la temática de la despenalización del aborto. Aun así, temas como deuda y jubilación, fueron constantes.

La conversación estuvo ligada directamente a la agenda política, aunque esta parece volverse impredecible ante un escenario de pandemia, donde el planeta está en alerta y los mercados en peligro. La polarización en redes sociales no es novedad y no hace falta profundizarlo en este análisis, sin embargo, podemos hacernos una pregunta: ¿Habrá nuevas temáticas de conversación dónde los argumentos sean precisos, claros y certeros?