Los puertos de América Latina necesitan adaptarse para acoger barcos de mayores dimensiones

El desarrollo de sus infraestructuras será clave para que estos puertos permanezcan en las rutas de comercio internacional
Imagen de carguero de contenedores

PHOTO/GEHAD HAMDY  -   Imagen de carguero de contenedores

El último análisis presentado por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) apunta que los puertos de la región disponen de unos ocho años, como máximo, para adaptarse a la llegada de buques de grandes dimensiones, con hasta 18.000 contenedores de 20 pies (TEU) de capacidad y 400 metros de eslora.

El director de Asuntos Económicos, División de Comercio, Integración e Infraestructuras del citado organismo, Ricardo Sánchez, resaltó durante su participación en el XXVIII Congreso Latinoamericano de Puertos de la Asociación Americana de Autoridades Portuarias que “solo algunos puertos están hoy preparados para recibir un barco de este tamaño. Tal vez Cartagena (Colombia), Callao (Perú) o Porsoja (Ecuador), porque son los que tienen el calado necesario, que es el principal desafío”.

Ricardo Sánchez recordó igualmente que uno de los inconvenientes de los puertos de la región en la actualidad es que mantienen unos calados de 12,6 metros de media, con algunos casos incluso menores, como el de Buenos Aires.

Por ello, como señala el medio especializado T21, que permanezcan dentro de las rutas del comercio internacional dependerá de su capacidad de reacción en el desarrollo de las infraestructuras necesarias.

En este sentido, Sánchez comentó que, si bien existen externalidades que influyen en la evolución de las infraestructuras, debe tenerse en cuenta en su desarrollo el análisis del mercado y el crecimiento de la demanda, pues las inversiones se realizan a largo plazo, pero resuelven problemas a corto plazo.

Antes de la crisis de 2008, la oferta y la demanda de los buques y los puertos crecía al mismo ritmo, pero a partir de entonces se inició un proceso de desacople. La industria naviera comenzó a acelerar la carrera por establecer una flota de barcos con mayor porte, mientras que la portuaria fue quedándose atrás.

Los estudios de la CEPAL pronosticaron en 2010 la llegada de buques de 13.500 TEU a partir de 2016, como así ocurrió, y los cálculos actuales, que se basan en la misma metodología con varios escenarios, estiman que los barcos de 400 metros de eslora comenzarán a atracar en la región en 2022 o 2023. En el caso de los buques de 18.000 TEU, estos empezarían a llegar la costa oeste entre 2024 y 2027, y a la este entre 2027 y 2031.