PUBLICIDAD

Iberdrola

Los retos del futuro de la educación digital en Marruecos

Un informe elaborado por la UNESCO detalla la utilización de material tecnológico en el país alauí tras la pandemia
Educación Digital en Marruecos

 -  

La UNESCO y el Consejo Supremo de Educación, Formación e Investigación Científica de Marruecos han elaborado un informe conjunto, bajo el nombre de ‘Enseñar en Marruecos durante la era COVID’, en el que se detalla los desafíos y retos a los que se puede enfrentar el Reino al imponer una educación más digital. Su principal objetivo es dotar de equidad a todos los estudiantes y profesionales de la educación tras la pandemia del coronavirus, donde la educación pasó a ser de modo online.

Aunque este dossier promete igualdad de condiciones y garantiza un correcto uso y aprendizaje de material tecnológico por parte de los alumnos, la nación todavía no está preparada en la materia.

Según el CSEFRS, y aunque las intenciones del informe sean las mejores, se reconoce dentro del mismo que uno de los principales problemas de Marruecos, todavía sin resolver, son las desigualdades económicas.  

El documento detalla que el 75% de los estudiantes que se encuentra en la educación primaria del país no tienen medios tecnológicos en las escuelas, los de secundaria y los que se encuentran para acceder a la universidad tienen un 53%, y se estima que un 65% de los centros educativos no cuentan con una buena conexión a internet dentro del propio recinto, con un 49% respectivamente en los institutos. El informe redacta la preocupación por los recursos que se disponen y los profesores y maestros han recalcado ya varias veces la falta de herramientas digitales de las que no se disponen, y que han pedido en numerosas ocasiones la obtención de estos medios. Además, dentro de los propios centros, el 38% de las escuelas primarias y el 32% de las secundarias no tienen ningún proyector dentro de las aulas, por lo que se dificulta más la situación. 

Educación Digital en Marruecos

Por otro lado, al empezar la pandemia en 2020, el Gobierno optó por mandar a los estudiantes a sus casas para que no se produjesen contactos severos durante las horas lectivas. Eso conllevó a otro problema que todavía no se podía afrontar. El informe muestra que el 60% de los profesores a los que se entrevistó para su elaboración, se han mostrado reacios con impartir asignaturas en remoto.  

Además de estos, otra preocupación han sido los estudiantes. La COVID-19, y todo lo que ha tenido que ver con la pandemia, meses de confinamiento, y demás, han supuesto repercusiones en la salud mental de los más jóvenes que acabaron exponiéndose en los niveles de inmersión al estudio y a su propio rendimiento académico. Esta situación se agravaba más debido a las lecciones en línea y como consecuencia de ello, ha habido una generalizada desmotivación por parte de todo el alumnado. La mayoría de las personas escolarizadas a las que se realizaron encuestas no acudían a sus citas online durante los meses de estudios online, y sólo un 9% de ellos consiguieron cosechar un buen registro de asistencia.  

Aunque Marruecos está en un proceso de modernización gracias a las leyes y planes que va a imponer el nuevo Gobierno, la situación de sus ciudadanos es muy desigual, algo que otros informes y análisis prepandémicos arrojaron. Las trabas para el acceso a internet se dan sobre todo en las regiones más rurales o más lejanas a las grandes urbes, donde la mayoría de habitantes de esas zonas no tienen ningún tipo de acceso a la red y por ende, las familias no pueden comprar dispositivos para que sus hijos escolarizados puedan participar en su enseñanza. El informe detalla que esta situación es una de las más difíciles y asegura que las autoridades competentes no están abordando el tema lo suficiente para erradicar más el problema.  

Educación Digital en Marruecos

El documento termina con la conclusión de que incluso después de la pandemia y el regreso a la presencialidad a los centros para los cursos de 2021-2022, es importante que se gaste en materia estudiantil y se integren más herramientas digitales, algo que el Gobierno lleva tiempo preparando para habilitar a la educación marroquí de una modernidad comparada con algunos países más preparados.  

Para ello, se sugieren varias formas para que Marruecos entre en una educación con más vías tecnológicas.  La primera de ellas es abordar la necesidad de que profesores y el personal académico se formen en el aspecto más técnico y, sobre todo, que tengan a su disponibilidad el material necesario para su formación. También es importante enseñar a los alumnos a utilizar esta tecnología y cómo acceder a ella, lo que llevará a una reducción de la desigualdad en el campo estudiantil.