Los robots, aliados en la lucha contra el coronavirus

Las aplicaciones de los robots en Wuhan sugieren que, si se aplican correctamente, los beneficios pueden ser mayores que los inconvenientes
Vehículos no tripulados han trabajado en el Hospital de Campo Guanggu de Wuhan

White Rhino Auto company  -   Vehículos no tripulados han trabajado en el Hospital de Campo Guanggu de Wuhan

Con el auge de la industria de los robots, hay una creciente preocupación por los peligros que conlleva esta tendencia. Actualmente, existe un debate sobre si los problemas relacionados con la automatización, facilitada por los robots, pueden conducir a una crisis económica debido a la pérdida de empleos. Sin embargo, los robots también pueden mejorar nuestra vida e incluso ayudarnos en momentos de necesidad. La actual crisis del coronavirus ejemplifica una aplicación práctica de cómo los robots pueden convertirse en nuestros aliados.

El papel de los robots en momentos de crisis

En un artículo publicado recientemente hablo de cómo los robots se están ya utilizando en diversos sectores, como la salud, la educación y el comercio. También se utilizan como herramientas de apoyo en la gestión de crisis. Se emplean robots para ayudar en la búsqueda de personas heridas durante los terremotos. Las unidades de artificieros también los usan para hacer frente a las amenazas de explosivos. Estos son solo algunos ejemplos de cómo la tecnología nos está ayudando a superar desafíos en momentos de grave necesidad. La literatura científica también ha proporcionado pruebas sobre el uso de robots durante una crisis. Como era de esperar, una evaluación crítica del tema lleva a los investigadores a mencionar inconvenientes y beneficios del uso de robots en estos contextos.

Beneficios de los robots en la gestión de crisis

Un reciente estudio argumenta que varios tipos de robots, como los robots aéreos y terrestres y las interfaces humano-robot pueden ser valiosos durante las tareas de rescate. Los profesionales a menudo se enfrentan a condiciones difíciles y estas tecnologías pueden permitirles aumentar su eficacia, al tiempo que reducen el riesgo que enfrentan. Del mismo modo, otra investigación sugiere que los enjambres de robots voladores autónomos pueden ser extremadamente valiosos en la búsqueda y evaluación posteriores a un desastre. Estos dispositivos pueden usar imágenes de satélite y ubicaciones reales de edificios dañados e inundados para detectar supervivientes rápidamente. Al hacerlo, aumentan las posibilidades de cualquier esfuerzo de rescate.

Inconvenientes de su uso

Sin embargo, también existen posibles inconvenientes del empleo de robots durante situaciones de crisis. Por ejemplo, algunos investigadores advierten que puede tener un efecto negativo en el bienestar de las víctimas. Los escenarios de desastre pueden crear altos niveles de estrés en los afectados, en particular si están perdidos, atrapados o heridos. Una confrontación repentina con un robot, sin apoyo humano, puede ser una sorpresa y exacerbar aún más su estrés y ansiedad. Además, los equipos de rescate humanos pueden sobreestimar las capacidades del robot en situaciones particulares de rescate. En consecuencia, la aparición de estas máquinas puede crear una falsa sensación de esperanza para las víctimas. Peor aún, los percances técnicos en terrenos difíciles pueden provocar más lesiones.

El caso del coronavirus en China

Las aplicaciones de los robots en Wuhan sugieren que, si se aplican correctamente, los beneficios pueden ser mayores que los inconvenientes. Al menos a corto plazo, un momento crucial para reducir la cantidad de infecciones y víctimas. Ya se están utilizando robots para entregar alimentos y medicamentos a pacientes infectados por el coronavirus. En la ciudad donde surgió el brote han abierto incluso un hospital cuya plantilla está mayoritariamente integrada por robots. Esta medida reduce el contacto entre humanos, reduciendo así el riesgo de aumentar el número de personas infectadas. Pero hay que tener en cuenta que, según los expertos, el virus puede transmitirse si una persona infectada toca una superficie que luego será tocada por otra persona. Esto significa que estos robots también puedan transportar el virus en su superficie.

Los hospitales chinos han encontrado una manera de mitigar ese riesgo potencial de que el robot salvador se convierta en un posible portador del virus. Concretamente, usan máquinas que son capaces de desinfectarse a sí mismos antes de tratar a los pacientes. Pero las soluciones tecnológicas van más allá de los hospitales, ya que muchos civiles están en cuarentena en sus hogares. Como respuesta, el Gobierno chino ha proporcionado robots logísticos automatizados para entregar suministros médicos y alimentos a los hogares en Wuhan.

La próxima vez que una noticia resalte los aspectos negativos de la ola de automatización facilitada por los robots, recuerde que cada moneda tiene dos caras. Si se usan de manera sensata, los robots pueden ser nuestros aliados.

 

Héctor González-Jiménez es Associate Professor in Marketing, ESCP Business School. No recibe salario, ni ejerce labores de consultoría, ni posee acciones, ni recibe financiación de ninguna compañía u organización que pueda obtener beneficio de este artículo, y ha declarado carecer de vínculos relevantes más allá del cargo académico citado