Los talibanes aseguran a la UE el acceso de las mujeres a la educación

Tras el encuentro en Qatar los insurgentes han declarado que trataran de defender los derechos humanos de acuerdo con “los principios islámicos”
mujeres-afganistan

PHOTO/ARCHIVO  -   Mujer en Afganistán

La Unión Europea ha concluido dos días de reuniones con una delegación de los talibán. El encuentro, celebrado en Qatar, ha tenido como fin tratar de establecer cierta diplomacia con el país afgano con el objetivo de salvaguardar la seguridad de sus ciudadanos y conseguir la retirada de las sanciones económicas.

A pesar de las reuniones, la Unión Europea ha querido ser clara en su cometido con los encuentros ya que han reiterado que estos diálogos no implican, en ningún escenario, “el reconocimiento por parte de la UE del gobierno interino si no que es parte del compromiso operativo de la UE, en interés de la UE y el pueblo afgano”.  

lideres-talibanes-afganistan
REUTERS/ALEXANDER ZEMLIANNICHENKO  -   El mulá Abdul Ghani Baradar, líder adjunto y negociador de los talibanes, y otros miembros de la delegación asisten a la conferencia de paz afgana en Moscú

Así, durante el transcurso de las reuniones se han tratado temas relacionados con “el aumento de la ayuda humanitaria y la apertura de las oficinas de la Unión Europea en Kabul”, según informó el ministro de Asuntos Exteriores afgano, Amir Khan Muttaqi. Del mismo modo, los talibanes han pedido ayuda a la Unión Europea para mantener en funcionamiento lo aeropuertos afganos y señalaron que tanto los afganos como los extranjeros podrían abandonar el país si así lo deseaban. 

Tras declarar que la Unión Europea seguirá surtiendo de ayuda humanitaria a Afganistán agregaron en un comunicado que ambas partes habían expresado “su preocupación por el empeoramiento de la situación humanitaria en Afganistán a medida que llega el invierno”. 

Estos diálogos han estado protagonizados por una delegación talibana encabezada por el ministro de Relaciones Exteriores, Amir Khan Mutaqqi, quien habría estado acompañado por los ministros interinos de Salud y Educación, además del gobernador del Banco Central y funcionarios de Exteriores y Finanzas junto con directivos de Inteligencia. 

afganistan-talibanes
AP Photo/Mohammad Asif Khan  -   Combatientes talibanes hacen guardia en un puesto de control en la ciudad de Farah, capital de la provincia de Farah en el suroeste de Afganistán, en agosto de 2021. Varias de las 34 capitales del país han caído en manos de los talibanes, una noticia nefasta para las mujeres de Afganistán

Por su parte, la dirección europea ha estado integrada por el enviado especial de la UE para Afganistán, Tomas Niklasson, acompañado de funcionarios del Servicio de la Comisión Europea y del Servicio Europeo de Ayuda Exterior (SEAE). 

Desde la UE han demandado a los insurgentes “crear un gobierno inclusivo” en el cual el acceso a la educación de las niñas y las mujeres este garantizado, además de tratar de fomentar la democracia. En caso de que los talibanes decidan cumplir con estas condiciones, la Unión ha sugerido que desbloquearan “financiamiento adicional” para el nuevo gobierno, pero solo para “el beneficio directo del pueblo afgano”. 

refugiadas-afganistan
AP Photo/Rahmat Gul - Una niña afgana desplazada mira desde su tienda improvisada en un campamento del norte de Afganistán en julio de 2021

A estas condiciones los talibanes han respondido que trataran de defender los derechos humanos “en línea con los principios islámicos”. En relación con la entrada de las mujeres al mundo laboral y a la educación, el primer ministro del Gobierno interino, el mulá Hassan Akhund, ha subrayado que “las mujeres tendrán acceso a la educación y al trabajo” y que se asegurarán de que su acceso “sea más sencillo para ellas y tengan acceso a los derechos básicos y legítimos”.

Cabe resaltar que, desde que los talibanes se hicieran con el control de Kabul el pasado 15 de agosto, los derechos de las mujeres han sufrido un serio deterioro. En el ámbito educativo, los insurgentes prohibieron el acceso de las niñas a la educación y separaron a las mujeres de los hombres en la esfera universitaria. Por otra parte, en el aspecto laboral, las mujeres han perdido sus trabajos y se han visto obligadas a desarrollar su vida en la esfera privada, en un escenario en el cual están destinadas a ejercer labores en al ámbito doméstico. 

mujeres-prohibiciones-talibanes
PHOTO/ARCHIVO - Mujeres en Afganistán

Junto a esto, el código de vestimenta ha sido otros de los medios a través de los cuales los talibanes han tratado de silenciar la presencia de la mujer. El burka se ha convertido en el vestuario principal de las mujeres y no podrán salir a las calles sin portarlo ya que, de acuerdo con un portavoz talibán, “el rostro de una mujer es una fuente de corrupción”. Además, no pueden llevar zapatos de tacón con el fin de que “ningún hombre escuche los pasos de una mujer” ni pueden hablar en cualquier espacio público “porque ningún extraño debe escuchar su voz”.

Esta invisibilización de la mujer ha derivado en que muchas de ellas hayan emigrado del país, pero no todas pueden correr la misma suerte. Una amplia mayoría de las mujeres no tienen otra opción que quedarse en Afganistán y amoldarse, de la forma más violenta posible, a un gobierno que no reconoce a la mujer en ningún espacio social.