PUBLICIDAD

Iberdrola

Los talibanes entran en Kabul y el Gobierno afgano anuncia un traspaso de poderes “pacífico”

También han completado la conquista del norte de Afganistán después de tomar la ciudad de Mazar-e Sharif
atalayar_talibanes afganistan

PHOTO/AP  -   Combatientes talibanes sentados sobre un vehículo en una calle de la provincia de Laghman el 15 de agosto de 2021

Después de una conquista relámpago de gran parte de territorio afgano, los talibanes por fin han llegado a Kabul. Los insurgentes han anunciado que asedian la capital “desde todos los frentes”. Asimismo, han informado que están manteniendo conversaciones con el Gobierno afgano para tomar Kabul “pacíficamente”. Por su parte, Abdul Sattar Mirzakwal, ministro del Interior afgano, ha declarado que “el traspaso de poder hacia un Gobierno de transición de producirá de una manera pacífica”. Mirzakwal ha garantizado la seguridad de la capital, asegurando que “no habrá ningún ataque sobre Kabul”.

Varios medios aseguran que Ashraf Ghani dimitirá en las próximas horas y cederá el poder a los talibanes, que ya aseguran dominar todo el territorio afgano. “El grupo ha establecido el control de todo Afganistán", informa el canal de televisión Al Arabiya.

Ecos de Saigón en Kabul

Los talibanes también han mantenido conversaciones con Estados Unidos previamente a su llegada a Kabul, tal y como comunica el periódico The Washington Post. Autoridades diplomáticas estadounidenses pidieron a los insurgentes que frenasen su expansión para facilitar la evacuación del personal de la Embajada. Medios locales han informado acerca de la retirada del personal diplomático estadounidense y de algunos ciudadanos afganos “que ayudaron a la misión y aquellos que se encuentran en riesgo especial por los avances de los talibanes”.

atalayar_eeuu afganistan
AP/RAHMAT GUL - Un helicóptero Chinook estadounidense sobrevuela la ciudad de Kabul, Afganistán, el domingo 15 de agosto de 2021. Los combatientes talibanes entraron el domingo en las afueras de la capital afgana, mientras los trabajadores, presas del pánico, huían de las oficinas gubernamentales y los helicópteros aterrizaban en la embajada de Estados Unidos

Las redes sociales se han llenado de fotos que muestran helicópteros estadounidenses sobrevolando la Embajada en Kabul para evacuar al personal, una imagen que recuerda al histórico momento Saigon, símbolo de la derrota estadounidense en Vietnam. “Para el presidente Biden, que confiaba en una retirada ordenada de Afganistán, el caos de Kabul acarrea ecos de Saigón en 1975, precisamente lo que quería evitar”, escribe David Ignatious, columnista del The Washington Post. Asimismo, se han compartido vídeos del humo provocado por la quema de documentos de la Embajada estadounidense.

Rusia se queda en Afganistán

Al igual que Estados Unidos, otros países han comenzado a trasladar a sus nacionales en Kabul. Rusia, en cambio, ha anunciado que mantendrá su personal diplomático en la capital. Tal y como ha declarado Zamir Kabulov, enviado del Kremlin en Afganistán, a la agencia de noticias Interfax, la Embajada rusa está “cumpliendo con sus deberes con calma”. La agencia rusa TASS también ha informado de que los talibanes han garantizado la seguridad de la Embajada en Kabul. “Sí, tenemos buenas relaciones con Rusia y nuestra política en general es garantizar las condiciones seguridad para el funcionamiento de las embajadas de Rusia y otras”, señaló Suhail Shaheen, portavoz talibán.

atalayar_fuerzas de seguridad afganas
PHOTO/REUTERS - Un soldado afgano se encuentra en un vehículo militar en una calle de Kabul, Afganistán, el 15 de agosto de 2021
Se consolida la expansión talibán en el resto del territorio

Además de tomar Kabul, los talibanes continúan conquistando zonas en el resto del país asiático. La ciudad norteña de Mazar-e-Sarif ha caído en manos de los talibanes después de combates con las fuerzas afganas, que terminaron huyendo hacia la frontera con Uzbekistán. La ciudad norteña y símbolo de resistencia contra los insurgentes, estaba controlada por Abdul Rashid Dostum, un señor de la guerra que en los 90 combatió contra los talibanes. Ghani había cedido el control de la zona a Dostum para que se enfrentase a los integristas. Sin embargo, los combatientes de Mazar-e-Sarif fracasaron y los talibanes terminaron controlado la ciudad mientras se grababan vídeos en la casa de Dostum. 

“Todas las partes del país han quedado bajo el control del Emirato Islámico”, declaró Zabihulá Muyahid, un portavoz talibán. Casi una treintena de capitales están bajo control del grupo extremista, en muchas de ellas ni siquiera hubo enfrentamientos, como en Jalalabad, donde el gobernador se rindió a los talibanes. Esta localidad de más de 280.000 habitantes tiene un gran poder geoestratégico ya que forma parte de la ruta comercial más grande entre Afganistán y Pakistán. Los talibanes también controlan otras zonas clave fronterizas con Irán o Turkmenistán.

Atalayar_Afganistan
AP/RAHMAT GUL - Los pasajeros caminan hacia la terminal de salidas del aeropuerto internacional Hamid Karzai en Kabul, Afganistán, el sábado 14 de agosto de 2021. 

Ante un inminente Gobierno talibán, la comunidad internacional mira ahora con preocupación a la población afgana. Las mujeres, en concreto, volverán a una época de oscuridad y los derechos que han alcanzado en los últimos años desaparecerán. Las niñas dejarán de estudiar y se prepararán exclusivamente para ser esposas y madres. Por otra parte, las que no sigan las normas establecidas por el Emirato, sufrirán brutales consecuencias, como ya ha ocurrido en algunas zonas donde ya se han reportado asesinatos y latigazos.

Durante unas semanas, quizá meses, Afganistán ocupará el foco mediático, haciendo hincapié en la formación de Gobierno talibán y en como la sociedad pierde libertades progresivamente. Sin embargo, en un tiempo, la situación de Afganistán no ocupará tanto espacio en los medios de comunicación. Como se ha visto en otros países como Yemen o Irak, la comunidad internacional dejará de centrarse tanto en la cuestión afgana que sus ciudadanos caerán en el olvido, mientras soportan la opresión del régimen talibán.