Los talibanes mantienen su ofensiva contra Panjshir, el último bastión de la resistencia

Los combates entre el Frente Nacional y los talibanes se han intensificado, provocando bajas en ambos bandos. Panjshir ya fue el centro de la resistencia contra los talibanes entre 1996 y 2001
atalayar_residente panjshir

AFP/ AHMAD SAHEL ARMAN  -   Hombres armados afganos que apoyan a las fuerzas de seguridad afganas contra los talibanes permanecen con sus armas y vehículos Humvee en la zona de Parakh en Bazarak, provincia de Panjshir

El nuevo régimen talibán todavía no ha podido conquistar el valle de Panjshir, foco de la resistencia contra los insurgentes. En los últimos días, la región del noreste ha sido testigo de fuertes combates entre el Frente Nacional de Resistencia (FNR) y los talibanes, que han asegurado haber matado a 34 miembros del FNR, entre ellos dos comandantes. Zabihullah Mujahid, portavoz del movimiento, ha declarado a la agencia rusa Sputnik que ya controlan 11 puestos de control en la provincia. “Ahora ya hemos alcanzado el camino principal de Panjshir y hemos capturado el distrito de Shital”, añadió. 

Por su parte, el FNR ha informado en su cuenta de Twitter que se han reportado 350 muertos, 287 heridos y 35 detenidos en el bando talibán. También han destruido cuatro de sus convoyes y dos armas pesadas. Asimismo, Fahim Dashti, portavoz del movimiento de resistencia declara que los talibanes han lanzado múltiples ofensivas en las últimas horas “desde varias direcciones y áreas de las provincias vecinas de Parwan y Baghlan pero sus ataques fueron rechazados y no tuvieron éxito”

Serguéi Lavrov, ministro de Exteriores ruso, ha instado a los talibanes a frenar las luchas en la región. Lavrov ha mostrado su apoyo a las posibles conversaciones para buscar una solución al conflicto. No obstante, el mulá Amir Khan Mutaqui, uno de los líderes del movimiento talibán, ha asegurado que las negociaciones han fracasado, por lo que ha pedido a la población de Panjshir que “se unan al Emirato Islámico” para evitar más enfrentamientos.“No pudieron resistir mientras eran apoyados por Estados Unidos y la OTAN, ¿cómo van a poder hacer algo ahora?, declaró. El valle de Panjshir es una región que, por su situación geográfica entre las montañas Hindu Kush, ha podido resistir a los talibanes durante años. La provincia también fue el centro de resistencia contra el Emirato entre 1996 y 2001.

atalayar_ahmad massoud
PHOTO/REUTERS - Ahmad Shah Massoud, saluda mientras llega para asistir a una reunión en Bazarak, provincia de Panjshir, Afganistán

El FNR no ha mostrado su intención de conversar con los talibanes para cesar los enfrentamientos. Ahmad Masud, líder de la resistencia e hijo del famoso ‘León de Panjshir’, ha señalado que no “está considerando” negociar con los talibanes. Amrulá Salé, que se ha autoproclamado presidente tras la huida de Ashraf Ghani, reafirma las declaraciones de Masud y hace un llamamiento a todo el país para que se unan a la resistencia, la única esperanza para oponerse a la “crueldad, el pillaje, la venganza y la discriminación”. Andarab, un distrito de la provincia de Baghlan, vecina de Panjshir, también continúa resistiendo a la ofensiva talibán. 

Los talibanes mantienen la región sitiada, cortando las rutas de suministros y desconectando los servicios de telefonía e Internet. También han publicado vídeos donde aparece una gran fila de vehículos militares talibanes dirigiéndose hacia Panjshir. Algunos de estos blindados son MRAP Internacional MaxxPro y BTR M-1117, ambos de origen estadounidense. Desde que comenzó la ofensiva talibán, los insurgentes han adquirido un gran arsenal “made in USA” que estaba destinado a las fuerzas nacionales afganas. Algunas de estas tropas luchan ahora con el FNR, compuesto también por combatientes locales.

atalayar_resistencia antitaliban
REUTERS/MOHAMMAS ISMAIL - Fotografía de archivo , Ahmad Massoud, hijo del héroe de la resistencia antisoviética de Afganistán, Ahmad Shah Massoud, habla a sus partidarios en Bazarak, provincia de Panjshir, Afganistán
Nuevo Gobierno en Kabul

Este viernes está previsto que los líderes talibanes anuncien la formación del nuevo Gobierno, donde no habrá miembros del anterior Ejecutivo. Tampoco se espera que haya mujeres, tal y como ha informado Mohamad Abbas Stanikzai, jefe adjunto de la oficina política talibán. Stanikzai, en una entrevista de la BBC, afirmó que las mujeres podrán continuar con sus trabajos, pero “puede que no” ocupen altos cargos en la nueva administración.

Los hazaras, en el punto de mira de los talibanes

Además de los miembros del FNR, los talibanes mantienen también una cruzada contra los hazaras. Esta minoría chiíta ha sido perseguida históricamente en Afganistán, sufriendo limpieza étnica y desplazamientos forzados. Ahora, con la llegada al poder de los talibanes, los hazaras temen que se repitan los trágicos episodios del pasado.

Pocos días después de tomar Kabul, combatientes talibanes asesinaron a nueve hombres hazaras en la región de Ghazni. Tres de los hombres murieron a causa de torturas. También, la estatua de Abdul Ali Mazari, una figura relevante hazara, fue destruida en la provincia de Bamiyán, el mismo lugar donde los talibanes detonaron los famosos budas en 2001.

atalayar_aeropuerto Kabul
PHOTO/ Sargento Samuel Ruiz/Cuerpo de Marines de EE.UU. vía AP - Marines de la Fuerza de Tarea Aérea-Terrestre de los Marines de Propósito Especial-Respuesta a la Crisis-Comando Central (SPMAGTF-CR-CC) guían a los evacuados a un Boeing C-17 Globemaster III de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos durante una evacuación en el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai en Kabul, Afganistán

Ante este panorama, muchos hazaras han optado por abandonar el país y dirigirse a Pakistán, aunque ahí tampoco se encuentran seguros. Grupos sunitas paquistaníes, al igual que en Afganistán, han perseguido durante décadas a esta minoría chiíta. Según un informe de 2019 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos de Pakistán, al menos 509 hazaras han sido asesinados por su religión desde 2013. A principios de este año, miembros del Estado Islámico mataron a 10 hazaras de Baluchistan.