PUBLICIDAD

Marruecos

Los talibanes toman Ghazni, la décima capital de provincia que cae en manos del grupo insurgente

La ciudad afgana se encuentra a 150 kilómetros del suroeste de Kabul
atalayar_talibanes afganistan

PHOTO/AFP  -   Militantes talibanes afganos

A medida que se completa la retirada de las tropas extranjeras, los talibanes continúan conquistando territorios mientras acorralan al Gobierno afgano. La última capital provincial invadida por los insurgentes ha sido Ghazni, a 150 kilómetros de Kabul. Ayer, los talibanes capturaron Faizabab, en la región norteña de Badakhshan.

“Los talibanes tomaron el control de las principales áreas de la ciudad: la oficina del gobernador, el cuartel general de la Policía y la prisión”, informó el jefe del consejo provincial Nasir Ahmad Faqiri. El grupo radical ya controla 10 de las 34 capitales de provincia. Algunos de estos territorios no los pudieron conquistar cuando estuvieron en el poder entre 1996 y 2001.

Esta expansión talibán se está produciendo de una manera rápida y sin apenas resistencia por parte de las fuerzas de seguridad gubernamentales. Según estimaciones de inteligencia de Estados Unidos, se espera que los talibanes tomen Kabul dentro de unos tres meses. No obstante, la embajadora afgana en Washington, Adela Raz, ha expresado su esperanza de que la ayuda aérea estadounidense “frene las victorias de los talibanes en el país”. Por el contrario, la diplomática ha asegurado que si Kabul cae todas sus esperanzas se desvanecerán. Raz también ha pedido a Estados Unidos y a sus aliados que impongan sanciones a los líderes talibanes.

Atalayar_retirada OTAN Afganistán
AFP/ WAKIL KOHSAR - La guerra de Afganistán, iniciada tras los atentados del 11 de septiembre, se cobró la vida de decenas de miles de afganos y de unos 2.400 soldados estadounidenses

Alemania ya ha informado que no brindará ayuda financiera a Afganistán si el país acaba siendo controlado completamente por los insurgentes. El ministro de Relaciones Exteriores alemán, Heiko Maas, declaró que no daría “ni un centavo más” si en los talibanes imponían la sharía en el territorio. Maas también aseguro que Berlín ha expedido visas a 2.500 ciudadanos afganos que trabajaron con las tropas alemanas.

Otro país que mira con preocupación el avance talibán es Turquía. El ministro de Defensa turco, Hulusi Akar, ha vuelto a subrayar la necesidad de asegurar el aeropuerto internacional de Kabul. Akar ha anunciado que el plan de Ankara para proteger el aeropuerto se definirá en los próximos días, según informa Reuters. Por otra parte, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha declarado a CNN-Turk que podría reunirse con los líderes talibanes. “Si no los controlamos al más alto nivel no será posible garantizar la paz en Afganistán” señaló.

El Gobierno afgano, próximo al desmoronamiento

Las recientes conquistas de los talibanes asfixian cada vez más al Ejecutivo de Ashraf Ghani, que ya ha perdido bases militares importantes como la de Kunduz, mientras los insurgentes se aproximan a la capital. Este panorama desolador ha llevado a Ghani a buscar ayuda en los señores de la guerra, vinculados a la corrupción y a crímenes para hacer retroceder a los talibanes en algunas provincias como Balkh, tal y como informa Associated Press. En una visita a la ciudad de Mazar-e-Sharif, Ghani llamó a un “levantamiento popular” contra los talibanes.

atalayar_herat afganistan
REUTERS/JALIL AHMAD - Antiguos muyahidines sostienen armas para apoyar a las fuerzas afganas en su lucha contra los talibanes, en las afueras de la provincia de Herat, Afganistán

Dentro del plan para luchar contra la ofensiva talibán, el Gobierno también ha comenzado a armar a grupos locales, tal y como explicó el ministro del Interior afgano, Abdul Satar Mirzakwal a Al-Jazeera. “Estamos trabajando en tres fases. El primero es detener las derrotas de las fuerzas gubernamentales, el segundo es reunir fuerzas para crear círculos de seguridad alrededor de las ciudades”, informó. Mirzakwal también ha lamentado el “apoyo aéreo limitado” por parte de Estados Unidos.

Las fuerzas de seguridad afganas deben hacer frente no solo a los enfrentamientos, sino también a la violencia general que ejerce el movimiento contra las autoridades gubernamentales mediante atentados y asesinatos. Tal y como relata Associated Press, cuando los combatientes tomaron la ciudad de Farah arrastraron por la calle el cadáver ensangrentado de un miembro de las Fuerzas Armadas afganas al grito de “¡Dios es grande!”.

atalayar_fuerzas de seguridad afganas
REUTERS/MOHAMMAD ISMALI - Las fuerzas de seguridad afganas cerca del lugar de un ataque en una base aérea militar estadounidense en Bagram, al norte de Kabul, Afganistán

Ante esta situación, sumando también la falta de ayuda, muchos soldados optan por huir para salvar sus vidas. Esto deja vía libre a los talibanes a la hora de adquirir material bélico en bases militares como vehículos blindados o armas pesadas.

La ONU advierte sobre los crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad

Los ciudadanos afganos son los que realmente están pagando las consecuencias de las luchas internas y el avance talibán. Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, ha alertado que las violaciones que sufre la población afgana podrían constituir crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad.

Desde el 9 de julio han muerto 183 civiles y 1.181 han resultado heridos, incluidos menores. Sin embargo, Bachelet apunta que estos son los números que se han podido documentar y que “las cifras reales son mucho más altas”.

Dentro de la población, las peores condiciones las reciben las mujeres, que están ya están perdiendo derechos en las regiones bajo control talibán. Según informa la ONU, ya ha habido mujeres azotadas en público por no cumplir las normas. Incluso una activista por los derechos femeninos fue asesinada en Balkh el pasado 3 de agosto.

atalayar_Mujeres afganas
PHOTO/ PIXABAY - Mujeres afganas

Asimismo, existen reportes de que las mujeres y niñas no pueden salir de casa solas. “Obstaculizar la capacidad de una mujer de salir de casa sin un acompañante masculino conduce inevitablemente a una cascada de violaciones de los derechos económicos y sociales de la mujer”, señala Bachelet. Los últimos avances en materia de derechos humanos para las mujeres afganas están desvaneciéndose ante el extremismo talibán. Cada nueva ciudad conquistada supone el fin de libertades para miles de mujeres y niñas