PUBLICIDAD

Iberdrola

Lucas Martín: “Rusia está afianzando su área de influencia en la región”

El teniente coronel del Ejército de Tierra español participó en el programa ‘De cara al mundo’ de Onda Madrid
El teniente coronel del Ejército de Tierra de España Lucas Martín

PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ/ATALAYAR  -   El teniente coronel del Ejército de Tierra de España Lucas Martín

El teniente coronel del Ejército de Tierra de España y jefe del Grupo de Obtención por Sistemas Terrestres del Regimiento de Inteligencia Lucas Martín Serrano se pasó por los micrófonos del último programa de “De cara al mundo” para dar las claves sobre la represión que se está viviendo en Kazajistán. Existen decenas de fallecidos en las calles a raíz de las protestas originadas por la subida de precios, en concreto de la calefacción. De igual forma el teniente coronel analizó el papel que está jugando el país ruso gobernado por Vladimir Putin en el conflicto kazajo. 

¿Qué valoración le merece la crisis repentina que se está viviendo en Kazajistán a consecuencia de la represión ejercida por el régimen?

El tema de Kazajistán viene de lejos, de hecho, las protestas no se inician en Almatý, sino que comienzan en la ciudad de Zhanaozen, una ciudad donde hay campos petrolíferos y gasísticos, y ya en noviembre allí empezaron las revueltas con los primeros muertos, ahora se han extendido hasta las dos principales ciudades del país, Almatý y Nur-Sultán. Esto evidentemente tiene un impacto en toda la región ya que Kazajistán ha pedido ayuda a Rusia, que, en cierto modo, afianza su área de influencia. 

El teniente coronel del Ejército de Tierra de España Lucas Martín
PHOTO/GUILLERMO LÓPEZ/ATALAYAR - El teniente coronel del Ejército de Tierra de España Lucas Martín

Esta crisis se produce en un momento donde también la tensión, por la situación en Ucrania, es alta... ¿Rusia pretende cuidar su zona de influencia?

Por supuesto, en primer lugar, está claro que Rusia quiere cuidar su zona de influencia natural. En segundo lugar, en lo que se refiere a su flanco oeste, pretende mantener una zona “colchón” para tener alejadas a las fuerzas de la OTAN de sus fronteras, básicamente esto es lo que pretende Rusia. 

¿La OTAN debe mantener cierta prudencia o depende de hasta donde llegue la represión a los manifestantes?

Aquí la OTAN, me atrevo a decir, igual que en el conflicto de Ucrania, en principio no tiene nada que decir ni que hacer, simplemente porque no es un país que pertenezca a la Alianza, por lo tanto, no tiene ningún tipo de base legal para intervenir. Otra cosa es que en ciertas instancias internacionales si la cosa se desmadra o la represión es muy fuerte pues se decidan tomar algún tipo de sanciones como se ha hecho otras veces. Pero verdaderamente la OTAN aquí, en el problema de Kazajistán, no debería tener ningún tipo de papel ni intervenir.

El teniente coronel del Ejército de Tierra Lucas Martín
PHOTO/ATALAYAR - El teniente coronel del Ejército de Tierra Lucas Martín

¿Que haya explotado en este momento la crisis en Kazajistán tiene algo que ver con la crisis de Ucrania o se trata de una casualidad?

Las casualidades en política exterior no existen, tampoco es un plan conspiratorio, pero resulta curioso que lo primero que ha dicho el presidente Kasim-Yomart Tokáyev sea la acusación vertida sobre agentes extranjeros que están detrás de estas revueltas. Se puede pensar que, en cierta manera, es la forma de seguir construyendo el relato que está construyendo Rusia para justificar cualquiera de sus acciones de defensa en Kazajistán o en Ucrania. Por otro lado, bien es cierto que el conflicto llega en un momento complicado porque el desplazamiento de tropas de Rusia a Kazajistán no ha sido en el mejor momento, ya que tiene mucha fuerza de espera en el este, pero también es cierto que este relato de intervención extranjera en otra zona de influencia rusa le puede venir bien.

Internamente, teniendo en cuenta la crisis económica que está viviendo Rusia, aunque el precio del petróleo se ha incrementado, dentro de la nación rusa existen numerosas voces críticas con el Gobierno por la forma en que ha gestionado la pandemia de la COVID-19, y esto le sirve a Vladimir Putin para distraer respecto a esos problemas internos. 

Evidentemente, esto es una técnica muy usada por todos los regímenes dictatoriales, en el momento que existen problemas internos se buscan enemigos externos en los que centrar la atención y de esta forma olvidar o dejar en un segundo plano los problemas internos.