Lula será candidato a la presidencia tras el fallo del Supremo de Brasil 

Ocho votos favorables y tres en contra hacen posible la candidatura de Lula da Silva para las elecciones de 2022
AFP/SERGIO LIMA  -   El expresidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva

AFP/SERGIO LIMA  -   El expresidente de Brasil Luiz Inacio Lula da Silva

“Sólo Dios”, dice Jair Bolsonaro, podría echarle de la presidencia de Brasil. El presidente tendrá, tras la ratificación del Tribunal Supremo, a un expresidente, como es Luiz Inacio Lula da Silva, enfrente al que deberá vencer en las elecciones previstas para el año 2022 si quiere hacer valer una de sus muchas peculiares, por decirlo de alguna manera, declaraciones. El alto tribunal brasileño ha confirmado el fallo que permitirá a Lula presentarse a los comicios del año que viene tras obtener ocho votos favorables y tres en contra. Los jueces han ratificado que estos casos no debieron ser juzgados en Curitiba, donde el encargado era el ex ministro de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro. Las condenas impuestas allí carecen de validez y han sido anuladas, por lo que los expedientes serán juzgados en Brasilia. 

El expresidente Lula aún no ha realizado ninguna valoración al respecto, aunque su defensa sí lo ha hecho, afirmando que esta decisión “refuerza el estado de derecho” y ayuda a “restablecer la seguridad jurídica y la credibilidad del sistema judicial”. El actual presidente Bolsonaro no ha tardado en hacer sus valoraciones sobre el fallo del Supremo y dice que “si Lula regresa por voto directo, por un voto auditable, está bien. Ahora, a ver qué futuro le espera a Brasil con el tipo de gente que traerá a la Presidencia”. Jair Bolsonaro espera ser reelegido en las elecciones del próximo año, cuando cumplirá tres años como presidente de Brasil. 

AFP/ EVARISTO SA - El exministro brasileño de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro
AFP/ EVARISTO SA - El exministro brasileño de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro

Por su parte, Luiz Inacio Lula da Silva, en el caso de ganar, supondría una vuelta al puesto que ya ostentó desde el año 2003 hasta el 2010. En 2018, cuando Bolsonaro se alzó con la victoria, Lula no puedo presentarse debido a que estaba en prisión, donde pasó 580 días tras ser condenado por delitos de corrupción por el juez Moro. Las dos penas que se le impusieron sumaban más de 20 años, y cuando Sergio Moro aceptó la invitación del actual presidente a ocupar el puesto al frente del ministerio de Justicia – cargo que más tarde abandonó –, Lula recurrió ambas condenas. 

La reputación del juez Moro ya había sufrido un importante golpe cuando comenzó a formar parte del Gobierno de Jair Bolsonaro. Ahora hay que añadir los mensajes entre el juez y los fiscales del caso de Lula, revelados por el medio brasileño, The Intercept Brasil, y que muestran una cercanía impropia entre ellos. La victoria que logra ahora el candidato izquierdista es una más tras la lograda hace unas semanas contra el propio Sergio Moro. En esa ocasión, los jueces sentenciaron que el magistrado cercano al presidente Bolsonaro no había actuado de forma imparcial en el caso del, ahora candidato a la presidencia, Lula da Silva. 

AP/ENRALDO PERES  -   El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro
AP/ENRALDO PERES  -   El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro

No obstante, hay que tener en cuenta que el expresidente no ha sido absuelto. La decisión es que vuelva a ser juzgado por otros tres casos de corrupción en los que está acusado de recibir prebendas de empresas a cambio de contratos públicos. Ahora queda por analizar un nuevo asunto que en principio no parece que vaya a tener un gran impacto en su candidatura. El Supremo no ha querido tomar todas las decisiones al mismo tiempo y ha dejado para una próxima sesión la de si todas las pruebas recabadas por Moro para condenar a Lula son válidas o, por el contrario, quedan invalidadas por el fallo contra el exministro.

Las elecciones en las que se disputarán el liderazgo del país brasileño aún quedan lejos. Más de 18 meses por delante hasta que se produzcan unos comicios previstos para octubre de 2022. Sin embargo, las primeras encuestas ya recorren las calles de Brasil y no parecen muy favorables a Bolsonaro. Algunas de las realizadas más recientemente dan como vencedor a Lula con una amplia diferencia sobre el actual presidente en la segunda vuelta. También avisan los propios medios que están llevando a cabo estas encuestas que aún queda mucho tiempo y que la situación de aquí a que se produzcan puede cambiar, sobre todo en función de la evolución de una pandemia que está dejando unos datos muy preocupantes en Brasil durante las últimas fechas. 

Coordinador América Latina: José Antonio Sierra.