Más de 4 millones de migrantes venezolanos precisan ayuda humanitaria

La ONU ha pedido 1.200 millones para poder responder correctamente a la crisis migratoria
Venezolanos cruzan a Ecuador desde Colombia, la mayoría de ellos tratando de llegar a Perú como uno de los destinos más acogedores para los migrantes en Sudamérica, en Tulcán, Ecuador, el 15 de junio de 2019.

REUTERS/DANIEL TAPIA  -   Venezolanos cruzan a Ecuador desde Colombia, la mayoría de ellos tratando de llegar a Perú como uno de los destinos más acogedores para los migrantes en Sudamérica, en Tulcán, Ecuador, el 15 de junio de 2019.

Lejos de cesar, la fuerte crisis migratoria de Venezuela aumenta a medida que van pasando las semanas, y la cifra de migrantes que han abandonado ya el país asciende a los 4,6 millones. Además, las previsiones para el próximo año 2020 no son nada halagüeñas, y si los problemas se mantienen, se especula con que el número de desplazados aumente hasta llegar a más de 6 millones, estos son los datos que manejan desde La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y el Alto Comisionado  de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Según estas entidades, dependientes ambas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), los más de cuatro millones de desplazados de Venezuela que existen en la actualidad “no volverán en el corto y medio plazo”. La inseguridad en el país, la falta de alimentos o medicinas así como la violencia en determinados puntos del país son los factores principales de esta crisis migratoria que no parece que vaya a tener fin a corto plazo. 

Si los pronósticos de ACNUR y la OIM se cumplen, el próximo año se contabilizarán dos millones más de desplazados. Además, a día de hoy, según indican desde ACNUR, se han contabilizado más de 650.000 solicitantes de asilo en todo el mundo. Eduardo Stein, representante conjunto de la OIM así como de ACNUR, ha señalado que “la dimensión del problema es mayor que la capacidad actual de respuesta”, por lo que desde la ONU han solicitado ayudas por valor de 1.200 millones de euros para poder dar una respuesta más acertada a la magnitud de la crisis. 

Los venezolanos en el Centro Binacional de Servicios Fronterizos del Perú.
REUTERS/GUADALUPE PARDO - Los venezolanos en el Centro Binacional de Servicios Fronterizos del Perú

Las ayudas solicitadas no solo se precisan para atender lo mejor posible la situación de los migrantes venezolanos, sino también para facilitar una mejor respuesta de las naciones de acogida, que son principalmente otros países de América Latina. 

Los países de América Latina son los principales receptores

El plan elaborado por las dos entidades pretende coordinar a 137 organizaciones para prestar ayuda a los más de cuatro millones de personas que se encuentran repartidas en más de 17 países. 

“Es necesario que la comunidad internacional redoble esfuerzos y contribuciones para ayudar a los países y a las organizaciones a responder”, ha enfatizado Stein. Entre las labores que se pretenden llevar a cabo para dar una respuesta adecuada a esta crisis, se encuentran acciones en temas de sanidad e higiene, refugio, educación o transporte de ayuda humanitaria, entre otras medidas. 

Desde ACNUR señalan como principales países receptores de refugiados venezolanos a Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, México, Panamá, Perú y el sur del Caribe. Pero la escalada de violencia en el país, los acontecimientos políticos y el creciente clima de inseguridad provocan que cada día aumente el éxodo y muchas de estas comunidades de acogidas están llegando a su punto de saturación. Por ello, se solicita ayuda de manera urgente. 

La mayoría de los refugiados que huyen del país y llegan a las regiones vecinas, destacan desde ACNUR, son familias con hijos, adultos, mujeres embarazadas y personas con discapacidad que intentan llegar a un lugar seguro en un viaje en el que tienen que esquivar a las mafias y a los traficantes. Suelen llegar necesitados de asistencia sanitaria, alimentos y por último pero no menos importante, de documentación y protección.