Más integración económica para hacer frente al coronavirus en América Latina

Rebeca Grynspan, responsable de la Secretaría General Iberoamericana, participa en un encuentro virtual organizado por Nueva Economía Fórum
Una mujer con mascarilla camina con el edificio de la Bolsa de Santiago de fondo, el 2 de abril de 2020

AFP/ MARTIN BERNETTI  -   Una mujer con mascarilla camina con el edificio de la Bolsa de Santiago de fondo, el 2 de abril de 2020

El mundo entero se enfrenta a la amenaza del coronavirus. Gigantes como China han sufrido su zarpazo y ha ocasionado un agujero en su economía. La Unión Europea lucha para mitigar el gran impacto que tendrá el que ya es conocido como “el gran cierre”. Estados Unidos, África, América Latina…pocos rincones del mundo se salvan de la peor epidemia que se recuerda desde la gripe de 1918. Pero una vez pase la crisis sanitaria, quedará un largo periodo de recuperación. Y no todos los países parten del mismo nivel. Latinoamérica ya ha sufrido la peor fuga de capitales desde que se tienen registros y los países tienen ahora más deuda y son más vulnerables. “Necesitamos más integración económica para hacer frente a esta tragedia”, ha asegurado Rebeca Grynspan, responsable de la Secretaría General Iberoamericana, que ha participado este miércoles en un encuentro virtual organizado por Nueva Economía Fórum.  

Grynspan ha asegurado que Iberoamérica se ha preparado mejor para la llegada del virus al observar los estragos que estaba causando en Europa. “Los confinamientos y las medidas de seguridad se anunciaron muy rápido gracias al ejemplo de Europa”. Los países que ahora están en plena pandemia son Perú, Brasil o Ecuador. Por otro lado, México, Costa Rica y Uruguay ya han comienzan a idear planes de desescalada. “Ahora mismo hay 100.000 casos activos y alrededor de 9.000 muertos”, ha explicado la responsable, que ha advertido que los sistemas de salud del subcontinente aún son muy débiles y gran parte de la población carece de cobertura sanitaria.  

Sin embargo, Grynspan se ha mostrado preocupada por los efectos económicos que traerá esta crisis. “Es la peor recesión desde 1929. Los efectos sobre las economías serán muy severos y lo peor es que los países latinoamericanos están ahora peor preparados para afrontarla que en 2008. El margen fiscal es más reducido y están más endeudados”, ha aseverado.  

La Cepal ya ha advertido en un informe que la recesión en el subcontinente puede llegar al 5% y hasta 30 millones de pobres más. “El impacto será triple: se ha visto afectada la oferta, se ha hundido la demanda y se ha visto afectado el mercado financiero”, ha señalado la responsable. Para hacer frente a la compleja situación, la economista ha llamado a reforzar la integración entre los países latinoamericanos. También ha recalcado la necesidad de trabajar más cerca de España. “Ahora más que nunca tenemos que ayudarnos”, ha puntualizado. 

Grynspan ha anunciado que el organismo que dirige ya está preparando algunas iniciativas con el Gobierno de España. “Estamos en contacto de manera permanente con la ministra de Exteriores, González Laya, para aprender los unos de los otros”, ha afirmado.  

Algunas instituciones económicas, como el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), ya han anunciado hasta 10.000 millones de dólares en líneas de financiación para salvar a las pequeñas y medianas empresas. “Necesitamos una acción coordinada para hacer frente a todos los desafíos que vienen por delante y toda ayuda es poca”, ha concluido la responsable.