PUBLICIDAD

Iberdrola

México, escenario de los primeros asesinatos de periodistas del 2022

Ante el asesinato de tres periodistas en el mismo mes, el país mexicano ha salido a las calles como forma de protesta
manifestaciones-mexico

AFP/ ULISES RUIZ  -   Un grupo de periodistas sostiene carteles que dicen "El asesinato de los periodistas no mata la verdad" durante una manifestación contra la violencia contra los periodistas, especialmente por los asesinatos de los periodistas Margarito Martínez y Lourdes Maldonado en Tijuana

Que el periodismo es una profesión de riesgo no es algo que se desconozca. Los periodistas y profesionales de la comunicación siguen arriesgando sus vidas en pro de informar y contar lo que está ocurriendo. Como “perro guardián” del poder, las amenazas, agresiones y asesinatos se reproducen de forma constante haciendo peligrar, en definitiva, la democratización de las sociedades.

El 2022 ha comenzado lamentando tres asesinatos en uno de los países más peligrosos para ser periodista: México. El pasado 23 de enero se encontró en Tijuana el cuerpo, sin vida, de la periodista mexicana Lourdes Maldonado en el interior de su vehículo. En él se halló dos impactos de bala que habrían acabado con su vida.
Este asesinato se produjo días después de que Maldonado hubiese informado sobre su victoria en una demanda que había interpuesto en la empresa Primer Sistema Noticias, perteneciente al exgobernador de la Baja California, Jaime Bonilla. Esta denuncia se contextualizaba dentro de un proceso judicial en el cual Lourdes llevaba inmersa desde hace seis años por un despido improcedente y denuncias de nóminas pendientes. 

lourdes-maldonado-periodista
REUTERS/YAHIR CEBALLOS - Un periodista sostiene una foto de Lourdes Maldonado con el texto "La frivolidad de su gobierno se mide en sus muertes" durante una vigilia encabezada por colegas para protestar por los recientes asesinatos del fotoperiodista Margarito Martínez y la periodista Maldonado

Consciente de su situación de riesgo Maldonado ya intervino en el año 2019 en “la mañanera” del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, afirmando que venía allí “para pedirle apoyo, ayuda y justicia laboral, porque hasta temo por mi vida”. En este aspecto, la reportera pertenecía a un programa especial para los periodistas en México, un programa que ofrece vigilancia a los periodistas, pero de manera no permanente y que además cuenta con numerosas trabas por la falta tanto de capacidad como de recursos. Tras su solicitud procedieron a enviarle vigilancia que no dejo de ser suficiente ni permanente.

Además del asesinato de Maldonado, seis días antes, el 17 de enero el fotoperiodista Alfonso Margarito Martínez Esquivel fue asesinado después de recibir dos balas cerca de su domicilio. Martínez había salido de su casa para cubrir un homicidio debido a que contaba con amplia experiencia y conocimientos en asuntos criminales y policiales. Alfonso trabajaba para diferentes medios como el periódico Zeta o La Jornada de Baja California cubriendo este tipo de sucesos. Según declara la directora de Zeta, Adela Navarro, a Reporteros sin Fronteras, “Alfonso siempre había tenido problemas con la policía por los temas que trataba”. 

periodistas-manifestaciones-mexico
AFP/ ULISES RUIZ - Un periodista sostiene un cartel en el que se lee "El asesinato de los periodistas no mata la verdad" durante una manifestación en contra de la violencia contra los periodistas, especialmente por los asesinatos de los periodistas Margarito Martínez y Lourdes Maldonado en Tijuana la semana pasada, en Guadalajara, México

Asimismo, el mismo confesó sentirse amenazado por grupos criminales de la zona, llegando a haber sido amenazado en plena calle, motivo por el cual solicitó protección al Estado de Baja California, una petición que no fue tramitada debido a un cambio administrativo.

A estos asesinatos se les suma el de otro periodista que trabajaba de forma independiente. El 10 de enero el cuerpo de José Luis Gamboa Arenas se hallaba con múltiples puñaladas a varios metros de su domicilio en Veracruz. Gamboa escribía artículos de opinión y era muy crítico con la corrupción estatal, además de denunciar en múltiples ocasiones los vínculos de la clase política con los grupos de crimen organizado. 

manifestaciones-prensa-mexico
REUTERS/YAHIR CEBALLOS - Periodistas mexicanos se reúnen para protestar contra los recientes asesinatos del fotoperiodista Margarito Martínez y la periodista Lourdes Maldonado, en Tijuana, México

Su asesinato se produjo después de haber publicado un vídeo bajo el nombre de “la guerra por la narcopolítica”, una pieza que denunciaba el aumento de los asesinatos en Veracruz. Tras el homicidio, la Comisión Estatal para la Atención y la Protección de los Periodistas (CEAPP), ha confesado que Gamboa no contaba con “ninguna protección especial”.

Ante esta oleada de asesinatos a periodistas México se ha movilizado. En más de una treintena de ciudades tanto periodistas como ciudadanos han salido a las calles repudiando la violencia a la que se encuentra sometida el gremio. El país mexicano continúa encabezando la lista de “países más peligrosos” para ejercer la labor periodística con decenas de asesinatos cada año y múltiples de agresiones, algo de lo que es incapaz de desprenderse.

El hecho de que el país mexicano se encuentre encabezando esta dramática lista de manera casi constante es debido a la impunidad que impera en estos asesinatos ya que el 90% de estos delitos se pierden en la burocracia y la corrupción de la fiscalía. Por otro lado, y según anuncia el Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), 138 periodistas han muerto en México desde el año 1992, año en el que se comenzó a registrar las muertes de los profesionales de la comunicación. 

manifestaciones-periodistas-asesinados
REUTERS/YAHIR CEBALLOS - Periodistas mexicanos se reúnen en torno a las fotos de colegas asesinados

Estos tres asesinatos son los primeros tres nombres de una lista que ya ha comenzado a escribirse. En sólo este año casi se ha alcanzado la mitad de los periodistas mexicanos asesinados, según el computo de RSF del 2021, y se posiciona en el número 143 de los 180 países en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa.

Con estos datos las actuales herramientas con las que cuenta México para la protección de los periodistas, estos son, la FEADLE y el mecanismo de protección para periodistas, ya han demostrado ser ineficaces. La falta de alternativas y la situación social y política complica el hecho de que se produzca un cambio en la protección de estos, lo que augura que los asesinatos a periodistas en México, al igual que en el resto del mundo, se sigan produciendo y que, por ende, la profesión siga siendo vilmente golpeada.

A menos periodismo menos democracia, un ciclo sin fin, que, si sigue sin contarse con las medidas necesarias, seguirá viéndose dañado para el perjuicio de toda la sociedad. 

Coordinador de América Latina: José Antonio Sierra.