México se sume en una ola de violencia en plena pandemia

La muerte violenta de un juez la semana pasada y el intento de asesinato del jefe de policía de Ciudad de México este viernes evidencian la incapacidad de frenar al crimen organizado
Un soldado del Ejército mexicano vigila la escena del crimen tras el intento de asesinato del jefe de policía de la Ciudad de México, Omar García Harfuch

REUTERS/LUIS CORTES  -   Un soldado del Ejército mexicano vigila la escena del crimen tras el intento de asesinato del jefe de policía de la Ciudad de México, Omar García Harfuch

Ni siquiera la pandemia ha conseguido frenar la escalada de violencia en México. La semana pasada el juez federal Uriel Villegas, que había renunciado a la escolta que le había acompañado varios años, era asesinado a las puertas de su casa en Colima. Pero el golpe más fuerte ha llegado este viernes. Un comando del crimen organizado de Jalisco pertrechado con armamento militar ha intentado asesinar al jefe de policía de Ciudad de México, Omar García Harfuch. Dos escoltas murieron durante el ataque. Este tipo de atentados, en el corazón de la capital y en uno de los barrios más acomodados, supone un nuevo reto para el Estado mexicano

El jefe de policía, de 38 años, recibió disparos en el hombro, la clavícula y la rodilla durante el ataque, aunque se encuentra fuera de peligro y se ha comprometido a seguir trabajando. “Hasta hace poco se negaba que en Ciudad de México operaran grandes cárteles de la droga y eso no es cierto”, ha asegurado Erubiel Tirado, experto en seguridad, en declaraciones a Reuters. Han sido detenidos hasta 20 sospechosos del atentado, incluyendo al supuesto autor. 

Jefe de Policía
AFP/YURI CORTEZ - El jefe de policía de Ciudad de México, Omar Hamid García Harfuch

El ataque se produjo en el Paseo de la Reforma. Las imágenes de las cámaras de seguridad mostraron a los sicarios, fuertemente armados y encapuchados, saliendo de un camión tras bloquear la calle y disparar cientos de tiros hacia la camioneta blindada de García Harfuch. Los analistas han descrito el golpe como una muestra del avance de las bandas del narcotráfico en la capital mexicana. El cártel de Jalisco es considerado el grupo criminal más fuerte de México, junto con el de Sinaloa, que fue liderado por Joaquín “El Chapo” Guzmán. El cártel se ha infiltrado con éxito entre los departamentos de policía de todo el país, mal pagados y poco formados, para encubrir el rastro de sus delitos. 

Aunque los crímenes mencionados han sido los más mediáticos, en las últimas semanas las organizaciones criminales también ha asesinado a un candidato a gobernador de Tamaulipas y un exfiscal sufrió una emboscada a la salida de un restaurante en Guadalajara. Tras dos años de mandato de Andrés Manuel López Obrador la violencia sigue siendo una lacra para los mexicanos, a pesar de las promesas de acabar con ella del actual presidente. López Obrador no solo no ha conseguido contener la cifra de homicidios, sino que ha aumentado. El año pasado marcó el récord de homicidios desde que se empezasen a contar en 1997. En 2020 se han registrado, hasta mayo, un 5% más de muertes violentas. En marzo, pese a las restricciones de movilidad por la pandemia, se batió otro récord: 2.585 asesinatos en un solo mes. 

Andrés Manuel López Obrador
REUTERS/HENRY ROMERO - El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, da una conferencia de prensa en el Palacio Nacional en la Ciudad de México

López Obrador ha afirmado este sábado que su Gobierno no pactará con la delincuencia ni se dejará intimidar. El presidente ha asegurado que tratarán de evitar nuevos atentados como el ocurrido contra el jefe de policía de Ciudad de México. "No vamos a hacer ningún acuerdo con la delincuencia organizada, como era antes; hay una frontera, hay un límite, una línea pintada", ha indicado el presidente en un mensaje divulgado en su cuenta de redes sociales.

A diferencia de sus predecesores, López Obrador, ha buscado un nuevo enfoque para hacer frente a la violencia. El mandatario ha señalado a la pobreza y el desempleo de los jóvenes como el catalizador de la delincuencia y ha puesto en marcha numerosas inversiones en gasto social. Es probable que la actual ola criminal suponga más presión para el presidente y se vea obligado a cambiar el rumbo de su lucha contra la violencia. El experto en seguridad, Erubiel Tirado, considera que militarizar será la respuesta del Estado, aunque cree que eso no impedirá que el cártel de Jalisco se siga haciendo fuerte y que se produzcan nuevos tiroteos mortales, según ha indicado en declaraciones a la agencia Reuters.