Macky Sall elige un nuevo Gobierno abierto para reactivar la economía de Senegal

El presidente senegalés anunció este domingo el nuevo equipo del Ejecutivo, al que se unieron varios líderes de la oposición
Macky Sall

 -   Macky Sall

Después de disolver el Gobierno el pasado miércoles, el presidente de Senegal, Macky Sall, ha constituido un nuevo Gabinete integrado por 33 ministros y abierto a representantes de la oposición con la firme intención de reactivar la economía del país.

A través de un comunicado oficial, Seydou Gueye, portavoz gubernamental, señaló que el nuevo Ejecutivo "también lleva la marca de un importante rejuvenecimiento del equipo para optimizar el capital humano de la juventud senegalesa". Un sector como el de los jóvenes senegaleses que se ha visto mermado por la emigración a otras naciones debido a la falta de empleo.

Esta es la primera reforma del Gobierno desde la reelección de Macky Sall como presidente en febrero de 2019 y persigue reavivar el aspecto financiero nacional teniendo en cuenta el “contexto actual de la pandemia de la COVID-19 y sus impactos". El reto es “generar una dinámica constructiva de innovación, transformación, logros y cambios necesarios para acelerar el surgimiento de Senegal”, según señaló el portavoz Gueye a través de la declaración oficial emitida desde el palacio presidencial. 

Con este movimiento político se ha apartado a algunos miembros muy ligados al equipo gubernamental anterior y se ha acogido a siete nuevas personas del ámbito opositor para conformar un Ejecutivo que pasa de 32 ministros y tres secretarios de Estado a 33 y cuatro respectivamente. Sobre todo, Macky Sall realizó una gran limpieza y "un importante rejuvenecimiento del equipo", según reseñó Seydou Gueye.

Este Gobierno "de apertura y unidad" está marcado por la llegada de varias figuras representativas de la oposición "en la dinámica del consenso resultante del diálogo político", como explicó Seydou Gueye. "El Gobierno así establecido está marcado por la apertura política en la dinámica de consenso resultante del diálogo nacional amplio e inclusivo", aseguró el portavoz del Ejecutivo.

Entre los cambios más significativos, el ex primer ministro de Abdoulaye Wade, Idrissa Seck, reemplaza a Aminata Touré en la Presidencia del Consejo Económico, Social y Ambiental (CESE). Principal oponente de Macky Sall en las elecciones presidenciales de 2019, en las que ocupó el segundo lugar, Idrissa Seck fue señalado incluso en su día como futuro líder de la oposición.

Los nuevos nombramientos van acompañados de la salida de la ex primera ministra, Aminata Touré, del equipo presidencial; precisamente, Touré fue nombrada directora del CESE en mayo de 2019.

Oumar Sarr, líder del opositor Partido de los Liberales y Demócratas, entra también en el Gabinete para hacerse cargo del Ministerio de Minas y Geología.

Entre las salidas sorpresa por esta reorganización están las de nombres importantes del Gobierno anterior, como el ministro de Asuntos Exteriores, Amadou Ba, y el del Interior, Aly Ngouille Ndiaye.

La abogada Aïssata Tall Sall, quien rechazó en un principio el acercamiento con la coalición de Macky Sall, se convierte en ministra de Asuntos Exteriores. Mientras, Aly Ngouille Ndiaye es reemplazado en el Ministerio del Interior por Antoine Félix Diome, el exfiscal adjunto del Tribunal para la Supresión del Enriquecimiento Ilícito (CREI).

Por otro lado, algunos pesos pesados del Gobierno mantienen sus antiguos cargos. Sidiki Kaba sigue siendo así ministro de las Fuerzas Armadas; Abdoulaye Daouda Diallo permanece en Finanzas; y Amadou Hott en Economía. Mansour Faye, por su parte, pasó del Ministerio de Desarrollo Comunitario al de Infraestructura.

En el actual contexto de la crisis del coronavirus y su impacto, Seydou Gueye indicó que el renovado Gabinete imprimirá "una dinámica constructiva de innovaciones, transformaciones, logros y cambios necesarios para acelerar el resurgimiento de Senegal en paz, seguridad, estabilidad, prosperidad y equidad social y territorial”.

Macky Sall, que dirige este país de África occidental desde 2012, disolvió repentinamente el Gobierno el pasado 28 de octubre sin dar ninguna explicación para esa drástica medida, lo que ha desembocado en la formación del nuevo Ejecutivo.