Macron señala a Erdogan por su injerencia en Libia

El presidente de Francia ha denunciado el envío de mercenarios y unidades militares a territorio libio
El presidente francés, Emmanuel Macron

AFP/ERIC GAILLARD  -   El presidente francés, Emmanuel Macron

Emmanuel Macron, presidente de Francia, ha acusado a Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, ante la intromisión en el conflicto de Libia a través del envío de mercenarios y equipamiento armado, en este caso en apoyo del Gobierno de Unidad Nacional (GNA, por sus siglas en inglés) del primer ministro Fayez Sarraj, que lucha en la contienda libia contra el Ejército de Liberación Nacional (LNA, por sus siglas en inglés), dirigido por el mariscal Jalifa Haftar. 

"En los últimos días vemos barcos turcos acompañando mercenarios sirios que llegan a territorio libio. Significa contravenir lo que el presidente Erdogan se comprometió a hacer en la conferencia de Berlín. Es el incumplimiento de la palabra dada", afirmó Macron.

El dirigente francés indicó en declaración oficial, tras reunirse con el primer ministro de Grecia, Kyriakos Mitsotakis, que esta actitud “atenta contra la seguridad de todos los europeos y del Sahel (zona de persistente conflicto azotada además por la actividad terrorista yihadista) de manera efectiva”. 

En la citada conferencia de Berlín, celebrada el 19 de enero, Macron instó al cese de envío de soldados sirios a sueldo de Turquía, destinados para luchar en favor del GNA, cuyo centro de poder está en la capital libia de Trípoli y el cual está apoyado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) y por Turquía y Qatar; frente a un LNA sustentado por naciones poderosas como Rusia, Arabia Saudí, Francia, Emiratos Árabes Unidos o Egipto. El encuentro en Alemania fue muy representativo porque reunió tras varios años a todas las partes implicadas en Libia en la búsqueda de una solución a la guerra desatada en el país y, en el mismo, Sarraj y Haftar acordaron un “plan integral” para la solución del conflicto armado, con la inclusión de un alto el fuego y una comisión militar de verificación integrada por ambas partes para supervisar que no fuese incumplido. Tras este episodio, Erdogan acusó al opositor mariscal Jalifa Haftar de violar el alto el fuego y “jugar sucio”.

La canciller alemana Angela Merkel en Berlín, junto a Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, el 19 de enero de 2020
PHOTO/SERVICIO DE LA PRESIDENCIA TURCA vía AP - La canciller alemana Angela Merkel en Berlín, junto a Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía, el 19 de enero de 2020

Macron condenó “con la mayor firmeza” también el reciente acuerdo suscrito en noviembre por Turquía y el Ejecutivo de Sarraj por el que sellaban la colaboración dentro del conflicto libio y por el que también pactaban condiciones de aguas jurisdiccionales y zonas económicas valiosas en el Mediterráneo.

En este apartado, Francia lógicamente se pone de lado de Grecia y Chipre por el contencioso abierto entre estos y Turquía debido a la incursión otomana en la actividad marítima y económica del Mediterráneo oriental. De hecho, el Gobierno griego ya denunció el pacto entre Turquía y el GNA por incumplir la legislación internacional. 

Turquía presenta un gran interés por este área y en los últimos tiempos ha venido intentando encontrar gas en sus aguas y en las del norte de Chipre (en el entorno de la autoproclamada República Turca del Norte de Chipre) sin éxito, de momento; ante esta situación, terminó rubricando un memorando con el Gobierno de Fayez Sarraj para delimitar la Zona Económica Exclusiva (ZEE), que tiene su punto final a 100 kilómetros del sur de las islas griegas de Creta y Rodas, otorgando a los turcos una mayor presencia en el arco mediterráneo y suscitando el rechazo, sobre todo, griego. 

Tras el encuentro entre Macron y Mitsotakis, se anunció además el refuerzo de la cooperación bilateral greco-francesa, con la puesta en marcha hasta junio de una “verdadera asociación estratégica” en materia de seguridad. 
Esta alianza prevé conversaciones políticas entre sus ministros de Exteriores y representantes del Ejército, una mayor presencia de la Marina gala en la zona y operaciones marítimas comunes. "Podrá abrirse progresivamente a otros países de la región y deberá poder garantizar la seguridad de una región estratégica para Europa y más allá", añadió el jefe del Estado francés.

Réplica turca por Libia y Siria

Turquía no se ha arredrado ante la arremetida francesa y acusa a Francia de haber colaborado a la deriva de Libia hacia un Estado fallido desde el estallido de la guerra en 2011. En esta línea, Ankara ha apuntado al interés de París por hacerse con los ingentes recursos naturales del país norteafricana, lo que estaría en el origen de la intervención de la República gala. 

Por otra parte, Recep Tayyip Erdogan ha acusado a Rusia (rival en el tablero de juego libio y sirio) de no cumplir los acuerdos para rebajar el conflicto en Siria, señalando que Ankara “adoptará sus propias acciones”. 
El presidente turco remarcó que no se trata de una amenaza, pero advirtió que se espera que el Gobierno ruso de un toque de atención al régimen sirio, según informó el diario turco ‘Daily Sabah’.

Las afirmaciones de Erdogan han llegado tras la acción de las fuerzas de Bachar al-Asad de toma de la ciudad de Maaret al-Numan, bastión rebelde en Idlib.