PUBLICIDAD

Iberdrola

Macron visita a Biden en la Casa Blanca para reforzar el apoyo a Ucrania

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, realizó su primera visita a Washington desde la llegada de Joe Biden a la presidencia, con el fin de dialogar sobre la estrategia a seguir en apoyo al país ucraniano
Macron-Biden

PHOTO/TWITTER/@EmmanuelMacron  -   Joe Biden, presidente de los Estados Unidos y Emmanuel Macron presidente de la República

Los presidentes de los Estados Unidos, Joe Biden, y Francia, Emmanuel Macron, se comprometieron a mantener la estrategia común en torno de la invasión rusa a Ucrania donde suavizaron algunas diferencias acerca de algunas políticas encaradas por Washington, durante un encuentro que ambos mantuvieron en el Despacho Oval. La visita estuvo marcada por gestos y palabras de elogio entre ambos mandatarios. Según Macron, “Estados Unidos no podía pedir un mejor socio con el que trabajar que Francia”; además, remarcó que el destino del país norteamericano y Europa es el de responder juntos ante los desafíos del mundo.

Buena parte de la conferencia final ante la prensa se la llevó la cuestión Ucrania-Rusia porque Biden se declaró por primera vez desde la invasión a Ucrania “preparado para hablar” con Vladimir Putin, siempre que su homólogo ruso “demuestre un interés en terminar la guerra”. “Estoy preparado para hablar con Putin si demuestra un interés en buscar una forma de terminar la guerra, algo que todavía no ha hecho”, afirmó Biden, pese a que hace apenas semanas la Casa Blanca anticipó que “no había intenciones” de establecer un encuentro. 

 Biden-Macron-Casa-Blanca
PHOTO/ TWITTER/@POTUS - Joe Biden, presidente de los Estados Unidos y Emmanuel Macron presidente de la República se reúnen por primera vez desde que ambos llegaran a la presidencia

Macron ha mantenido varias conversaciones con el líder del Kremlin en los últimos meses por el cual ha recibido críticas de Ucrania y otros países europeos. El presidente francés aprovechó la reunión para defender su posición y anunció que mantendría conversaciones “en los próximos días” con la esperanza de avanzar en las negociaciones para poner fin a la guerra en Ucrania. Los dos líderes se comprometieron a alinear sus preocupaciones sobre los desafíos de China al orden internacional basado en reglas, incluido el respeto por los derechos humanos y la cooperación con China en temas globales importantes como el cambio climático. 

Biden dio la bienvenida a Francia a su llegada al Jardín Sur y la calificó como “nuestro aliado más antiguo, nuestro socio incondicional en la causa de la libertad”. Los dos mandatarios celebraron su alianza nacional contra el presidente ruso Vladimir Putin y como defensores de la democracia. “Francia y Estados Unidos se enfrentaron valientemente a las ambiciones de conquista de Vladimir Putin” y “defendieron los valores democráticos y los derechos humanos universales que sustentan a ambos países”, dijo Biden. El presidente norteamericano dejó caer que pese a haber diferencias en la visión del conflicto están de acuerdo en “casi todo”. 

Macron, quien tras su nombramiento en 2017 realizó su segunda visita a la Casa Blanca – primera desde que llegó Biden –, dijo que las dos naciones tenían la responsabilidad compartida de proteger las democracias en ambos lados del océano y enfrentar juntas las consecuencias directas e indirectas de la guerra en Ucrania. El jefe del Estado galo citó las preocupaciones de Francia y Europa sobre los subsidios en la Ley de Reducción de la Inflación (IRA) de Biden, un proyecto de ley de 430.000 millones de dólares que ofrece subsidios masivos para productos fabricados en Estados Unidos y tiene como objetivo abordar la crisis climática. 

Los líderes europeos dicen que el paquete legislativo firmado por Biden en agosto es injusto para las empresas no estadounidenses y sería un duro golpe para sus economías mientras Europa lidia con las consecuencias de la invasión rusa de Ucrania en febrero. Macron dijo que la ley era “súper agresiva” hacia las empresas europeas. Alemania le apoya, aunque con matices, porque el canciller Olaf Scholz no quiere enfadar a Estados Unidos en un momento en el que Washington ha contribuido con aproximadamente dos tercios de toda la ayuda económica y militar que ha recibido Ucrania para hacer frente a la invasión rusa. 

 emmanuel-macron-francia
AFP/PHILIPPE WOJAZER  -   Presidente de Francia Emmanuel Macron

Macron le dijo a la comunidad francesa en Washington que el costo de la guerra en Ucrania era mucho más alto en Europa que en Estados Unidos y que, por tanto, el Viejo Continente corría el riesgo de quedarse atrás si los subsidios desviaban nuevas inversiones. Esto podría “fragmentar a Occidente”, dijo. Los ministros de la OTAN se reunieron en Bucarest y prometieron más ayuda a Ucrania para ayudar contra los ataques de Rusia. Otro motivo de discusión fue cuando, en septiembre de 2021, Estados Unidos anunció una nueva alianza, AUKUS, con Australia y Reino Unido, lo que enfureció a Francia, mantenida al margen en una región clave del mundo. 

Biden no retrocedió sobre el fondo de la decisión, pero reconoció una “torpeza” en ese paso, a lo que Macron señaló que el riesgo es que “Estados Unidos mire primero a Estados Unidos, y que Europa y Francia se conviertan en una especie de variable de ajuste”. En tono contemporizador, Biden afirmó que no se disculpaba por esa ley, pero que podía sin embargo arreglar los “defectos” del faraónico plan de inversión en energía verde, especialmente en coches eléctricos. 

En todo caso, si coordinar la cena de Estado llevó seis meses, nadie sabe lo que puede tardar la negociación en materia de energía renovable y microprocesadores, máxime cuando las dos leyes que tanto molestan a Macron ya están aprobadas y, por tanto, lo único que se puede hacer es estirar lo más posible los márgenes de aplicación de lo que está previsto en ellas.

 

Coordinador de América: José Antonio Sierra.