Maduro acusa a Colombia de buscar conflicto en frontera para desviar atención

Las protestas sociales contra el Gobierno colombiano entraron el viernes en su noveno día, aunque con menos intensidad que los anteriores
Atalayar_Maduro_Colombia

 -  

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, acusó nuevamente al Gobierno de Colombia de preparar un "conflicto armado" en la extensa frontera que ambos países comparten, esta vez, para "desviar" la atención de las protestas contra las medidas del presidente colombiano, Iván Duque.

"Tengo información de primer orden de que se pretende un conjunto de provocaciones para un conflicto armado, para un escarceo armado en la frontera colombo-venezolana, para desviar la atención de la rebelión popular de los colombianos y colombianas contra Iván Duque", dijo en un acto con trabajadores ferroviarios en Caracas.

"Lo denuncio y le digo a la Fuerza Armada como comandante en jefe: preparaos para defender la soberanía y el derecho a la paz de Venezuela", continuó, mientras aseguró que en el plan también participa el "Comando Sur" de Estados Unidos.

El Ejecutivo de Maduro acusa constantemente a Colombia y a Estados Unidos de preparar planes contra Venezuela para derribar su Gobierno.

Hasta hace dos meses, cuando realizó una denuncia similar, el jefe de Estado había ordenado el despliegue de tropas en las zonas fronterizas entre Colombia y Venezuela, así como la puesta en marcha de un sistema de misiles.

Como parte de su plan para hacer frente al "conflicto armado" que, según dijo Maduro en septiembre, armaba Duque para ese momento, también declaró una "alerta naranja" que se mantenía en octubre, pero de la que no se conocieron más detalles durante noviembre.

En el acto del viernes, el mandatario indicó, ante su nueva denuncia, que la Fuerza Armada "debe ser puesta en situación de alerta" y de vigilancia.

Además, aprovechó el acto para ordenar al ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, y a la milicia, entregar 13.000 fusiles "que se han seleccionado para la clase obrera de Guayana (estado Bolívar) y los cuerpos combatientes de manera inmediata".

"Mientras más preparados estemos, mientras más armados estemos para defender la patria del imperialismo norteamericano y de la oligarquía colombiana, garantizaremos en Venezuela la paz, la producción y el progreso de toda nuestra amada patria venezolana", añadió.

Siguen las protestas en Colombia

Las protestas contra la política económica y social del Gobierno colombiano recibieron este viernes en Bogotá el apoyo de un grupo de indígenas que clamaron por el cese de la violencia en la novena jornada de manifestaciones, la más pacífica y menos concurrida.
Más de un centenar de indígenas recorrieron la ciudad en una chiva, autobús típico de las zonas rurales de Colombia, en el que incluso se subieron al techo y alzaron la bandera roja y verde del Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), la organización con mayor representación hoy.

En medio de la algarabía, el grupo llegó a la Universidad Nacional donde fue recibido con aplausos por los estudiantes que resistieron el torrencial aguacero y con quienes caminaron con sus bastones de mando hasta el lugar donde fue herido el sábado pasado por la Policía el joven Dilan Cruz, que dos días después se convirtió en la primera víctima mortal de la violencia policial.

La consejera de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), Aida Quilcué, aseguró que se suman a las protestas porque persisten las violaciones a los derechos humanos y la violencia contra los pueblos aborígenes, especialmente en el convulso departamento del Cauca.

"La minga indígena siempre ha estado en asamblea permanente, en movilizaciones permanentes a raíz de la sistemática violación de derechos humanos que se está viviendo en el Cauca y en las distintas regiones del país", explicó Quilcué.

Ese departamento está inmerso en una espiral de violencia generada por las disputas territoriales de distintos grupos al margen de la ley como disidencias de las FARC, la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y cárteles mexicanos del narcotráfico.

Por ello, la portavoz indígena aseguró que los representantes de las comunidades participarán de las actividades que programen los promotores de las protestas, especialmente lo que tenga que ver con los estudiantes de las universidades públicas.
Según Quilcué, los indígenas no están de acuerdo con los sectores que plantean la salida del presidente Duque, aunque instó al Gobierno a cumplir los acuerdos firmados con distintos sectores e implementar el acuerdo de paz con las FARC firmado hace tres años.