PUBLICIDAD

Iberdrola

Maduro suspende los contactos con la oposición tras la extradición a Estados Unidos del empresario colombiano Alex Saab

La Justicia estadounidense juzgará al presunto testaferro del chavismo por un caso de blanqueo de capitales mientras Maduro exige su incorporación a la mesa de negociación de México
Nicolás Maduro

REUTERS/MANAURE QUINTERO  -   El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, habla durante una conferencia de prensa en el Palacio de Miraflores en Caracas, Venezuela

El tímido acercamiento entre el chavismo y la oposición queda suspendido. Nicolás Maduro canceló el sábado la participación del Gobierno venezolano en la mesa negociación de Ciudad de México en forma de represalia tras la extradición a Estados Unidos del empresario Alex Saab, presunto testaferro del chavismo. Así lo anunció el presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Jorge Rodríguez, al frente de la delegación que negocia con los líderes opositores en la capital azteca.

Nacido en Barranquilla y de origen libanés, Saab ha estado bajo la vigilancia de Estados Unidos durante años por delitos de blanqueo de capitales, enriquecimiento ilícito y estafa, entre otros. El Departamento de Estado le incluyó junto con sus socios y familiares en una trama de delincuencia organizada en 2019, y se han abierto investigaciones judiciales en al menos tres países contra su persona.

Saab está acusado, además, de pertenecer al organigrama del régimen chavista, donde ejercía como emisario oficial y sostenía presuntamente un tejido de sociedades fantasma que servían a Caracas para sortear las sanciones impuestas bajo la Administración Trump. A través de estas empresas, el chavismo hacía negocios en la sombra sin el conocimiento de la comunidad internacional, en sectores como el energético o alimentario, según han revelado varias investigaciones del digital Armando.info.

El empresario fue finalmente detenido en junio de 2020, cuando su avión hizo escala en el archipiélago volcánico de Cabo Verde para repostar. Viajaba hacia Irán, un país con el que Venezuela ha desarrollado fuertes vínculos desde la imposición del régimen de sanciones de Washington, que hostiga a ambas economías. Aunque no llegaría a su destino, pues las autoridades le detendrían con motivo de una petición expedida por Estados Unidos y cursada a través de la Interpol durante los siguientes 16 meses, período en que ha aguardado su extradición.

Juan Guaidó
REUTERS/MANAURE QUINTERO  -  El autodenominado presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó

La decisión de la Justicia caboverdiana ha provocado un golpe de efecto al futuro de Venezuela. El país latinoamericano, fracturado, vive instalado en lo que muchos califican como la peor crisis de su historia, caracterizada por la hiperinflación, los altos niveles de pobreza y, sobre todo, por las ejecuciones extrajudiciales, la represión y los homicidios ilegales cometidos por las Fuerzas de Seguridad.

El golpe constitucional de Maduro en 2018 separó de forma irrevocable al Gobierno con la oposición, y dio alas a la figura de Juan Guaidó, expresidente de la Asamblea Nacional venezolana, quien se arrogó el poder para autodenominarse presidente encargado de Venezuela, siendo reconocido por más de 50 países. Una división institucional que se ha mantenido hasta la fecha y que, hasta ahora, ambas partes trataban de recomponer.

El pasado 1 de septiembre, las principales formaciones políticas ajenas al chavismo se conchabaron para poner fin al boicot generalizado contra los procesos electorales organizados por el presidente Nicolás Maduro, abriendo una vía de diálogo con el oficialismo en Ciudad de México y moderado por Noruega. Sin embargo, un mes y tres rondas de conversaciones después, apenas se han producido avances significativos.

La fecha para el cuarto encuentro no quedó definida, dificultando de esta forma la participación en las próximas elecciones municipales y regionales, previstas para el próximo 21 de noviembre. Menos aún después del desencuentro entre el chavismo y la delegación noruega originado por las declaraciones emitidas por la primera ministra nórdica, Erna Solberg, durante su alocución en la Asamblea General de la ONU, donde habló acerca de las violaciones de los Derechos Humanos en Venezuela.

Memorando Venezuela
AFP/ CLAUDIO CRUZ  -  El presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, Jorge Rodríguez, el canciller mexicano Marcelo Ebrard, el director del Centro Noruego para la Resolución de Conflictos NOREF, Dag Nylander y el jefe de la delegación de la oposición venezolana, Gerardo Blyde Pérez

El chavismo pretendía incorporar al empresario Alex Saab a la delegación oficialista que negocia con las fuerzas opositoras. Sin embargo, el empresario no viajará a Ciudad de México, sino a Florida; y no se sentará en la mesa de negociación, sino en el banquillo del Tribunal del Distrito sur del Estado sureño de Estados Unidos, donde será juzgado por su presunta implicación en un caso de blanqueo de capitales vinculado al Gobierno de Venezuela.

“Los venezolanos que hemos visto la justicia secuestrada por años respaldamos y celebramos el sistema de justicia de los países democráticos como Cabo Verde, nación que reconocemos por su independencia y firmeza en medio de tantas presiones”, trasladó Juan Guaidó a través de su cuenta de Twitter. Por su parte, el chavismo emitió un comunicado en que valoraba la extradición como un “secuestro diplomático” y donde denunció las supuestas torturas ejercidas contra Saab, un testimonio difundido por su familia.

La defensa del empresario, dirigida por el abogado español Baltasar Garzón, aseguró que la acción se llevó a cabo “sin que se hubiera dado una notificación previa a ningún miembro del equipo de defensa, que tampoco contaba con la documentación o resolución relevante al respecto”. La plantilla legal de Saab alegó una trasgresión ‘ne bis in idem’, por el cual alguien no puede ser juzgado en más de una ocasión por el mismo delito, pues la Fiscalía de Ginebra no halló pruebas que respaldasen las acusaciones de blanqueo de capitales.

Ruptura

La decisión de Nicolás Maduro de suspender toda participación en las conversaciones pone de relieve la importancia del empresario colombiano en el organigrama chavista. El heredero de Hugo Chávez y la cúpula de su Gobierno pretenden evitar a toda costa que la Justicia estadounidense conozca de cerca las interioridades del régimen, su estrategia para sobrevivir ante las sanciones y el recorrido del dinero público venezolano.

Memorando Venezuela
AFP/ CLAUDIO CRUZ  -  El presidente de la Asamblea Nacional y jefe de la delegación chavista en México, Jorge Rodríguez 

La vicepresidenta de Venezuela, Delcy Rodríguez, ha defendido la inocencia de Saab y ha asegurado que es perseguido por “haber servido a nuestro país frente al inmoral bloqueo imperial”. Una postura que han compartido por unanimidad todos los integrantes del Ejecutivo, quienes, además, han cargado contra el golpe político al chavismo con la detención de un miembro de la delegación negociadora con la oposición.

El presidente de la Asamblea Nacional y jefe de la delegación chavista en México, Jorge Rodríguez, aseguró que el régimen utilizará “todos los medios disponibles a su alcance” para hacer justicia con Alex Saab y señaló al Gobierno de Iván Duque, a Estados Unidos y, en última instancia, a los “sectores irracionales de la ultraderecha venezolana”, en referencia a los líderes opositores Juan Guaidó y Leopoldo López, de haber provocado el fin de las conversaciones.

Los movimientos recientes han empujado a las fuerzas opositoras, perseguidas por el Gobierno de Maduro, a replantear su hoja de ruta en las negociaciones de Ciudad de México. Los candidatos han reconocido con anterioridad la probabilidad de que los próximos comicios de noviembre sean amañados de nuevo en su contra, a pesar de renunciar al boicot, sin embargo, la ruptura frontal del chavismo ha hecho dudar a los líderes de la oposición si tratar de mantener la mesa de diálogo es positivo.

La decisión de abrir una vía de contacto con el régimen venezolano irritó a algunas figuras opositoras, que consideraron el acercamiento como una carta de legitimidad a Maduro. La estrategia de los últimos años no ha sido eficaz y apenas ha desestabilizado lo suficiente al chavismo, ésa fue la justificación para probar nuevas opciones. Más aún cuando la figura de Guaidó comenzaba a estancarse. Venezuela tendrá que seguir esperando.

Coordinador de América Latina: José Antonio Sierra.