PUBLICIDAD

Iberdrola

Mali: aviones y helicópteros de ataque, los nuevos obsequios de Rusia a la junta militar

Una ceremonia presidida por el jefe del Gobierno de transición aplaude la colaboración de Mali con Rusia
junta militar mali assimi goita armamento rusia

PHOTO/ARCHIVO  -  

Una ceremonia organizada en el aeropuerto internacional Modibo Keïta de Bamako celebró la recepción por parte de las Fuerzas Armadas de Mali (FaMa) de un nuevo lote de medios aéreos. La mayor parte de los aparatos se atribuyen a Rusia, que mantiene una política de penetración en la región que cobra excelentes frutos en Mali.

La junta militar que gobierna Mali desde el último golpe de Estado de 2021 fortalece su relación con Rusia progresivamente, mientras las fuerzas francesas abandonan el país y su diplomacia pierde pie en África. Tras la colaboración con el grupo mercenario Wagner, los nuevos envías de armas rusas refuerzan esta narrativa en Mali.

Sadio Camara, ministro maliense de Defensa, tomó la palabra durante el acto para aplaudir la relación del Gobierno maliense con la Federación Rusa, que calificó de relación “ganador-ganador”. Estas nuevas entregas de armamento “fortalecen las capacidades de ataque de nuestras fuerzas armadas”, prosiguió el ministro de Defensa.

 Mali se ve envuelto en una turbulenta espiral de violencia desde que los grupos extremistas armados se multiplicaron en el norte del país, alentados por la inestabilidad en la vecina Argelia y la mala gobernanza en Mali. Una intervención militar in extremis de Francia junto con una coalición africana atajó la amenaza con la operación Serval en 2014, pero su predecesora, la operación Barkhane no fue capaz de mantener la paz en el país.

En esta lucha con el terrorismo islamista, que saca fuerzas de la pobreza y la falta de control estatal en un país de 1.240.192 km de superficie mayormente desértica, el Gobierno de transición pasó de contar con Francia a progresivamente acercarse a Rusia para sus necesidades en materia de seguridad. Rusia ha explotado la creciente impopularidad de la antigua potencia colonial francesa para penetrar estratégicamente en un Sahel clave para la seguridad del norte de África y de Europa, abriendo brecha en el flanco sur a través de su filial Wagner.

Aviones y helicópteros de ataque

El comunicado hecho público por el mando de las FaMa ofrece algunos detalles acerca del material recibido, que junto con las fotografías del acto de presentación se puede enumerar en al menos 5 aviones de entrenamiento y de ataque L-39 Albatros, de fabricación checa; 4 aviones de ataques a tierra S-25; al menos 2 helicópteros de ataque M-35P -exportación- y 4 helicópteros de transporte Mi-8m -exportación- y varios radares. Además, el comunicado menciona un avión de transporte C-295, que no es procedencia rusa, sino europea y que Mali encargó en 2020. Las autoridades debieron decidir mostrarlo al público junto con las demás últimas adquisiciones.

Las capacidades de ataque contra superficie de las FaMA crecen con estos nuevos recursos. El material recibido en este lote puede ser de gran uso para atacar posiciones en tierra, por tanto, en operaciones en interior contra los grupos insurgentes, la principal necesidad de Mali por lo que se sabe hasta ahora. Se suman a los aviones A-29 Super Tucano, de la brasileña Embraer, que Mali recibió en 2019.

Ninguno de los sistemas de armas obtenidos por las FaMa estaría orientado a la superioridad aérea, ya que los grupos rivales al Gobierno no disponen de medios aéreos. Es otra de las razones por las que se ven envejecer a los MIG-21 de las FaMA en un recinto anexo al aeropuerto militar de Bamako, tal y como se puede observar a través de imágenes satelitales de Google y como desvela el blog Flanco Sur de Jesús Manuel Pérez Triana. Mali adquirió los primeros de estos aviones de fabricación soviética en 1973 y fue progresivamente actualizando el arsenal. Pero en 2012 abandonó los esfuerzos por mantener su flota de MIG-21, y desde entonces se les presume no operativos.

La última entrega de los L-39 Albatros, Su-25 y de los helicópteros no es la primera en la historia reciente por parte de Rusia. Ya antes del golpe de Estado de Assimi Goïta en 2021, el Gobierno de Ibrahim Boubacar Keïta recibió un lote de helicópteros pocos días antes del Golpe de Estado, precisamente cuando los militares que llevaron a cabo el golpe recibían formación en Moscú, el ministro de Defensa Sadio Camara y Assimi Goïta entre ellos.

operativos de wagner en mali helicoptero sahel
PHOTO/ARCHIVO - 

Instructores rusos refuerzan la presencia en Mali

Con la llegada de nuevos aparatos de vuelo a Mali surge la duda de quién operará dichos sistemas. La formación de los pilotos debe correr a cargo de alguien, además de ser un proceso largo y costoso para las FaMa. Aunque no ha sido especificado, se deduce que la formación de los pilotos malienses correrá a cargo de Rusia, directa o indirectamente. El embajador ruso fue el único delegado diplomático al que se hace mención en el comunicado del acto, pero se ha confirmado si miembros de las fuerzas armadas rusas darán la formación o si bien lo harán contratistas cercanos al Kremlin. En el caso de ser uniformados rusos, afianzarían aún más el pie de Moscú en Mali.

Hay razones de sospechar que Mali dependerá a corto y medio plazo de Rusia para operar estos aparatos. En abril de 2022, tras un incidente en el que un MI-35 maliense disparó 6 cohetes cerca de una posición ocupada por tropas británicas de la misión de paz de Naciones Unidas, un informe diplomático francés, citado por AFP, apuntó a que el MI-35 de las FaMa era pilotado por un nacional ruso, acompañado por un maliense a los segundos mandos.