PUBLICIDAD

Iberdrola

Manchester City-Real Madrid, grandísimo espectáculo, ¿y si todos los partidos fueran así?

Siete goles y pudieron ser muchos más; hacía muchos años que una semifinal de Champions no era tan atractiva para los espectadores
El delantero francés del Real Madrid Karim Benzema tras marcar un penalti y el tercer gol de su equipo durante el partido de fútbol de ida de las semifinales de la UEFA Champions League entre el Manchester City y el Real Madrid, en el Etihad Stadium, en Manchester, el 26 de abril de 2022

AFP/PAUL ELLIS  -   El delantero francés del Real Madrid Karim Benzema tras marcar un penalti y el tercer gol de su equipo durante el partido de fútbol de ida de las semifinales de la UEFA Champions League entre el Manchester City y el Real Madrid, en el Etihad Stadium, en Manchester, el 26 de abril de 2022

Cuatro goles a tres fue el resultado final a favor del Manchester City de Pep Guardiola.

El Real Madrid realizó un muy mal partido con ráfagas de buen juego por momentos. Volvió a aparecer Karim Benzema para mantenerle en la eliminatoria, para salvar a su equipo. También esa fe, o ADN como dicen algunos, del Real Madrid.

Fue un espectáculo de fútbol total, sin interrupciones, sin polémica, sin especulación y con un derroche físico generoso.

Los aficionados del Manchester City disfrutaron del gran juego de su equipo, que rozó la perfección, pero le faltó culminar las numerosas ocasiones de gol que generaron. Pero también sufrieron cada vez que Karim Benzema o Vinicius cogían el balón o simplemente anotaban goles sacados de la nada.

El centrocampista belga del Manchester City, Kevin De Bruyne, celebra tras marcar un gol durante el partido de fútbol de ida de las semifinales de la UEFA Champions League entre el Manchester City y el Real Madrid, en el Etihad Stadium, en Manchester, el 26 de abril de 2022
AFP/PAUL ELLIS - El centrocampista belga del Manchester City, Kevin De Bruyne, celebra tras marcar un gol durante el partido de fútbol de ida de las semifinales de la UEFA Champions League entre el Manchester City y el Real Madrid, en el Etihad Stadium, en Manchester, el 26 de abril de 2022

Los aficionados del Real Madrid sufrieron de lo lindo al principio del partido viendo cómo su equipo era superado ampliamente por los de Guardiola. Y no solo eso, si no que esta superioridad se traducía en goles, dos en diez minutos.

Y pasó algo poco frecuente en fútbol. Primero que el City en lugar de replegarse atrás y mantener su magnífico resultado de dos a cero y salir a la contra incluso para aumentarlo, pero sin arriesgar en absoluto, siguió atacando para rematar a un Real Madrid muy flojo en defensa al que tenían superado. Seguir en la intensidad, en la presión para anotar más y más goles. También es cierto que el equipo de Guardiola no sabe jugar nada más que al ataque.

Y, segundo, que el equipo sometido en lugar de aguantar el chaparrón y cerrarse más atrás para no encajar más goles saliera de su guarida con rebeldía y amor propio. También es cierto que esto con Karim Benzema, Luka Modric y Vinicius era predecible. Sobre todo, este año, donde ya se le había dado por muerto en dos ocasiones a los de Ancelotti y se levantaron con un vigor extraordinario.

El entrenador italiano del Real Madrid, Carlo Ancelotti, durante el partido de fútbol de ida de las semifinales de la Liga de Campeones de la UEFA entre el Manchester City y el Real Madrid, en el Etihad Stadium, en Manchester, el 26 de abril de 2022
AFP/OLI SCARFF - El entrenador italiano del Real Madrid, Carlo Ancelotti, durante el partido de fútbol de ida de las semifinales de la Liga de Campeones de la UEFA entre el Manchester City y el Real Madrid, en el Etihad Stadium, en Manchester, el 26 de abril de 2022

El espectáculo esta vez estuvo en que el Real Madrid se levantó hasta en tres ocasiones y que el City lo siguió intentando hasta el pitido final.

Otra cosa poco frecuente fue que no hubo polémica ninguna, no hubo juego trabado, ni juego sucio, no hubo pérdidas de tiempo, no hubo jugadas violentas.

Fueron noventa minutos de fútbol extraordinarios donde un equipo fue superior en juego y otro sacó su rebeldía y pundonor para no verse eliminado en este primer encuentro de la eliminatoria.

Por momentos, parecía una copia del PSG-Real Madrid de hace unos días, donde el equipo francés no concretó sus oportunidades en París, no aprovechó una buena primera parte en el Bernabéu y sucumbió a la avalancha blanca de la última media hora.

El entrenador español del Manchester City, Pep Guardiola, reacciona durante el partido de fútbol de ida de las semifinales de la Liga de Campeones de la UEFA entre el Manchester City y el Real Madrid, en el Etihad Stadium, en Manchester, el 26 de abril de 2022
AFP/OLI SCARFF - El entrenador español del Manchester City, Pep Guardiola, reacciona durante el partido de fútbol de ida de las semifinales de la Liga de Campeones de la UEFA entre el Manchester City y el Real Madrid, en el Etihad Stadium, en Manchester, el 26 de abril de 2022

Hay que darles las gracias a estos dos entrenadores por la estrategia planteada. Por no especular en ningún momento del partido.

De Guardiola lo esperábamos y Ancelotti planteó una delantera con tres jugadores a pesar de no contar con Casemiro corriendo un gran riesgo.

De Bruyne, Mahrez y Foden desarbolaban continuamente a los madridistas que estaban en inferioridad en el centro del campo. Un centro del campo madridista que echó en falta a Casemiro. El Real Madrid no era capaz de conectar con Vinicius, Benzema y Rodrygo por la presión asfixiante de los de Guardiola orientada inteligentemente hacia la banda de un Mendy que se vio superado en todo momento por el nivel de un partido en el que él claramente era el jugador de menos calidad de los 22.

Es incomprensible que este jugador esté en un Real Madrid semifinalista de Champions. Si a esto sumamos los incomprensibles fallos de un Militao desconocido y de un Alaba claramente lesionado, pudo ser una debacle importante. Solo Carvajal estuvo a un nivel alto, menos mal que el lateral madridista ha recuperado su mejor nivel. Nacho como siempre cumplió.

La apuesta ofensiva de Ancelotti tampoco ayudó a la defensa blanca que lo pasó realmente mal.

Riyad Mahrez del Manchester City
REUTERS/JASON CAIRNDUFF - Riyad Mahrez del Manchester City 

Modric sí estuvo a la altura, dejando detalles de calidad de un supercrack y Valverde demostró que puede ser titular en este equipo sin duda. Toni Kroos es el que bajó mucho el nivel. Sin Casemiro se agotó enseguida y lo más lógico y lo que pensaban todos los madridistas era que Camavinga ingresara en el campo por el alemán y no por el croata.

Arriba Vinicius y Rodrygo no fueron capaces de ayudar al centro del campo para mantener el balón. No les llegaba el balón, pero hay que buscarlo y ofrecerse. A Benzema le tenían extraordinariamente tapado.

Aun así, Rodrygo se vació, Vinicius anotó un soberbio gol y qué vamos a decir de un Benzema que marca claramente las diferencias. Nadie duda que el francés es actualmente el mejor jugador del mundo.

El City un super equipo. Donde todos trabajan a destajo y donde sobresale la calidad de un Kevin De Bruyne que actualmente es el único junto a Kylian Mbappé que puede hacer sombra a Karim Benzema para ser el mejor.

El delantero brasileño del Real Madrid Vinicius Junior controla el balón durante el partido de fútbol de ida de las semifinales de la UEFA Champions League entre el Manchester City y el Real Madrid, en el Etihad Stadium, en Manchester, el 26 de abril de 2022
AFP/PAUL ELLIS - El delantero brasileño del Real Madrid Vinicius Junior controla el balón durante el partido de fútbol de ida de las semifinales de la UEFA Champions League entre el Manchester City y el Real Madrid, en el Etihad Stadium, en Manchester, el 26 de abril de 2022

También Mahrez realizó un gran encuentro al igual que Gabriel Jesús, una pesadilla constante para Alaba y Militao. Mahrez lo tuvo fácil en la banda de Mendy. Bernardo Silva anotó un gran gol al quedarse parados los defensas blancos por una falta de Toni Kroos donde evidenció su agotamiento y que el árbitro dejó seguir con buen criterio. Y es que el árbitro en Europa no es protagonista como en la Liga española y tiene claro cuándo las manos hay que pitarlas como la de Laporte.

En defensa el City no estuvo bien. El Madrid aprovechó una debilidad del equipo inglés, en este caso en forma de lesión de Stones, al poner un parche, sobre otro parche, Fernandinho de lateral, porque no tenía otro para que Vinicius tras hacer túnel se recorriera todo el campo inglés y anotara un gol perfecto en su ejecución. 

En resumen: un espectáculo futbolístico que recordaremos durante mucho tiempo. Donde los mejores para los espectadores fueron los dos entrenadores, Pep Guardiola y Carlo Ancelotti que plantearon un partido abierto que hizo que los jugadores demostraran su calidad y a veces sus defectos.

Un homenaje al fair play, al espectáculo y al buen arbitraje.

Y queda la vuelta el miércoles 4 de mayo en el Bernabéu con su previa animando a los jugadores a su llegada al estadio a las 19:00 horas y el partido a las 21:00 horas donde me temo que Pep volverá a plantear un partido al ataque y donde el Madrid no le queda otra que atacar para ganar la eliminatoria. Necesita un gol para empatar y dos para llegar a la final.

Si todos los partidos fueran así, no sabríamos hasta dónde llegaría la pasión que levanta este deporte.

Contenido relacionado