PUBLICIDAD

Marruecos

Marruecos acerca posturas con el Grupo de Visegrado

El ministro de Exteriores marroquí asegura que buscan una “asociación real” bilateral con los cuatro países que forman Visegrado
nasser-bourita-ministro-exteriores-marruecos

 -  

El contexto de inestabilidad en el norte de África obliga a Marruecos a buscar aliados en los que apoyarse para hacer frente a los desafíos que se presentan. La no designación de un nuevo embajador para España no hace sino aumentar el distanciamiento con Madrid, y la ruptura con Argelia avivó una carrera armamentística que no se detiene. Por eso, el país presidido por Aziz Akhanouch busca en el Grupo de Visegrado (formado por Hungría, Polonia, República Checa y Eslovaquia) un fuerte aliado en diversas materias, destacando los lazos económicos para poder hacer frente a las consecuencias que ha dejado y sigue dejando la pandemia de la COVID-19.

Nasser Bourita, ministro de Asuntos Exteriores, Cooperación Africana y Marroquíes residentes en el extranjero, mantuvo un encuentro con su homólogo húngaro, Péter Szijjártó, en el que aseguró que “a través de nuestras relaciones bilaterales con los cuatro países de Visegrado (también conocido como V4), sabemos que tenemos una base sólida de confianza que nos ofrece la posibilidad de llevar nuestra relación a un nivel superior”. Desde Rabat hablan de una relación V4 + Marruecos ya que consideran muy importantes  “las oportunidades que tenemos a nuestra disposición, en particular en términos de desarrollo económico”.víktor-orban-hungría

Por su parte, el ministro de Hungría recordaba que “durante los últimos cinco años, los dos países han firmado más acuerdos que en décadas anteriores”. Las relaciones de los cuatro países centroeuropeos con la Unión Europea, sobre todo por parte de Polonia y Hungría, ha provocado la búsqueda de nuevos aliados, encontrando necesidades y agendas similares a las del reino alauí. Marruecos es el tercer socio económico más importante del país liderado por Viktor Orbán, un factor muy importante con la llegada de la pandemia y que ahora han “decidido fortalecer” en esta reunión entre los ministros de Exteriores que ha tenido lugar en Budapest.

ministro-nasser-bourita
PHOTO/REUTERS  -   El ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita

En la reunión también se abordaron temas de seguridad y migración. Este último despierta mucha polémica en ambos países por motivos muy diferentes. Bourita defendía que “la migración es un fenómeno natural y muchas veces beneficioso. El problema solo surge cuando entran en juego las redes de trata de personas”. Añadía que “Si la Unión Europea siempre ha estado tranquila en su costa sur, es porque Marruecos está haciendo un trabajo enorme”, mostrando una posición firme a pesar de las disputas con España por las oleadas de migración irregular como consecuencia de los problemas diplomáticos entre ambos países.

El estudio de “los medios para contribuir juntos a la paz, la estabilidad y el desarrollo en África” es otro de los asuntos en los que quisieron profundizar debido a la inestabilidad que inunda el continente. El futuro de este es una de las grandes preocupaciones, tanto a corto como largo plazo. De aquí a los próximos años se espera un aumento de la inversión debido al crecimiento que se espera vaya a experimentar África. El propio Nasser Bourita señalaba que para dentro de 30 años se espera que la población del continente africano supere los 2 mil millones y medio de personas, por lo que “o invertimos en el continente para que sea una oportunidad para todos, o lo abandonamos para convertirlo en una carga”.