Marruecos aprueba el uso de la vacuna de Oxford/AstraZeneca

Las autoridades tienen por delante el reto de hacer llegar la vacuna a todos los lugares del país
Atalayar_AstraZeneca

REUTERS/DADO RUVIC  -   Vacuna AstraZeneca

Marruecos aprobó el uso de emergencia de la vacuna Oxford/Astrazeneca durante 12 meses en el contexto de su campaña de vacunación masiva que beneficiará a más del 80% de la población, según el Ministerio de Sanidad.

El Gobierno marroquí da luz verde después de que la vacuna fuera aprobada en Reino Unido, India y Argentina. En total, Marruecos ha comprado 66 millones de dosis de vacunas a AstraZeneca y a la farmacéutica china Sinopharm. Por lo tanto, estas serán las dos empresas que satisfagan la demanda de vacunas del país norteafricano.

Según el Gobierno, los preparativos para iniciar su campaña de vacunación están en una fase “muy avanzada”. El plan prevé vacunar a todas las personas mayores de 18 años comenzando por los profesionales sanitarios, las fuerzas de seguridad, el personal del ámbito educativo, personas de riesgo y mayores de 65 años. A continuación, procederán a vacunar a la población adulta, aunque de forma voluntaria. Esperan vacunar a la mayor parte de la población de más de 18 años en un plazo de tres meses.

La campaña de vacunación por lo tanto será progresiva y, además, será gratuita. El Ministerio de Sanidad sitúa el total de contagiados en 425.864 y el de fallecidos en 7.130. Unas 388.728 personas se habrían recuperado del virus.

Investigación a clínicas privadas

Las cifras, sin embargo, no son del todo precisas y el Ministerio de Sanidad ha recibido críticas por ello. El desajuste en los datos de los centros públicos y los centros privados sería la causa y es que, al parecer, los centros privados no estarían reportando con rigurosidad los datos y los registros al sector público. 

Atalayar_MarruecosCoronavirus
AFP/FADEL SENNA - Una mujer se encuentra detrás de su puerta en una calle cerrada el 8 de junio de 2020 

Precisamente, el Gobierno marroquí no dejó trabajar a los laboratorios privados en pruebas y test para detectar el virus hasta que la pandemia ya estaba avanzada. En septiembre tan solo 12 laboratorios privados podían realizar test por la inexistencia del número de test necesarios, pero también para evitar el desfase que se ha terminado produciendo con las cifras de la sanidad privada.

Otro de los motivos por los que despertaba recelos el hecho de permitir a las clínicas privadas la gestión de asuntos relacionados con la pandemia es la corrupción que podría generar. El 24 de noviembre, la Agencia Nacional de Seguros de Salud (ANAM) decidió sancionar a varias clínicas privadas que sobrefacturaron a pacientes infectados, obligándolas a devolver la cuantía del sobrecoste a los pacientes. Las autoridades incluso contemplan el cierre de las clínicas que incumplan la ley.

Medidas de control

El 12 de marzo Marruecos anunció el cierre de todas sus fronteras y al día siguiente suspendió las conexiones marítimas y aéreas con España. A los pocos días cerró la frontera terrestre con Melilla y Ceuta, dejando a miles de marroquíes fuera de su territorio alejados de sus familias con las que no pudieron reencontrarse hasta meses después.

El uso de mascarilla obligatoria, el confinamiento domiciliario y el perimetral por barrios fueron otras de las medidas aprobadas por el Gobierno marroquí para hacer frente a la crisis sanitaria.

Hace pocas semanas también se decretó el toque de queda desde las nueve de la noche a las seis de la mañana, y además se han cerrados locales de restauración en las principales ciudades del país.

Para tener un mejor control de la gente que salía de su perímetro, las autoridades lanzaron una app para uso de la Policía en la que al insertar el DNI de un ciudadano pueden ver su lugar de residencia y las zonas donde tiene restringida la movilidad.

Con el objetivo de tener un registro de contagios, lanzaron otra aplicación para que los ciudadanos señalizaran la fecha diagnosticada del positivo y la fecha en la que volvían a ser negativos. Las personas con las que han estado en contacto también quedan registradas.

Los 169 millones entregados por la Unión Europea a Marruecos, también serán de ayuda al país alauí para combatir no solo la crisis sanitaria sino también la económica.