Marruecos apunta a convertirse en el centro de las comunicaciones entre África occidental, Europa y Oriente Medio

Los ambiciosos planes de infraestructuras puestos en marcha por Mohammed VI ayudarán al país a afianzar su posición geopolítica como puerta de entrada al continente
El rey Mohamed VI de Marruecos llega a la inauguración de la estación de tren de Agdal de la capital (Rabat) para la nueva línea LGV (tren de alta velocidad) el 17 de noviembre de 2018

AFP/FADEL SENNA  -   El rey Mohammed VI de Marruecos llega a la inauguración de la estación de tren de Agdal de la capital (Rabat) para la nueva línea LGV (tren de alta velocidad) el 17 de noviembre de 2018

La ampliación de la capacidad de los puertos marroquíes, la construcción de la primera línea ferroviaria de alta velocidad de África y las numerosas infraestructuras puestas en marcha por Mohammed VI han transformado por completo a Marruecos. La nación está a paso de convertirse en el centro de las comunicaciones entre África occidental, Europa y Oriente Medio, según un documento académico elaborado por Michaël Tanchum, profesor de relaciones internacionales en la Universidad de Navarra, y publicado este miércoles en la página web del think tank Austrian Institute for European and Security Policy. 

Aunque siempre se ha considerado a Marruecos como la puerta de entrada en África, el país está llamado a reforzar ese papel como consecuencia del acortamiento de las cadenas globales de valor que se producirá en los próximo meses debido a la pandemia. El propio país se ha convertido en el escenario de competencia mundial entre China, Rusia y las monarquías del Golfo. Aunque Marruecos mantiene estrechos lazos comerciales con Francia, el país no ha conseguido aún socios europeos que se comprometan con el desarrollo de las infraestructuras en su territorio. Es posible que Pekín aproveche esto a su favor para reorientar las cadenas de valor de fabricación de Marruecos hacia la nueva iniciativa comercial que ha lanzado, la Nueva Ruta de la Seda. Este proyecto planea construcción una potente infraestructura a lo largo de toda Asia para transportar productos desde China a Europa. 

Mercancías
AFP/FADEL SENNA - Muestra un buque de carga amarrado en el complejo portuario de Tánger-Med en Ksar Sghir, cerca de la ciudad portuaria marroquí nororiental de Tánger

La ciudad más grande de Marruecos, Casablanca, ya es el principal nodo de comunicaciones en África. Aquí se ha creado la Ciudad Financiera de Casablanca para atraer a las empresas financieras internacionales y las sedes regionales de empresas multinacionales. La urbe se ha convertido en el centro financiero más importante del continente. 

Grandes inversiones

Rabat ha invertido hasta 7.000 millones de dólares en su red de aeropuertos con el objetivo de que Marruecos se convierta en el principal nexo de las rutas comerciales entre Europa, África y Oriente Medio. El proyecto más emblemático ha sido el de Tánger Med, en la costa Mediterránea del país a 40 kilómetros de Tánger. Con la apertura de sus nuevas terminales a finales de junio de 2019, Tánger Med se ha convertido en el puerto más grande del Mediterráneo, superando a Algeciras y a Valencia en capacidad de contenedores. 

Otra de las grandes inversiones del reino alauita es el complejo portuario de Nador Med Wers, en la bahía de Bentoya. El muelle de 1.520 metros está diseñado para acoger a los mayores buques portacontenedores. Esta infraestructura, con un coste de 3.200 millones de dólares, está pensada para el transporte de energía a lo largo del Mediterráneo occidental. Una vez terminado, en 2023, el puerto contará con instalaciones para buques cisterna capaces de almacenar hasta 170.000 toneladas de petróleo y productos químicos y estará conectado a las nuevas redes de transporte ferroviario de Marruecos. 

Casablanca
PHOTO/REUTERS - La estación de tren de Casa-Voyageurs para la nueva línea de LGV (tren de alta velocidad) se muestra en Casablanca, Marruecos, el 20 de noviembre de 2019

En octubre de 2019, la corporación estatal rusa de desarrollo llegó a un acuerdo con la empresa marroquí MYA Energy para construir un complejo petroquímico y una refinería de petróleo con una capacidad prevista de 200.000 barriles por día. La empresa rusa invertirá cerca de 2.300 millones de dólares en el norte de Marruecos y utilizará los enlaces ferroviarios de Nador Med West para enviar sus productos

Además, el país también está construyendo una instalación de gas natural licuado de 4.500 millones de dólares en el puerto de Jorf Lasfar, situado en la costa Atlántica de Marruecos a unos 100 kilómetros al sur de Casablanca. El proyecto incluye una terminal de importación GNL, un muelle marítimo, una red de gaseoductos y una central eléctrica de ciclo combinado con una capacidad de 2.400 MW. Rabat también ha asignado 1.000 millones para la construcción de un nuevo puerto en Dakhla, la región meridional del Sáhara Occidental, que aumentará el alcance comercial de Marruecos en esta zona e impulsará las rutas comerciales transatlánticas con América Latina. 

La importancia de los actores extranjeros

China cada vez desempeña un papel más importante en el desarrollo de las infraestructuras en Marruecos, especialmente en las regiones meridionales. Desde Tánger Med, que atraviesa la costa atlántica hasta la frontera con Mauritania, la línea Tánger-Lagouira creará un corredor de transporte comercial de alta velocidad desde las costas del Mediterráneo occidental hasta la frontera con el África occidental

La línea ferroviaria de alta velocidad Boraq se ha realizado como una inversión conjunta franco-marroquí. Francia aportó el 51% de la financiación del proyecto y Marruecos el otro 27%. El 22% restante ha sido financiado gracias a fondos de desarrollo de Emiratos, Arabia Saudí y Kuwait. Junto a Francia, los países miembros del Consejo de Cooperación del Golfo han sido los pilares de la inversión extranjera en Marruecos.

Puerto de Marruecos
PHOTO/AFP - Vista de las grúas de contenedores en la terminal I del puerto de Tánger Med, en la ciudad septentrional de Tánger, en el Estrecho de Gibraltar

La Unión Europea de los 27 sigue siendo el mayor socio comercial de Marruecos y representan el 55% del volumen total del comercio bilateral de Marruecos en 2019. Si se consideran los estados de manera individual, los cinco mayores socios comerciales en Marruecos en 2019 fueron España (18,2%), Francia (15,1%), China (6,9%), Estados Unidos (6,2%) e Italia (5,2%)

A pesar de las importantes relaciones comerciales con España e Italia, estos no han apostado de forma decidido en inversiones en Marruecos, a diferencia de Francia. Los principales socios de los galos en la financiación de inversiones son Abu Dhabi y Riad. La participación de Francia en Marruecos es reflejo de la política exterior que sigue en Oriente Medio. En Egipto y Libia, así como en Emiratos, la ausencia de socios de la UE cada vez ha dejado a Francia más aislada, ya que se enfrenta a la necesidad de hacer frente a la creciente presencia de Rusia y China. 

Rey de Marruecos
PHOTO/MAP - El Rey Mohammed VI en la presentación de  las obras de construcción de la ciudad de Agadir

En 2016, el Grupo Chint de China fue seleccionado para construir 172 MW de capacidad de generación de energía solar fotovoltaica (FV) bajo la dirección operacional de la empresa Acwa Power International de Arabia Saudita. Denominado Noor Ouarzazate IV, el proyecto consistía en tres plantas fotovoltaicas separadas para complementar las enormes instalaciones de energía solar concentrada ya construidas en las tres primeras fases de desarrollo del complejo solar Noor Ouarzazate de Marruecos, la mayor instalación de energía solar en funcionamiento del mundo.

Otro de los grandes proyectos, el Noor Ouarzazate IV, por valor de 144 millones de dólares, fue financiado por el banco estatal de desarrollo alemán KfW y la Agencia Marroquí de Energía Solar. Al igual que el puente del Rey Mohammed VI, el proyecto Noor Ouarzazate IV fue un ejemplo de una sinergia comercial constructiva entre los asociados de China, los estados árabes del Golfo, Europa y Marruecos