Marruecos aumenta masivamente su inversión pública para reactivar la economía

La intención del Gobierno marroquí es crear 250.000 puestos de trabajo directos en los próximos dos años
ministra-nadia-fattah (1)

 -  

La situación económica de Marruecos obliga al nuevo Gobierno del reino alauí a tomar medidas históricas. Las consecuencias de la pandemia de la COVID-19 ha provocado que el Ejecutivo liderado por el magnate Aziz Akhanouch apruebe una inversión pública récord de cara al año que viene. La cifra asciende hasta los 245 mil millones de dirhams – alrededor de 23 mil millones de euros –. Según la ministra de Economía y Finanzas, Nadia Fattah Al-Alawi, el aumento del gasto público es una medida “crucial para reactivar la economía”, tras el impacto que ha sufrido la realidad financiera del país marroquí.

El proyecto de ley de finanzas (PLF) muestra una importante proyección acerca del crecimiento de la economía de Marruecos en este 2021 que llegaría hasta el 5,2%. El Fondo Monetario Internacional (FMI) es incluso más optimista en este aspecto, indicando un crecimiento de la economía del 5,7% este año. Esta cifra convertiría al Reino en el país con mejores datos en la región del Magreb seguido por Argelia (3,4%) y Túnez (3%). Estos números reflejan una mejoría aún mayor si se tiene en cuenta que durante el pasado 2020 la economía de Marruecos sufrió su mayor recesión en los últimos 25 años, hundiéndose un 7% como consecuencia de la pandemia.

aziz-ajanouch-gobierno-marruecos

Reactivar la economía también pasa por aumentar los puestos de trabajo. Desde que el Gobierno de Akhanouch se hizo con el poder, dejaron claro que una de sus prioridades era el ámbito social. Por eso, el PLF tiene el objetivo de crear 250.000 puestos de trabajo de directos de aquí a los próximos dos años. “Nuestra prioridad es fortalecer el estado social en los sectores de salud, educación y empleo, y avanzar en el proyecto de generalización de la protección social”, aseguraba en rueda de prensa la ministra Fattah, quien también destacó el sector turístico cuyo impulso se hará de forma paulatina debido a las restricciones que aún mantienen con varios países.

De hecho, la llegada de la variante Delta Plus está generando serios contratiempos en muchos países por lo que Marruecos ha decidido suspender todos los vuelos con aquellos que están sufriendo de forma más severa esta variante de la COVID-19. Actualmente, el reino alauí ha interrumpido las conexiones aéreas con Países Bajos, Alemania y Reino Unido. Este último registra alrededor de 50.000 casos diarios de coronavirus por lo que desde el Ministerio de Sanidad marroquí advierten de “la necesidad de evitar una posible recaída de casos graves y críticos y muertes relacionadas con COVID-19, que se han producido en varios países europeos”.sanitarias-marruecos-hospital

Además de la amenaza que supone este aumento de los contagios en muchos Estados de Europa, Marruecos cuenta con varios frentes abiertos de gran delicadeza. El asunto del gas con España y Argelia, y la ruptura de las relaciones diplomáticas y la consecuente escalada de la tensión con este segundo, son varios los quebraderos de cabeza a los que debe hacer frente en el corto plazo el Gobierno de Rabat. La resolución no parece cercana en ninguno de estos asuntos por lo que el Ejecutivo de Aziz Ajanuch debe ponerse a trabajar cuanto antes en estas problemáticas. De momento ha empezado por impulsar un aumento del gasto público que esperan, hará posible la recuperación económica en el menor espacio de tiempo posible.