PUBLICIDAD

Iberdrola

Marruecos combate la necesidad importando más de 5 millones de toneladas de cereal

Debido a las condiciones climáticas que atraviesa el país, se han puesto en marcha una serie de medidas para evitar el impacto de las necesidades
trigo-ucrania-puertos-guerra-rusia-barco-marruecos

AFP/DANIEL MIHAILESCU  -   Imagen de barco cargado

En un contexto donde Ucrania, uno de los principales productores de trigo, se encuentra en guerra, y en una situación de emergencia climática, el Gobierno de Marruecos también ha visto cómo ha aumentado la escasez de cereal.  Es por ello por lo que Marruecos ha implementado una serie de medidas para evitar el desabastecimiento y el impacto en el mercado local. En ese sentido, el Reino ha aumentado la cantidad de proveedores de grano.

Países como Argentina y Francia serán nuevos abastecedores del país. Ambas naciones se unirán a la lista de más de 25 países a las que el reino alauí se abrió en 2021 para garantizar el suministro de necesidades nacionales. El estado de los almacenamientos de cereal en Europa y Argentina para la temporada 2022/2023 estarían asegurados, según las proyecciones del Ministerio de Agricultura, Pesca Marítima, Desarrollo Rural y Aguas y Bosques. Además, añaden que los datos de las cosechas de dichos países relativos a este nuevo curso son esperanzadores y se mantienen estables. 

A esto debemos de añadir el cereal producido dentro del país. Según datos del balance de la campaña anterior, se produjeron más de 34 millones de quintales. Entre ellos se incluyen 18,9 millones de trigo blando, 8,1 millones de trigo duro y 7 millones de cebada. Asimismo, el Gobierno concedió una prima a los cereales importados a partir de noviembre de 2021.

grano-trigo-cereales-marruecos
PHOTO/FILE - Cereal

Estos volúmenes de grano se pueden importar gracias a la gran cantidad de navieras a nivel global que dedican todos sus esfuerzos al traslado de cereal con las que el Gobierno de Marruecos colabora. Según Intercereales (grupo de exportadores franceses de cereales), “las importaciones de trigo blando serían de 4,5 a 5 millones de toneladas el próximo año debido a la sequía. Francia ya habría aportado cerca de un millón de quintales de trigo durante los meses de verano según Yann Lebeau, jefe del grupo de profesionales de la región del Magreb en Intercereales en un comunicado de prensa. Para finales de este año se espera que el país reciba un total de 2,5 millones de quintales de trigo procedentes del país galo. Gracias a esta estrategia de diversificación de las fuentes de cereales, Marruecos se ha resguardado de las fluctuaciones externas, debido a la guerra en curso entre Rusia y Ucrania, que son, respectivamente, el segundo y tercer proveedor de trigo blando del Reino, se aseguró desde el Ministerio. 

Según el Ministerio de Economía y Finanzas, la colaboración de los organismos interesados y el Gobierno del país está trabajando para atender las necesidades de consumo para cinco meses. Las tensiones en determinadas zonas del país complican la situación. El objetivo de las medidas impuestas por el Ejecutivo es la de mitigar el impacto en el poder adquisitivo de los ciudadanos debido a la subida de los precios y a la tasa de inflación. El aumento significativo de la factura de la importación en Marruecos está vinculado a productos como la cebada y el aceite de soja. El aumento de los precios aumentó con respecto al curso anterior en un 47,4%, siendo en el caso de la cebada hasta un aumento de un 820%. Alimentos como el azúcar, el té y aceites comestibles, considerados productos de primera necesidad, serían los primeros en verse afectados por las medidas, según los Reales Altos Lineamientos. También se instauraron posibles escenarios para el almacenamiento de reservas de alimentos básicos, como los mencionados anteriormente y se habló de realizar un inventario de los actuales dispositivos de almacenamiento tanto de materias primas como de productos terminados.   

puerto-tanger-med-marruecos-economia-cereales
PHOTO/AFP - La terminal I del puerto de Tánger Med

En el discurso del Parlamento con motivo de la apertura de la 1ª sesión del primer año legislativo, el rey Mohamed VI, apostó por poner en marcha una política de reservas de productos estratégicos, “subrayaremos en primer lugar la necesaria consolidación del lugar ocupado por Marruecos y la defensa imperiosa de sus intereses superiores, particularmente en la situación actual que trae consigo desafíos, riesgos y amenazas. De hecho, la crisis de la pandemia ha revelado el fuerte regreso del tema de la soberanía. Ya sea sanitaria, energética, industrial, alimentaria u otra, su conservación se ha convertido en el objeto de una verdadera competencia que suscita reacciones febriles entre algunos”.