Marruecos considera “contraproducente” cualquier intento de desviar el debate ante la crisis con España

El ministro de Asuntos Exteriores marroquí mostró este argumento en una comparecencia pública junto a su homóloga libia, Najla Mangoush
Nasser Bourita, ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos

AFP/FADEL SENNA  -   Nasser Bourita, ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos

Nasser Bourita, ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, tildó de “contraproducente” y perjudicial cualquier deseo de desviar la atención sobre el debate generado en torno al problema diplomático existente en la actualidad entre el reino alauí y España. 

El diplomático marroquí remarcó esta consideración en una rueda de prensa conjunta ofrecida en Rabat junto a la ministra de Exteriores del Gobierno de Transición de Unidad Nacional de Libia, Najla Mangoush. “Marruecos, que considera que la crisis es bilateral y política con España, está satisfecho con sus relaciones con la Unión Europea en todos los ámbitos”, dijo Nasser Bourita durante la comparecencia pública, en clara alusión al último pronunciamiento que se dio en el Parlamento Europeo, mediante una resolución comunitaria “sobre la violación de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño y el uso de menores por las autoridades marroquíes en la crisis migratoria de Ceuta". Una declaración de la institución europea que fue considerada controvertida por parte de fuentes diplomáticas marroquíes y cuyo texto sufrió muchas variaciones y necesitó muchas negociaciones de cara a una votación final sobre la misma que contó finalmente con menos de 400 votos.

En su resolución, la Eurocámara lamentó “la participación de niños, menores no acompañados y familias en el cruce masivo de la frontera de Marruecos a la ciudad española de Ceuta, poniendo en claro riesgo su vida y su seguridad”.

La crisis migratoria en Ceuta que se produjo hace unas semanas con la llegada de miles de marroquíes a la Ciudad Autónoma española coincidió con la crisis diplomática abierta entre España y Marruecos que tuvo su origen en la hospitalización del jefe del Frente Polisario, Brahim Ghali, en España para ser tratado por problemas respiratorios, una situación que provocó las protestas del país norteafricano al considerar que no fue debidamente informado de lo acontecido y que no recibió la esperada cooperación de una nación considerada aliada como la vecina España. 

La ministra de Asuntos Exteriores del Gobierno de Transición de Unidad Nacional de Libia, Najla Mangoush
AFP/MAHMUD TURKIA - La ministra de Asuntos Exteriores del Gobierno de Transición de Unidad Nacional de Libia, Najla Mangoush

Marruecos consideró la resolución del Parlamento Europeo poco acorde con la labor que desempeña el Reino en la lucha contra la inmigración ilegal, como indicó Nasser Bourita, quien reseñó que los esfuerzos de Marruecos en esta área son conocidos y valorados, incluso por parte de las propias instituciones europeas. 

“Esta resolución forma parte de una instrumentalización de las instituciones europeas y del Parlamento Europeo en particular en relación con una cuestión que no es responsabilidad del propio PE”, añadió. Marruecos ya había rechazado en las últimas horas lo que considera una europeización de una crisis que es solamente bilateral. Además, en un comunicado oficial previo del propio Ministerio de Asuntos Exteriores se subrayó que la resolución del Parlamento Europeo no contribuirá a la solución de la controversia entre Marruecos y España.

“Si el título de la resolución se refiere a la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño. La primera pregunta que surge es: ¿quién le dio al Parlamento Europeo el mandato de supervisar las convenciones de la ONU? ¿Desde cuándo el Parlamento Europeo ha sido el guardián de la aplicación por parte de los Estados miembros de una convención de la ONU?, se preguntó Nasser Bourita, como recogieron medios como Hespress o la agencia EFE. 

El ministro de Exteriores marroquí también mostró preocupación por las malas condiciones de acogida y alojamiento en los centros de detención temporal masificados.

El Ejército español toma posiciones mientras personas procedentes de Marruecos llegan a territorio español junto a la frontera de Marruecos y España, en el enclave español de Ceuta
AP/JAVIER FERGO - El Ejército español toma posiciones mientras personas procedentes de Marruecos llegan a territorio español junto a la frontera de Marruecos y España, en el enclave español de Ceuta

Nasser Bourita quiso ir a lo que Marruecos considera la raíz del problema. Mientras no se resuelva la situación, la crisis se mantendrá y cualquier intento de desviar el debate será inútil y no tendrá ningún impacto en la percepción de Marruecos de esta crisis, aseguró el ministro.

La resolución decretada en la Eurocámara no altera el fondo del problema con España, "que tuvo como génesis su actitud y acciones hostiles a una causa sagrada para Marruecos y los marroquíes", dijo Bourita, en referencia a la reclamación de Rabat de su soberanía sobre el Sáhara Occidental. Más allá del conflicto diplomático generado por la presencia de Brahim Ghali en España, Marruecos ha venido reclamando más apoyo por parte de España en la cuestión saharaui. 

La fórmula de autonomía de la región del Sáhara bajo soberanía marroquí defendida por el reino alauí ha ido recogiendo muchos apoyos en el plano internacional, incluso Estados Unidos llegó a reconocer la marroquinidad del Sáhara y países como el propio gigante norteamericano o Emiratos Árabes Unidos anunciaron la apertura de sus Consulados en enclaves estratégicos de la zona como Dajla o El Aaiún. Todo ello frente a la tesis del Frente Polisario sobre un referéndum de independencia para la población saharaui, que cuenta con escasos apoyos internacionalmente hablando.