PUBLICIDAD

Marruecos

Marruecos espera un importante aumento de la inflación durante 2022

El Banco Central espera que el reino alauí alcance la cifra de 5,3% durante este año y, como consecuencia, el país vivirá una desaceleración en el crecimiento económico
banco-marruecos-remesas

REUTERS/YOUSSEF BOUDLAL  -   El Banco Central de Marruecos

Marruecos espera un duro año en lo económico. El Banco Central (BAM) acaba de hacer público su pronóstico económico para este 2022 y los datos no son favorables. La entidad afirma que se espera que la inflación alcance el 5,3%, por lo que el país alauí entrará en una desaceleración en el crecimiento. Los datos son abrumadores, ya que en 2021, la inflación marroquí se situó en el 1,4%.

La razón por la que se vaya a experimentar este aumento es una: la Guerra en Ucrania. Esta ralentización económica se va a deber principalmente al aumento de los precios del combustible y de algunos alimentos como resultado del conflicto ruso-ucraniano.

“La alta inflación está impulsada principalmente por el aumento de los precios de la energía y los alimentos, así como por la aceleración de la inflación entre los principales socios comerciales”, dijo la institución a través de un comunicado. Asimismo, el pronóstico inicial confirma que el Reino se las va a ver para poder salir de esta situación, porque todo depende de cuanto dure la invasión rusa. Además, contradice a los datos que el Gobierno marroquí esperaba en un principio, un 3,2% de inflación

puerto-tanger-med-marruecos-economia
PHOTO/AFP  -   Esta fotografía, tomada el 28 de junio de 2019, muestra una vista de las grúas de contenedores en la terminal I del puerto de Tánger Med, en la ciudad septentrional de Tánger

El conflicto ucraniano se está saldando con grandes consecuencias a nivel internacional. Las distintas restricciones de Occidente a Moscú han sido contestadas a través del aumento de los precios de los hidrocarburos y de otros productos. Cabe resaltar que Rusia es el mayor productor de combustibles fósiles y de otros producto alimentarios, por lo que puede imponer el precio que quiera.

El aumento de los costes están produciendo que varios países ya encuentren en crisis. Como Marruecos, la falta de gas y petróleo han provocado que el reino magrebí busque otras soluciones, pero no han podido evitar que los ciudadanos noten el crecimiento de los precios y se manifiesten contra ello. Hace unos meses, los transportistas y el sector del transporte en general se pusieron en huelga por la subida de precios, una situación que además ya se está viendo en otros lugares.

Pero no solo el incremento de los costos es la razón principal. “La desaceleración de la economía se ve alimentada por la situación internacional que sigue marcada en particular por el estancamiento de la guerra en Ucrania, pero también por las condiciones climáticas desfavorables vividas este año”, explica el BAM.

Este año, Marruecos se ha enfrentado a una de las peores sequías registradas en las últimas tres décadas. La falta de lluvia ha provocado que no se pudiera regar y, por lo tanto, las cosechas de alimentos no se pudieron recoger. Esta situación ha conducido a que la nación norteafricana no pueda obtener las mismas cantidades en el sector agroalimentario y, por lo tanto, se está sufriendo una escasez. 

marruecos-grano-trigo
PHOTO/AFP  -   Hombre exhibiendo grano del campo

Los agricultores han vivido una situación crítica que les ha hecho perder grandes cosechas de cereal y de legumbres. Además, como en la época otoñal e invernal no llovió tampoco, los embalses estaban en niveles bajos y la crisis se agravó aún más. “Diciembre y enero son determinantes para el cultivo de trigo, pero este año como no ha habido lluvia no habrá producción y esperamos unas pérdidas del 80%”, dijo Abderrahim Zrouti, un agricultor entrevistado por la agencia EFE durante el periodo de crisis.

El sector de la agricultura en Marruecos es muy importante. Es uno de los principales pilares de su economía y esto, junto a la subida de precios de productos básicos en la importación, está provocado la desesperación en las autoridades del país. Cabe destacar que el sector agrícola representa el 14% del PIB nacional.

Como respuesta a la crisis, el Gobierno marroquí ha duplicado el presupuesto destinado a los productos base. El gas butano, la harina y el azúcar, entre otros, serán cubiertos por el Ejecutivo y ahora tendrán un valor de 32.000 millones de dírhams. No obstante, también se ha destinado unos 1.400 millones de dírhams desde abril para paliar los efectos de la crisis de la gasolina y, así, se está ayudando a pagar a los transportistas por carretera, unos 180.0000 trabajadores de este sector, tras la huelga llevada a cabo por estos.