Marruecos evoluciona lentamente en desarrollo humano, según la ONU

 -  

Paco Soto

Pie de foto: Una escena típica en una zona rural de Marruecos/ Nwardez- Flickr.

Marruecos ha evolucionado notablemente en materia económica en la última década. Ha disminuido la pobreza, el analfabetismo ha retrocedido y se ha consolidado una clase media urbana. Social y políticamente, el país es bastante estable. Pero a pesar de esta evolución positiva, Marruecos sigue siendo un país en vías de desarrollo en el ámbito mundial. En amplios sectores sociales y en muchas zonas del país, la pobreza y la miseria siguen siendo escandalosas, y las desigualdades disminuyen a paso de tortuga. Esta afirmación no la hace un grupo opositor marroquí de extrema izquierda o defensor del islamismo radical, sino la ONU. Cada año, el organismo internacional elabora un Informe sobre Desarrollo Humano (IDH) en el marco del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). El informe de 2016 estudia la situación en 188 países. Marruecos no sale bien parado: ocupa el puesto número 123. En el Magreb, Túnez está en el puesto 90 y Argelia en el 93. España se sitúa en el puesto 27, se encuentra en un grupo de países de alto desarrollo como Francia, Austria, Bélgica, Luxemburgo, Finlandia, Eslovenia e Italia.

Escasa mejoría

Según el IDH, que fue presentado esta semana en Estocolmo por responsables del país nórdico y de la ONU, la evolución de Marruecos es lenta. Respecto al año 2015, Marruecos registró una ligera mejora: pasó del puesto 126 al 123. El país magrebí se encuentra en el grupo de países de desarrollo humano medio. En su informe anual, la ONU mide un total de 12 indicadores como el Producto Interior Bruto (PIB) por habitante, el nivel de alfabetización, el sistema sanitario y educativo y la calidad de vida de la población. Naciones Unidas se decanta a favor de un “un desarrollo humano para todo el mundo”, según el objetivo que, por ejemplo, se marcó en 2015, y no solo para una minoría de privilegiados como ocurre en muchos países subdesarrollados. La situación socioeconómica de Marruecos es, según la ONU, manifiestamente mejorable. Si la comparamos con otros países árabes, la nación magrebí tendrá que hacer grandes esfuerzos para abandonar el atraso y la pobreza severa.

Imagen eliminada.

Pie de foto: Un barrio pobre en Casablanca.

Países árabes

Irak, según el IDH elaborado por Naciones Unidas, está mejor situado que Marruecos: se coloca en el puesto 121. Libia, en la plaza número 102. Otros Estados del mundo árabe están muy lejos de Marruecos en bienestar económico y social: Catar (33), Arabia Saudí (38), Emiratos Árabes Unidos (42), Bahréin (47) y Kuwait (51). En cambio, Mauritania, el país más pobre del Magreb, se sitúa en el puesto 157. Y Estados africanos muy atrasados como Burkina Faso, Chad y la República Centroafricana cierran la lista analizada por la ONU. Marruecos obtuvo en 2016 un Índice sobre Desarrollo Humano de 0, 647, un nivel que se sitúa por debajo de la media mundial. En pobreza multidimensional, el país magrebí está estancado: 0, 069. Según el informe de la ONU, 76% de los marroquíes se consideran satisfechos con el nivel de vida que tienen. En el ámbito de las libertades públicas, 65% de los hombres y 58% de las mujeres expresan su satisfacción, y la mayoría de los marroquíes se quejan del desempleo, que, oficialmente, afecta al 9,8% de la población activa. El IDH de 2016 elaborado por la ONU apuesta por un desarrollo social basado en la “inclusión y la sostenibilidad”. La ONU lamenta que “a pesar del progreso alcanzado, la pobreza extrema y la exclusión persisten en América Latina y el Caribe”.

Progreso insuficiente

“El progreso alcanzado deja atrás a millones de personas, entre ellos mujeres y grupos indígenas, y esta brecha puede ampliarse a menos que se eliminen aquellos obstáculos al desarrollo profundamente arraigados, como la violencia, la discriminación y la desigualdad”, indica el citado informe sobre Hispanoamérica. La ONU considera que “para garantizar un desarrollo humano sostenible para todas las personas, resulta necesario centrar los esfuerzos sobre quienes hasta ahora han sido excluidos y adoptar medidas para enfrentar las barreras que los marginan”.

Asimismo, el IDH constata que, “aunque el promedio de desarrollo humano mejoró considerablemente en todas las regiones entre 1990 y 2015, una de cada tres personas en el mundo sigue viviendo con bajos niveles de desarrollo humano, medido por el Índice de Desarrollo Humano”. “El mundo ha recorrido un largo camino en la reducción de la pobreza extrema, la mejora del acceso a la educación, la salud y el saneamiento, y la ampliación de las posibilidades de las mujeres y las niñas”, dijo la administradora del PNUD, Helen Clark, en la presentación oficial del informe en Estocolmo. “Sin embargo, estos avances son el preludio del siguiente desafío, posiblemente más difícil, de velar por que los beneficios del progreso mundial lleguen a todo el mundo”, recalcó Clark.