PUBLICIDAD

Iberdrola

Marruecos: la facturación de los MRE logra su valor máximo histórico

Las remesas de los Marroquíes Residentes en el Extranjero (MRE) han sido en el 2022 una de las principales cuatro fuentes de ingreso
nasser-bourita-marruecos

AFP/FADEL SENNA  -   Nasser Bourita, Ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos

La importancia de los MRE para el Reino es una de las claves para fortalecer el tejido industrial, y uno de los pilares clave para sostener el proyecto del “Marruecos del Futuro”. Junto con el turismo, las exportaciones y la inversión extranjera, las remesas de los MRE se han colado como la cuarta pata que sostiene la economía del país norteafricano. El rey Mohamed VI, consciente de ello, dio el visto bueno en el mes de diciembre a un paquete de reformas que favorecía la inversión de los MRE facilitándoles, por ejemplo, su vuelta a Marruecos si ellos mismos lo deseaban.  

Las remesas de la comunidad marroquí en el extranjero en el 2022 han batido todos los récords posibles. Rozando los 100.000 millones de dírhams (MAD) o 10.000 millones de dólares, la riqueza generada por los MRE según datos del organismo de control del comercio exterior de Marruecos, la Oficina de Cambios (OE), las transferencias monetarias de los marroquíes al extranjero a sus familias aumentaron a una tasa anual de casi el 15%. El flujo de divisas de los marroquíes al extranjero ha aumentado constantemente en los últimos cuatro años a pesar de una ligera caída en 2019. 

 blanqueo-dinero-marruecos
PHOTO/ARCHIVO

Las remesas aumentaron de 59.800 millones de dírhams en 2018 a 59.700 millones de dírhams en 2019 a fines de noviembre, mostraron los datos. Las remesas a Marruecos alcanzaron su punto máximo entre 2020 y 2021, pasando de 61 200 millones de dírhams a 86.8000 millones de dírhams, a pesar de la recesión mundial provocada por la COVID. Las remesas son estratégicamente importantes para el Reino alauí; son una de las cuatro mayores fuentes de divisas del país, siendo las otras dos el turismo, las exportaciones y la inversión extranjera. Según OE, las remesas representaron el 6,5% del producto interno bruto (PIB) de Marruecos en 2020. 

Los informes compilados muestran que Marruecos ocupa el segundo lugar entre los países árabes en términos de transferencias de efectivo, después de Egipto. Marruecos tiene más de 5 millones de ciudadanos viviendo en el extranjero. Sin embargo, si hay una gran cantidad de empleados calificados en el extranjero, el país está en desventaja económica. Cada año, más de 600 ingenieros marroquíes emigran al extranjero en busca de mejores condiciones de vida, lo que pone en grave desventaja a la economía del país. Se estima que la fuga de capital humano costó a la economía marroquí 87.700 millones de dólares entre 1970 y 2010. 

 mohamed-vi-fiesta-trono
PHOTO/ARCHIVO  -   El rey Mohamed VI

Después de Turquía, los inmigrantes marroquíes son los más comunes en toda Europa. Según datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en marzo de 2022, el número de marroquíes que residen legalmente en España se acerca a los 900.000. Esto hace que la comunidad marroquí sea superada solo por Francia, con más de 1.500.000 marroquíes. Le siguen Holanda, Italia, Bélgica y Alemania. La importancia del impacto económico de MRE en Marruecos se expresa principalmente en la autofinanciación de inversiones, así como en el apoyo a proyectos de solidaridad familiar e inversiones en proyectos de desarrollo local. 

Las remesas de MRE representan más del 16 por ciento de los recibos de la cuenta corriente en las transacciones, lo que reduce el déficit de la balanza de pagos y, por lo tanto, asegura los activos externos en moneda extranjera. Para canalizar grandes fuentes de divisas hacia el país, los principales bancos de Marruecos han abierto instituciones y oficinas en países europeos donde albergan una gran proporción de la población marroquí, como Francia, España, Bélgica, Holanda, Italia y Alemania. Los ingresos por depósitos de MRE representan más del 30% del total de depósitos en los bancos marroquíes.