PUBLICIDAD

Iberdrola

Marruecos: la nueva tierra de inversión para Alemania

Gracias a su privilegiada situación geográfica y a una política de inversiones colosales en diversos sectores económicos, Marruecos se perfila como el nuevo “Eldorado” para los inversores alemanes
industria marruecos crecimiento

PHOTO/ARCHIVO  -  

La ubicación geográfica privilegiada de Marruecos -situada en el norte del continente africano, frente al Mediterráneo y el océano Atlántico-, así como su política de inversiones masivas en los sectores del transporte y la logística desde hace más de una década, constituyen activos innegables que sitúan a Marruecos como un verdadero centro estratégico. Así lo informa la Cámara de Comercio e Industria de Marruecos, que define a este país como un centro estratégico para el desarrollo de los negocios euroafricanos. 

Aunque la pandemia de coronavirus que lleva más de dos años en curso ha provocado una reorganización de las cadenas de valor internacionales, Marruecos ha salido reforzado de esta situación, ya que ahora se erige como un socio de primer orden para Europa, que busca compensar su dependencia estratégica de Asia. Marruecos atrae especialmente la atención de los inversores alemanes, que lo ven como una puerta de entrada al continente africano y un potencial actor del nearshoring, es decir, la práctica de transferir una actividad empresarial a un país cercano. El último número de la revista Bilateral, redactado por la Cámara de Comercio e Industria Alemana en Marruecos, escribe que "desde la perspectiva de la búsqueda de alternativas de abastecimiento y producción, Marruecos podría asumir el papel de actor clave en el nearshoring”. La ventaja de esta técnica reside en la proximidad, ya que Marruecos está a menos de 3 horas de Berlín, pero también en el ahorro de producción gracias a una reducción de costes que puede llegar al 50%. Por último, esta técnica ofrece a las empresas la posibilidad de controlar sus costes fijos en caso de baja actividad. 

banco de marruecos industria comercio
PHOTO/ARCHIVO

Además, Alemania es un importante socio financiero para el Reino, ya que ha registrado un aumento de las inversiones directas alemanas desde 2015. De hecho, según datos del Deutsche Bundesbank, el stock de inversiones directas alemanas ha pasado de 213 millones de euros (2015) a 1.300 millones de euros en 2020. Del mismo modo, el número de empresas alemanas establecidas en suelo marroquí casi se habría duplicado hasta alcanzar las 93 actuales. En realidad, el aumento de la inversión alemana ha sido posible sobre todo gracias a las inversiones de ambas partes en los sectores de la construcción de automóviles, la electrónica y la logística, sectores que seguirán siendo "esenciales en el futuro", según la misma fuente. La continuación de los esfuerzos de cooperación entre ambos países podría también permitir a Marruecos beneficiarse de los conocimientos técnicos alemanes en los sectores de la digitalización o la transición ecológica, un verdadero valor añadido para el Reino. El contexto diplomático favorable entre ambos países, como demuestra el apoyo alemán a la propuesta de Marruecos de un gran Sáhara Occidental autónomo bajo soberanía marroquí para resolver el conflicto saharaui, es una baza más para profundizar en las relaciones entre ambos países. 

Debido a que representa el 10% de las ganancias de Marruecos, el Estado intenta aumentar el atractivo de los sectores del transporte y la energía desarrollando numerosas infraestructuras, como el puerto y el complejo industrial de Tánger Med, situado a 15 km al sur de España. Con el desarrollo de sus infraestructuras de transporte y logística, Marruecos drena la actividad económica empleando a cerca de 182.000 personas, según cifras de 2019. Estos activos marroquíes constituyen una verdadera reserva de oportunidades de inversión para las empresas alemanas que perciben a Marruecos como un verdadero nicho de inversión a largo plazo. Las relaciones privilegiadas que mantienen la Unión Europea, gracias a su estatuto de candidato avanzado, y Marruecos hacen de este último un actor creciente de los intercambios económicos, lo que le predestina a convertirse, a largo plazo, en un "centro de comercio internacional", en palabras de Mohamed Yousfi, director general de la Agencia Marroquí para el Desarrollo de la Logística (AMDL).

puerto de tanger med industria y comercio
PHOTO/ARCHIVO

No obstante, si el director de la AMDL considera que "Marruecos tiene los fundamentos para desarrollar una vocación logística intercontinental", advierte a Marruecos sobre la necesidad de proseguir sus esfuerzos para ser aún más competitivo si quiere seguir atrayendo nuevos flujos internacionales, en un momento de recuperación de la economía mundial. El posicionamiento mundial del Reino en la media superior en cuanto a los resultados de su sector logístico debería invitarle a perseguir esta ambición para mantener su posición de liderazgo, a escala africana. Una mejor estructuración del sector de los transportes y de la logística debería constituir, además, una solución para permitir a Marruecos convertirse en una verdadera "palanca de las diferentes estrategias sectoriales", según los términos de Jean-Pascal Darriet, presidente de la revista mensual Conjonctures.

De hecho, Marruecos tendría mucho que ganar con los inversores alemanes que participan directamente en el desarrollo socioeconómico del país y en el drenaje de su economía, como atestigua Andreas Wenzel, director general de la Cámara de Comercio e Industria Alemana en Marruecos: "Las empresas alemanas crean más de 35.000 puestos de trabajo directos en el Reino y otros innumerables empleos indirectos con socios locales”. Como segundo lugar de inversión más importante de la economía alemana en el continente africano, el stock de inversiones entre Rabat y Berlín ha aumentado significativamente desde la década de 2010. Para ello, "el stock de inversiones alemanas ha aumentado un 643% desde 2010 y las exportaciones marroquíes han aumentado un 122% desde 2010", según Andreas Wenzel.

A pesar de la crisis del coronavirus, "Marruecos constituye un verdadero relevo de crecimiento para las empresas internacionales y alemanas en este contexto particular", según Hicham Boudraa, director general en funciones de la Agencia Marroquí para el Desarrollo de las Inversiones y las Exportaciones (AMDIE). Las conclusiones del último informe publicado por la Cámara de Comercio e Industria Alemana en Marruecos refuerzan esta posición, subrayando que los dos países tienen todavía mucho que ofrecerse mutuamente, en particular en los ámbitos de la producción alimentaria sostenible o de la industria 4.0, que implicará los nuevos retos de la tecnología digital.