PUBLICIDAD

Iberdrola

Marruecos no descarta un nuevo confinamiento

El jefe de Gobierno marroquí no descarta la posibilidad de que se vuelva a un nuevo confinamiento general en caso de que se deteriore la situación epidémica
Oficiales de Policía marroquíes patrullan en el barrio de Derb El Kabir durante el toque de queda en Casablanca, Marruecos

PHOTO/AP  -   Oficiales de Policía marroquíes patrullan en el barrio de Derb El Kabir durante el toque de queda en Casablanca, Marruecos

En un momento en que los países europeos están sufriendo una nueva ola de contagios, la cuestión de un nuevo confinamiento se vuelve a plantear en Marruecos. El jefe de Gobierno, Saad Eddine El Othmani, respondía en una sesión parlamentaria a una pregunta el martes sobre un posible confinamiento.

Saad Eddine El Othmani dijo que el Reino, al igual que otros países del mundo, está experimentando una continua propagación de la pandemia de la COVID-19, señalando que esta situación ha llevado a Marruecos a extender el estado de emergencia sanitaria seis veces seguidas. "Los números nos obligan a hacer esto. A nivel internacional, los países están sufriendo más que en la primera ola. Esto ha llevado a algunos países a anunciar un nuevo confinamiento. Esto afecta a la economía a escala mundial. A nivel nacional, hemos tomado las medidas necesarias desde el comienzo de la crisis para evitar lo peor", dijo El Othmani.

Observó además que los esfuerzos de todos los agentes debían dirigirse, en primer lugar, a combatir la propagación de la pandemia, en segundo lugar, a la recuperación de la actividad económica y a hacer frente a las repercusiones socioeconómicas de la COVID-19.

Además, subrayó que las enfermedades estacionales debilitan la inmunidad y presentan síntomas similares a los de la COVID-19, lo que, dijo, supone un reto adicional para hacer frente a la propagación de la pandemia.

Con este fin, el funcionario del Gobierno hizo un llamamiento a los ciudadanos y las instituciones para que ejerzan la vigilancia y la precaución, respetando las medidas de salud individuales y colectivas. Sin embargo, no hay que olvidar que el estado de emergencia, que acaba de ser prorrogado por el Gobierno, sigue vigente. Permitiendo, entre otras cosas, que los gobernadores decidan reforzar o aligerar las medidas de seguridad en función de la evolución de la pandemia.

Torre del minarete de la mezquita Kutubiyya en la plaza Jemaa el-Fna de la ciudad marroquí de Marrakech, actualmente vacía de sus habituales multitudes debido a la pandemia COVID-19
AFP/FADEL SENNA - Torre del minarete de la mezquita Kutubiyya en la plaza Jemaa el-Fna de la ciudad marroquí de Marrakech, actualmente vacía de sus habituales multitudes debido a la pandemia COVID-19

El Othmani no dejó de destacar la preocupante situación epidemiológica de la región de Casablanca-Settat, señalando que la región por sí sola es responsable de casi la mitad de los casos y muertes confirmados.

Según datos al 20 de septiembre de 2020, el número de casos activos sigue fluctuando en torno a 20.000, pero el número de muertes diarias ha aumentado a un ritmo de 30 a 40 casos por día desde finales de julio, lo que refleja un aumento persistente del contagio de las personas vulnerables, según un informe emitido por el HCP, en su última publicación titulada ‘Situación de la epidemia de COVID-19 y perspectivas de desarrollo en Marruecos para finales de 2020’.

En lo que respecta a las tasas de camas de hospitalización y reanimación, se situaban en el 33,7% y el 4%, respectivamente, a principios de mayo de 2020, lo que seguía coincidiendo con la continuación de la aplicación de medidas de contención generalizadas, informa el HCP, señalando que tras el desconfinamiento se ejercía una fuerte presión sobre el sistema de salud, con un rápido aumento de los casos de hospitalizados.

El número de infecciones de coronavirus ha aumentado bruscamente en el período posterior a el informe. La velocidad de contagios se aceleró durante el mes de agosto, con un aumento del 157% en el número de casos en comparación con los primeros cinco meses de la epidemia. Teniendo en cuenta esta evolución, y suponiendo que la proporción de casos asintomáticos se mantenga al nivel del 75% de todos los casos infectados y que la capacidad de camas permanezca inalterada, el sistema nacional de salud se encontrará en "estado de saturación" si el número de casos activos supera los 31.000.

Saad Eddine El Othmani, primer ministro de Marruecos
PHOTO/ UNTV vía AP - Saad Eddine El Othmani, primer ministro de Marruecos

Sin embargo, según las últimas cifras anunciadas por el Ministerio de Salud, al 1º de noviembre, el número de casos activos asciende actualmente a más de 34.400, mientras que la tasa de ocupación de las camas de cuidados intensivos dedicadas a la COVID-19 es del 36,4%. Además, según el HCP, la evolución de la situación actual podría dar lugar a un número de contagios de más de 475.000 casos a finales de año, en comparación con un poco más de 222.500 en la actualidad.

El jefe de Gobierno se refirió a algunos indicadores relativos a la situación epidemiológica del Reino, afirmando que la gravedad de la situación epidemiológica en Marruecos se mide por el número de casos graves, muertes e infecciones.

Marruecos sigue manteniendo una de las tasas de letalidad más bajas del mundo, con un 1,7%, continuó, y añadió que la tasa de ocupación de las camas de cuidados intensivos dedicadas a la COVID-19 es de alrededor del 36%.

En la actualidad se están imponiendo restricciones selectivas en determinadas regiones y ciudades para contener el elevado número de contaminaciones, recordó, insistiendo en un "enfoque puramente marroquí en la adopción de decisiones, basado en datos reales recogidos sobre el terreno y que ha demostrado su eficacia".