PUBLICIDAD

Iberdrola

Marruecos quiere recalcar su posición líder en el sector minero

El país del norte de África posee el 72% de las reservas mundiales de fosfato y obtiene un beneficio medio de 6.300 millones de dólares
REUTERS/YOUSSEF BOUDLAL - Mina de fosfato en la fábrica de Boucraa de la Compañía Nacional de Fosfatos de Marruecos (OCP) situada en las provincias del sur, a 100 km al suroeste de la ciudad de El Aaiún

REUTERS/YOUSSEF BOUDLAL  -   Mina de fosfato en la fábrica de Boucraa de la Compañía Nacional de Fosfatos de Marruecos (OCP) situada en las provincias del sur, a 100 km al suroeste de la ciudad de El Aaiún

Es un hecho innegable que el sector minero es muy puntero en la zona de Marruecos, gracias a su geología rica en minerales y a su ubicación. Debido a ello, en este nuevo año tienen como propósito aumentar la inversión en el sector minero para seguir manteniendo su posición internacional y aumentar la capacidad de atracción hacia los inversores nacionales, pero, sobre todo, de los inversores extranjeros, consiguiendo una diversificación de socios para lograr un mayor rendimiento. Ante este nuevo propósito, el Ministerio de Energía, Minas y Desarrollo Sostenible del Reino de Marruecos ha creado un plan para incrementar los ingresos estatales de la extracción de minerales de fosfato para 2030, desde los 730 millones de dólares hasta los 1.700 millones de dólares, favoreciendo siempre la inversión y los incentivos fiscales.

Hace 10 años, el Gobierno de Marruecos inició una estrategia para fomentar el desarrollo de la actividad minera con el objetivo de crear una nueva dinámica de explotación en el sector, teniendo en cuenta siempre todas las fases de la industria minera como la exploración, el uso de minerales explotados y la posterior comercialización. Asimismo, en 2013, implementaron una estrategia integrada por varios objetivos ambiciosos para aumentar y mejorar la productividad del sector hasta 2025, en los que se pueden destacar la modernización del marco legislativo y regulatorio, la reestructuración de la minería tradicional, el aumento del ritmo de producción o la rehabilitación del patrimonio mineral.

PHOTO/PIXABAY – Vista aérea de mina
PHOTO/PIXABAY – Vista aérea de mina

La estabilidad política y social están favoreciendo el auge del sector minero, así como la mano de obra cualificada y las buenas infraestructuras, y la oportunidad de inversión por parte de las empresas locales e internacionales. De acuerdo con las estadísticas oficiales, el sector minero crea un total de 40.000 empleos tanto directos como indirectos y a nivel económico, el sector contribuye un 10% a la economía, donde cabe destacar su contribución del 80% de exportaciones en términos de volumen y el 20% en términos de valor. Por tanto, el sector minero cumple un papel clave en el desarrollo económico del país, así como la oportunidad de fomentar el desarrollo de la actividad minera en las distintas regiones del país.

El sector de la minería es un elemento capital dentro de la economía marroquí, destacan por su gran escenario geológico y por los ricos minerales que se localizan en dicho escenario. El país alauí es el mayor exportador de fosfato del mundo, posee el 72% de las reservas mundiales de dicho mineral. Mediante la explotación de dicho mineral ingresan 6.300 millones de dólares al año, de acuerdo con las estadísticas de Phosphate Company (la Oficina de Sharif de Fosfatos). Todos estos elementos han favorecido el resurgimiento de la actividad minera nacional, gracias a las inversiones locales y extranjeras.

Uno de los grandes inversores extranjeros es el gigante asiático China. El país quiere que la empresa conjunta que tiene con Marruecos, Legatier Capital, se convierta en líder mundial dentro del sector minero, respetando siempre el uso de energías de bajas emisiones y garantizando la protección al medio ambiente, y, por ello, han decido invertir en Marruecos. La empresa es un claro ejemplo del gran atractivo del sector minero. La asociación entre los dos países cuenta con el apoyo del rey Mohamed VI de Marruecos. La amistad entre Marruecos y China, y la decisión de este último en invertir, tiene su origen en la visita histórica del rey marroquí a China en 2016, tal y como anunció la agencia oficial de noticias marroquí.

PHOTO/PIXABAY – Vista de mina
PHOTO/PIXABAY – Vista de mina

La mina elegida para ser explotada por la empresa conjunta entre ambos países reúne las condiciones de explotación minera. Se calcula que la mina contiene hasta 2 millones de toneladas de fosfato de estaño, pero según se avance en la exploración y perforación de la mina, se estima que la cantidad irá aumentando. Uno de los grandes retos de la nueva etapa de Marruecos para mantener su liderazgo mundial en el sector de la minería es la necesidad de descubrir nuevos embalses, desarrollar medidas sostenibles y la promoción del valor añadido de los minerales explotados. “La cooperación chino-marroquí está funcionando bien. La asociación estratégica entre los dos países se ha enriquecido con nuevos contenidos”, afirmó Li Changlin, embajador de China en la capital marroquí.

Las alianzas entre Marruecos y China no dejan de crecer como la “Nueva Ruta de la Seda”, así como el fortalecimiento de sus relaciones internacionales, el aumento de la confianza entre ambos países y la buena relación entre Mohamed VI y Xi Jinping, estos son indicadores de que se están convirtiendo en dos grandes aliados.