Marruecos recalca que la crisis con España es “bilateral” y pide al Parlamento Europeo que se mantenga al margen

Rabat critica la postura de las autoridades europeas y reitera que es el problema “sigue siendo con España”
Atalayar_Mohammed VI

AFP/PALACIO REAL DE MARRUECOS  -   El rey Mohammed VI, su hermano el Príncipe Moulay Rachid y su hijo el Príncipe Heredero Moulay Hassan

La crisis política y migratoria entre Marruecos y España ha llegado hasta la Unión Europea. Después de intentar actuar como mediador entre los dos países, Bruselas ha acusado a Rabat de usar la migración como arma política. Mediante una resolución con 397 votos a favor, 196 abstenciones y tan solo 85 votos en contra, el Parlamento Europeo ha condenado las acciones de Marruecos durante esta crisis. El organismo europeo tilda de “chantaje” los movimientos del Reino y recalca el uso de menores y otras personas vulnerables para conseguir sus intereses.

La Eurocámara “lamenta la participación de niños, menores no acompañados y familias en el cruce masivo de la frontera de Marruecos a la ciudad española de Ceuta, poniendo en claro riesgo su vida y su seguridad”.

Bruselas muestra así su total respaldo a España, que según la resolución ha sido objeto de “presión política”.

Desde Rabat no han tardado en responder a las críticas del Parlamento Europeo. A través de un comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores ha acusado a la Unión Europa de intentar “europeizar” esta crisis. Además, subraya que esta resolución no contribuirá a la solución de la controversia entre Marruecos y España.

Atalayar_Comunicado Marruecos
Comunicado del Ministerio de Asuntos Exteriores de Marruecos 

El Ministerio de Nasser Bourita también ha aludido a los pactos migratorios entre Rabat y Bruselas, asegurando que las críticas “no están en consonancia con el ejemplar historial de cooperación en materia de migración de Marruecos con la Unión Europea”. “Son los mismos que intentan criticar a Marruecos en este ámbito los que realmente se benefician de los resultados concretos y cotidianos de la cooperación sobre el terreno”, señala el comunicado.

También se muestran las cifras conseguidas mediante la cooperación entre Bruselas y Rabat. Tal y como asegura el texto, desde 2017 la asociación en este campo “ha permitido abortar más de 14.000 intentos de migración irregular, desmantelar 5.000 redes de tráfico de personas, rescatar a más de 80.500 migrantes en el mar y evitar innumerables intentos de asalto”. El Ministerio marroquí considera que “no necesita ningún aval en su gestión de la migración”, mientras subraya que “el paternalismo es un callejón sin salida”.

El comunicado continúa cargando contra el Parlamento Europeo, señalando que la resolución aprobada es “contraria al espíritu de la asociación” entre Marruecos y la UE.

Atalayar_Nasser Bourita
PHOTO/REUTERS - El ministro de Relaciones Exteriores de Marruecos, Nasser Bourita

El Ministerio termina el documento reiterando que el problema “sigue siendo con España, mientras no se resuelvan las razones que lo provocaron”. Igualmente acaba cambiando el tono con Bruselas recordando que Marruecos “nunca ha juzgado su asociación con la UE en función de incidentes coyunturales”. También vuelve en insistir en la cooperación positiva en materia de migración y en la asociación euro mediterránea.

El Parlamento Panafricano respalda la postura de Marruecos

La institución africana pidió al Parlamento Europeo que no interviniera en la crisis entre Rabat y Madrid. “Los problemas entre los dos países están en el ámbito de las relaciones bilaterales. La crisis podría solucionarse diplomáticamente y mediante una negociación bilateral, sin la necesidad de crear una crisis con Europa”, declaró el Parlamento Panafricano.

Asimismo, defiende a Marruecos frente a Europa, recalcando su “papel en la lucha contra el terrorismo, la inmigración ilegal y la trata de seres humanos”.

La crisis diplomática entre Rabat y Madrid comenzó a finales de abril, cuando el Gobierno español aceptó a Brahim Ghali, líder del Frente Polisario y principal enemigo del Reino. Desde el Ejecutivo se justificó su entrada por “motivos humanitarios”, ya que Ghali tenía problemas de salud y necesitaba urgentemente ser hospitalizado. Desde entonces, Marruecos criticó a España por acoger al líder del Polisario, hasta que finalmente decidió abrir las fronteras, causando una gran crisis migratoria.

Atalayar_crisis migratoria Ceuta
AP/JAVIER FERGO - Alrededor de 6.000 personas habían cruzado hasta el martes por la mañana desde que comenzaron las primeras llegadas en la madrugada del lunes

Actualmente, la tensión continúa a pesar de que Ghali ya no se encuentre en España. La Moncloa estudia la posibilidad de suprimir el régimen especial de Ceuta y Melilla e incluir los enclaves en el espacio Schengen y la unión aduanera de la UE, por lo que se exigiría visado para entrar desde Marruecos.