Marruecos refuerza la lucha contra la pandemia

Entran en vigor nuevas medidas en el reino alauí para combatir la propagación del coronavirus
Un vehículo militar blindado de transporte de tropas marroquí (APC) circula por una calle de Sale, al norte de la capital, Rabat, dando instrucciones a la gente para que regresen y permanezcan en sus casas como medida contra la pandemia del coronavirus

AFP/FADEL SENNA  -   Un vehículo militar blindado de transporte de tropas marroquí (APC) circula por una calle de Sale, al norte de la capital, Rabat, dando instrucciones a la gente para que regresen y permanezcan en sus casas como medida contra la pandemia del coronavirus

Esta jornada ya están en funcionamiento las nuevas medidas dispuestas por el Gobierno de Marruecos para atajar la crisis sanitaria de la COVID-19, que se ha recrudecido en el país norteafricano durante las últimas fechas. 

Ya desde este viernes por la noche entraron en vigor las nuevas directrices anti-COVID establecidas por las autoridades sanitarias marroquíes de cara a mejorar un panorama que había empeorado en los últimos días por la difusión del patógeno. 

Las nuevas disposiciones incluyen un toque de queda nocturno en toda la nación desde las 23:00 hasta las 04:30 horas. Además, los viajes entre prefecturas y provincias quedan supeditados a la presentación de la documentación válida de vacunación o a la posesión de una autorización por parte de la Administración competente en cada territorio para poder efectuar desplazamientos. Las nuevas restricciones también engloban la prohibición de los viajes nocturnos por todo el país desde las once de la noche hasta las cuatro y media, con excepción de las personas que trabajan en sectores y actividades vitales y esenciales y las afectadas por casos médicos urgentes.

Las autoridades marroquíes controlan a un hombre en un puesto de control, en el distrito de Takadoum, en Rabat
AFP/FADEL SENNA - Las autoridades marroquíes controlan a un hombre en un puesto de control, en el distrito de Takadoum, en Rabat

Otras medidas impuestas por las autoridades del Reino incluyen la prohibición de fiestas y bodas; y también la imposibilidad de llevar a cabo funerales que excedan la presencia de un máximo de diez personas. Prohibiéndose además actividades al aire libre que congreguen a más de 50 personas. Para poder celebrar un cónclave con más de medio centenar de asistentes se necesita una autorización expedida por las autoridades pertinentes. 

Por otro lado, se debe respetar la norma de no sobrepasar el máximo del 50% de la capacidad en el transporte público, cafeterías, restaurantes y diversas instalaciones como las piscinas públicas. 

Las cifras de propagación del coronavirus en el país norteafricano no han invitado al optimismo en las últimas semanas y el Ejecutivo marroquí ha actuado. Precisamente, el número de infecciones por coronavirus en Marruecos ronda los 570.000 casos, con más de 9.530 muertes y en torno a 540.000 pacientes recuperados de la enfermedad, según cifras aportadas por el Ministerio de Salud marroquí y otras fuentes sanitarias. El propio Ministerio indicó la necesidad de vacunarse para toda la población incluida en este procedimiento; sobre todo, las personas de riesgo. 

Marroquíes en sus casas observan a las autoridades que dan instrucciones a la gente
AFP/FADEL SENNA - Marroquíes en sus casas observan a las autoridades que dan instrucciones a la gente

El Ministerio de Salud marroquí ya certificó un “aumento significativo” del 91% de casos positivos durante el periodo comprendido entre el 6 y el 19 de julio confirmando una especie de nueva ola de contagios en el Reino. Además, en un único día, el 21 de julio, se llegaron a registrar hasta 19 muertes de ciudadanos marroquíes elevando la cifra de fallecimientos por encima de los 9.530 desde que se inició la pandemia. 

El responsable de la División de Enfermedades Transmisibles de Marruecos, Abdelkrim Meziane Bellefquih, presentó en la capital de Rabat el último informe que alertaba de este "aumento significativo" del 91% de casos positivos durante el período del 6 al 19 de julio de 2021, confirmando que Marruecos inicia una nueva etapa de propagación del virus. De esta forma, la tasa de positividad ha aumentado del 4,56% al 10,7%, una tendencia al alza que ha impactado de manera fuerte en la región de Casablanca-Settat (21,3%).

Un sanitario marroquí entra en el Departamento de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ibn Rochd de Casablanca
AFP/FADEL SENNA - Un sanitario marroquí entra en el Departamento de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ibn Rochd de Casablanca

Además, la tasa de propagación de la COVID-19 ha empeorado a 1,45 a nivel nacional durante las últimas dos semanas, según señaló Abdelkrim Meziane Bellefquih, quien además reseñó que "está lejos de la meta, que es de 0,7, fijada como parte del Plan Nacional de Seguimiento y Combate de la COVID-19”. Los casos activos se situaron en 15.253, frente a los 5.535 registrados dos semanas antes (con un incremento del 175%), manifestó, destacando el preocupante aumento de casos críticos en las últimas dos semanas, como recogió el medio Maroc Hebdo. 

Marruecos ya ha logrado vacunar a 21.308.000 personas en un esfuerzo importante para proteger a la mayor parte de la ciudadanía en el menor tiempo posible de cara a seguir afrontando la pandemia que está azotando a todo el mundo. 

Pacientes marroquíes que se recuperaron de la nueva enfermedad celebran con el personal médico a su salida del hospital de la ciudad de Sale, al norte de la capital Rabat
PHOTO/AFP - Pacientes marroquíes que se recuperaron de la nueva enfermedad celebran con el personal médico a su salida del hospital de la ciudad de Sale, al norte de la capital Rabat

Con estas nuevas medidas se trata de frenar la inercia de contagios y prevenir una situación que podría empeorar en próximos días debido a los contactos relacionados con celebraciones como el Eid al-Adha y a los desplazamientos propios de las vacaciones de verano.