Marruecos retira sus tropas del sur del Sáhara Occidental

 -  

Paco Soto

Pie de foto: El muro que separa los territorios saharauis controlados por Marruecos y el Polisario.

El conflicto del Sáhara Occidental, que opone desde hace más de 40 años a Marruecos con los independentistas del Frente Polisario apoyados por Argelia, genera a veces buenas noticias. El Rey de Marruecos, Mohamed VI, decidió retirar las tropas que su país distribuyó desde el pasado mes de agosto en la región de Guerguerat, en la frontera sur de la antigua colonia española con Mauritania. Marruecos asfaltó incluso una carretera para facilitar el movimiento de sus militares. El soberano marroquí lo hizo saber el pasado viernes al secretario general de la ONU, António Guterres. La zona de Guerguerat es un territorio conflictivo, donde las tensiones entre el Polisario y Marruecos son frecuentes. Por esto mismo, Mohamed VI calificó de “grave situación” lo que ocurre en la citada región, donde “las incursiones de elementos armados del Polisario” y sus “actos de provocación” hacen aún más difícil una solución pacífica al conflicto saharaui. Oficialmente, Rabat instaló tropas en Guerguerat para combatir de manera eficaz el contrabando cerca de donde construyó hace muchos años un muro que separa el territorio controlado por la administración marroquí de la zona gobernada por los independentistas de la República Árabe Saharaui Democrática (RASD).

Las tropas del Polisario, que necesitan bases de apoyo, fueron especialmente activas en diciembre pasado, lo que alertó a Marruecos. El anunció del Rey de Marruecos se produjo después de que el monarca comunicara al secretario general de Naciones Unidas su preocupación por la actividad del Polisario en Guerguerat. Mohamed VI planteó a la ONU la necesidad de que la comunidad internacional aplique “medidas urgentes” para poner fin a las tensiones en el sur del Sáhara Occidental. Marruecos considera que este territorio hace parte de la nación marroquí, y plantea una amplia autonomía para la región en el marco de la soberanía del Reino Alauita. En cambio, el Polisario exige un referéndum de autodeterminación controlado por la ONU que contemple la independencia del Sáhara Occidental. Tras la petición del Rey marroquí, António Guterres hizo saber el pasado sábado a través de un comunicado su “profunda preocupación” por la situación en Guerguerat.

Imagen eliminada.

Pie de foto: Tropas del Polisario durante un entrenamiento.

Incursiones del Polisario

Las incursiones del Polisario, según denunció la prensa marroquí, son frecuentes en la región de Guerguerat. Además, en el frente político y diplomático, según Marruecos, los aliados del Polisario y los representantes del independentismo saharaui en la Unión Africana (UA) hicieron lo posible por boicotear el ingreso del Reino Alauita en este organismo el pasado mes de enero. Pero no lo lograron. De momento, el Polisario no ha retirado sus fuerzas armadas de la región conflictiva. El movimiento saharaui consideró que la retirada marroquí del sur de la antiguan colonia española es un “engaño” que no aporta nada positivo a la resolución del conflicto. El Polisario está convencido de que Marruecos no tiene voluntad política para resolver la crisis saharaui y pretende engañar a la ONU con medidas de distracción.

Relaciones con la ONU

Las relaciones de Marruecos con la ONU han atravesado momentos difíciles. La crisis más reciente fue durante el mandato del coreano Ban Ki-moon. El exsecretario general de Naciones Unidas visitó el año pasado los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf, en el Sáhara argelino, y calificó de “ocupación” la presencia de Marruecos en el Sáhara Occidental. Rabat acusó a Ban Ki-moon de tomar partido a favor del Polisario en el conflicto, y tomó la polémica decisión de expulsar al personal civil de la Misión de Naciones Unidas para el Referéndum en el Sáhara Occidental (MINURSO). 73 miembros de este organismo internacional fundado en 1991 tuvieron que abandonar el territorio saharaui administrado por Rabat. El Consejo de Seguridad de la ONU presionó a Marruecos para que rectificara la decisión. Las autoridades marroquíes retrocedieron, pero lo hicieron parcialmente, y a día de hoy sólo han regresado al Sáhara Occidental una veintena de funcionarios de la MINURSO