PUBLICIDAD

Iberdrola

Marruecos sostiene que la geografía de los pasos de Ceuta y Melilla no permite poner aduanas

Las autoridades marroquíes justifican la decisión de no abrir aduanas comerciales en las ciudades autónomas
Aduanas Marruecos

REUTERS/JESÚS BLASCO  -   Una vista general muestra la frontera entre Marruecos y el enclave norteafricano de España, Melilla, en Beni Enzar, Marruecos

El director general de la Administración de Aduanas de Marruecos, Nabil Lajdar, afirmó que “las condiciones geográficas” de los pasos de Ceuta y Melilla no permiten instalar en ellos infraestructuras aduaneras.

“Para poner en marcha operaciones comerciales hay que construir infraestructuras. Actualmente, ni siquiera las condiciones geográficas lo permiten”, afirma Lajdar una entrevista al semanario marroquí TelQuel preguntado sobre si Marruecos va a instalar infraestructuras aduaneras de operaciones comerciales en los dos pasos con las ciudades españolas en el norte de África.

El responsable marroquí indica que “los pasos de Ceuta y de Melilla”, reabiertos el 17 de mayo tras dos años cerrados por la pandemia y la crisis diplomática entre España y Marruecos, son solo "pequeños pasillos" y considera que el control aduanero necesita de más espacio para funcionar.

“Nos hacen falta muchas decenas de hectáreas para construir áreas de visita y de control", dice para añadir que "la configuración actual de Bab Sebta (el paso del Tarajal de Ceuta) no lo permite”. “No tenemos la superficie necesaria para prever tal proyecto”, insiste.

La reapertura de la aduana comercial que existía en Melilla y la apertura de una nueva en Ceuta es una de las cuestiones en negociación entre España, que así lo desea, y Marruecos una vez superada su crisis diplomática. 

El ministro de Exteriores español, José Manuel Albares, habló de “aduanas” en plural cuando anunció en Marrakech la inminente reapertura de estos pasos. 

Respecto al contrabando de productos de las ciudades españolas a Marruecos que se realizaba hace años, muchas veces a las espaldas de las llamadas porteadoras, Lajdar afirma en la entrevista que “pertenece al pasado” y que la intención de Marruecos es mantener un comercio con España “de acuerdo a las reglas”.