Marruecos, un gran aliado de Europa en la lucha contra el terrorismo

Emmanuel Dupuy, presidente del Instituto Prospectiva y Seguridad en Europa (IPSE), considera que el país norteafricano debería ser llamado a jugar un papel mucho más preponderante
Atalayar_MarruecosTerrorismo

AFP/FADEL SENNA  -   Miembros de las brigadas centrales de intervención marroquíes (BCI)

El terrorismo yihadista en el Sahel ha experimentado un gran crecimiento en su actividad durante estos últimos años. Europa no debe ignorar la amenaza que supone este aumento tan exponencial del terrorismo para el continente. A la hora de abordar el terrorismo yihadista, Marruecos, debe ser uno de los principales aliados a tener en cuenta a la hora de cooperar estrechamente en el ámbito de la seguridad.

Emmanuel Dupuy, presidente del Instituto Prospectiva y Seguridad en Europa (IPSE), destaca en un informe que “Marruecos ha logrado establecer una red dentro de su propio territorio. Esto le ha permitido dar una respuesta coordinada en términos de acción y cooperación regional, continental y más específicamente euromediterránea en el ámbito de la lucha contra el terrorismo. Esta es la "martingala" que hace de Marruecos el fuerte vínculo en la lucha contra el terrorismo entre Europa, África y más allá, el Mediterráneo”.

Asimismo, en el informe establece que tampoco se debe pasar por alto que el modelo marroquí de un Islam de "término medio", sereno, equilibrado y que denuncia las influencias religiosas de otros lugares, es también una de las herramientas significativas en la lucha contra el terrorismo.

El especialista en cuestiones de seguridad y defensa enfatiza otro punto importante a tener en cuenta: “la fuerte resiliencia social y la determinación inquebrantable en el campo del culto a través de la reestructuración del campo religioso por parte del Estado. Todos estos elementos ayudan a explicar este tipo de entusiasmo a nivel internacional por la ejemplaridad marroquí”.

Según Emmanuel Dupuy, el modelo marroquí de lucha contra la radicalización y el extremismo violento está despertando el interés de Francia y otros países europeos, como España. Dupuy ha querido recordar que la cooperación mostrada por Marruecos en el marco de la investigación sobre los atentados que ensangrentaron París en 2015, es de vital relevancia, ya que es gracias a la inteligencia marroquí que el presunto organizador, Abdelhamid Abaaoud, pudo ser localizado y neutralizado por las fuerzas de seguridad francesas.

A pesar de todos estos avances en el ámbito de seguridad y cooperación con países europeos, Dupuy considera que, Marruecos, más allá de su cooperación con Francia, debería ser llamado a jugar un papel mucho más preponderante. El analista considera que "la seguridad entre las dos orillas del Mediterráneo no se reduce a una excelente cooperación bilateral, sino que se construye en una cooperación más amplia".

Por último ha querido subrayar, en este marco, que Marruecos debe ser llevado, "sin duda", a desempeñar un papel mucho más predominante, ya sea en el marco de la iniciativa denominada "terrorismo del G4", propuesta por los Ministros de Justicia de Francia y Bélgica, de España y Marruecos y que se consolidará durante el próximo semestre de la presidencia de la Unión Europea, ejercida por Portugal a partir del 1 de enero, o mediante la llamada iniciativa 5+5, o en otros marcos que "tal vez sea necesario reinventar para contrarrestar la amenaza terrorista a nivel mediterráneo, africano o europeo".