PUBLICIDAD

Iberdrola

Marruecos y España demuestran su buena vecindad en la cooperación contra la inmigración ilegal

El ministro de Exteriores, José Manuel Albares, alaba la contribución marroquí en la lucha contra los flujos migratorios irregulares
albares

FOTO / ARCHIVO  -   José Manuel Albares, ministro de Asuntos Exteriores de España

Marruecos y España siguen dando pasos a favor en pro de terminar con la crisis diplomática iniciada con la entrada del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali, a España. En una última disposición y con motivo de la recepción real al cuerpo diplomático, el rey de España, Felipe VI, tendió la mano a Rabat con el fin de “materializar” unas relaciones con España basadas en pilares “fuertes y sólidos”.

Este acercamiento diplomático ha sido una evidencia clara de la disposición y el aperturismo que mantiene España hacia Marruecos, algo que no sólo se ha demostrado desde la Casa Real española si no también por parte del gobierno. En este caso, y a través de una entrevista concedida al diario.es, el ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel Albares, señaló la buena relación estratégica que mantienen ambos reinos en la lucha contra la inmigración ilegal. 

reyes-cuerpo-diplomatico
PHOTO/Casa de S.M. el Rey  -   Vista general del salón del trono durante las palabras de Su Majestad el Rey

Dejando atrás el hecho de que la embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich, aun no ha vuelto a retomar sus funciones en Madrid, Albares destacó la sólida cooperación que mantienen España y Marruecos en este ámbito señalando que “solo en el periodo navideño, en un intervalo de unos 15 días, se impidió cruzar la valla a más de 1.000 personas”.

El ministro indicó que este impedimento habría sido muy difícil de lograrlo si no es por la colaboración marroquí “lo que le convierte en un socio estratégico para España y también para Europa”. A la hora de referirse a su homólogo marroquí, Naser Bourita, Albares afirmó que su relación “es muy fluida y probablemente sea el ministro de Asuntos Exteriores del mundo con el que más conversaciones y contactos tengo”. 

crisis-migratoria-ceuta-marruecos
REUTERS/JON NAZCA  -   Migrantes corren hacia la valla que separa Marruecos de España, después de que miles de migrantes cruzaran a nado la frontera, en Ceuta, España, 19 de mayo de 2021

Esta estrecha relación entre ambos pone de manifiesto la pretensión por seguir cooperando y construyendo relaciones basadas en la solidez. Según el titular español la cooperación “va por buen camino” y explicó la propia historia que une a ambos reinos afirmando que es “una relación rica y compleja en el mejor sentido de la palabra, con un entramado de intereses y diferentes aspectos que debemos sacar adelante”.

Por otra parte, refiriéndose al discurso que emitió el pasado agosto el rey marroquí, Mohamed VI, Albares señaló “los amplios aspectos positivos” que se defendieron en el ya que el monarca mostró su deseo por construir una nueva relación con España donde prime “la confianza y el respeto mutuo”. 

discurso-rey-marruecos-mohamed-vi-parlamento
FOTO/ ARCHIVO -Mohamed VI, rey de Marruecos

En este contexto el ministro Albares defendió evitar cualquier tipo de acción que se tome de manera unilateral y que desestabilice “la confianza mutua” ya que, señala, “tarde o temprano daremos los pasos necesarios para consolidar esta relación del siglo XXI”, algo a lo que también se refirió el propio rey de España en el marco de “encontrar soluciones a los problemas que preocupan a nuestros pueblos”.

El ministro español continuó defendiendo la diplomacia como herramienta capaz de solventar las desavenencias internacionales y agregó que “la diplomacia requiere tiempo y, a veces paciencia, pero siempre vale la pena”.

Así, en este ámbito, se espera que Marruecos y España sigan estrechando lazos con el objetivo de construir unas relaciones necesarias para ambos reinos. Desde la salida de Ghali de España de vuelta a Argelia ambos reinos han tratado de mover ficha en un ejercicio que busca, de forma prudente, seguir acercando posturas para conseguir así la reconstrucción completa de unas relaciones diplomáticas que ya han demostrado ser necesarias e insustituibles.