Marruecos y España refuerzan su cooperación en materia migratoria

El ministro de Interior español, Frenando Grande-Marlaska, ha asegurado que la relación entre Marruecos y España es “casi inmejorable” y ha celebrado el buen entendimiento entre ambos países
Abdelouafi Laftit y Fernando Grande-Marlaska

POTO/AFP  -   El Ministro del Interior marroquí Abdelouafi Laftit (R) y su homólogo español Fernando Grande-Marlaska (C)

La reunión entre ministros de Interior en el Reino de Marruecos ha suscitado mucha expectación estos días debido a la fuerte crisis migratoria que se ha desencadenado en Canarias. Fernando Grande-Marlaska, ha viajado este viernes a Rabat, donde ha mantenido una reunión con su homólogo marroquí, Abdelouafi Laftit, con el objetivo de reforzar la cooperación entre ambos países en materia migratoria.

“El encuentro de hoy vuelve a poner de relieve la extraordinaria coordinación y la extraordinaria lealtad entre nuestros respectivos equipos de trabajo. Es una relación casi inmejorable”, ha celebrado el ministro de Interior de España.

Grande-Marlaska ha trasladado al ministro del Interior marroquí la necesidad de incrementar la colaboración en los diferentes ámbitos de la política migratoria como el control de los flujos, el intercambio de información policial y las operaciones conjuntas contra las organizaciones criminales que trafican con personas.

El gran reto de ambos países es adaptar sus medidas a la pandemia del coronavirus, “en estos términos hemos abordado asuntos como el terrorismo, el crimen organizado, la migración irregular y la situación de Canarias. Todo ello adaptando nuestras medidas a las circunstancias de la pandemia”, ha aclarado Grande-Marlaska.

Marruecos y España
AFP/FADEL SENNA - El Ministro del Interior de Marruecos, Abdelouafi Laftit (R), se reúne con su homólogo español Fernando Grande-Marlaska en Rabat el 20 de noviembre de 2020

El ministro ha querido incidir sobre todo en la ruta Atlántica que toman los migrantes desde el Sáhara hasta Canarias. En una declaración a la prensa al acabar la reunión Grande-Marlaska ha recordado que la vía del Atlántico “es una ruta peligrosa y difícil donde hay personas que pierden la vida”.

Ambos ministros han decidido poner el foco en las organizaciones criminales que organizan a los migrantes para cruzar de un lado a otro. “El número de organizaciones criminales desarticuladas han alcanzado una cifra importante, también la salida de embarcaciones con migrantes”, ha celebrado el ministro.

El ministro ha destacado en este sentido los buenos resultados alcanzados gracias a las políticas y las actuaciones conjuntas desarrolladas entre España y Marruecos durante el 2019, las cuales lograron revertir la tendencia creciente de llegadas en el año 2018 “con un descenso del 50%: 64.298 entradas en 2018 y 32.513  entradas en 2019”, así lo ha publicado el Gobierno español en un comunicado. 

La reunión entre Grande-Marlaska y Laftit ha incidido en dos de los elementos clave en la gestión de la política migratoria: la cooperación real con los países de origen y tránsito y la lucha efectiva contra las mafias que trafican con personas. “Las personas migrantes se encuentran en una situación de dificultad y las organizaciones criminales les utilizan tratando de sacar beneficios ilícitos poniendo en riesgo su vida”, ha recordado el ministro español.

Migrantes en Canarias
AP/JAVIER BAULUZ - Migrantes en el puerto de Arguineguin, en la isla de Gran Canaria, España, tras ser rescatados en el Océano Atlántico por trabajadores de emergencia el jueves 19 de octubre de 2020

Durante las declaraciones a la prensa, Grande-Marlaska ha mostrado a Laftit su agradecimiento por la disponibilidad para celebrar esta reunión, "especialmente teniendo en cuenta la actual situación de crisis derivada de la Covid", una pandemia que, ha señalado, también tiene una fuerte incidencia como factor en el aumento de las llegadas a las Islas Canarias. 

"Persiste una fuerte presión migratoria en el Norte de África, soportada también por Marruecos, debido en gran medida a la grave situación de inestabilidad que atraviesan numerosos países del continente y los bajos índices de desarrollo que presentan, a lo que se añaden los efectos de la pandemia. Para gestionar esta presión migratoria, el trabajo conjunto y el apoyo mutuo entre España y Marruecos resultan imprescindibles", ha dicho Grande-Marlaska.

Este viaje a Rabat supone del séptimo viaje oficial del ministro a Marruecos desde que se hizo cargo de la cartera de Interior en junio de 2018. La visita ha formado parte de la agenda internacional de Grande-Marlaska centrada en la cuestión migratoria. Durante los últimos meses, el ministro español ha visitado Argelia, Túnez y Mauritania. 

Marruecos España
AFP/FADEL SENNA - El Ministro del Interior de Marruecos, Abdelouafi Laftit (L), recibe a su homólogo español, Fernando Grande-Marlaska, en Rabat el 20 de noviembre de 2020
La gestión migratoria en Canarias se ha desbordado

El ministro español del Interior ha llegado este viernes a Marruecos en pleno pico de la crisis migratoria en las islas Canarias, donde este año se han registrado 18.000 llegadas irregulares de emigrantes, la mitad de ellos solo en el último mes.

Aunque el Gobierno español no facilita detalles sobre las nacionalidades de los llegados, se calcula que la mitad de ellos son marroquíes, por lo que la visita de Marlaska se ve como un intento de pactar con Rabat nuevos mecanismos de repatriación de sus nacionales y de estudiar cómo reforzar el control marroquí de las costas atlánticas.

La presión migratoria, que se concentraba tradicionalmente en las costas del Estrecho y del Mediterráneo, se ha desplazado hacia las costas del sur de Marruecos, y sobre todo del Sáhara Occidental, donde se han trasladado tanto los candidatos a la emigración como las mafias que los trasladan, según coinciden todos los expertos.

Habitantes de la ciudad de Tánger, habitual punto de salida de la emigración, comentaron a EFE que los subsaharianos que se concentraban en barrios como Boukhalef o Moghogha han desaparecido de allí y se han trasladado a las ciudades saharauis de El Aaiún y Dajla a la espera de encontrar una ocasión para zarpar.

La misma dirección han tomado los numerosos marroquíes, generalmente muy jóvenes (entre los 15 y los 25 años), que dejan sus hogares en un año donde se ha combinado la sequía y el hundimiento económico de la pandemia, sobre todo en los pequeños jornaleros agrícolas.

Grande-Marlaska en Marruecos
PHOTO/REUTERS - El Ministro del Interior de España, Fernando Grande-Marlaska

El Gobierno marroquí calcula que la tasa de desempleo podría subir este año cuatro puntos porcentuales, hasta el 13% de la población, con especial incidencia en los jóvenes de 15 a 30 años, que representan tradicionalmente dos tercios del total de parados.

Las estrictas medidas de confinamiento decretadas en Marruecos contra el coronavirus entre abril y junio supusieron una drástica bajada de la salida de pateras hacia España, pero en el momento en que se levantaron las restricciones, a partir del verano, se dispararon esas salidas.

Hay un detalle que convierte el control migratorio en más difícil: ya casi no se usan las potentes zodiacs para surcar el mar, sino que las redes migratorias prefieren las barcas de madera usadas por los pescadores, que pueden pasar más desapercibidas. Lo mismo sucede con los cayucos llegados a Canarias desde Senegal: son embarcaciones de pesca que se echan al mar con aparente normalidad.

Marlaska descarta traslado de emigrantes a península 

Grande-Marlaska, ha descartado la idea de trasladar migrantes desde Canarias hacia la península y lo ha excusado apelando a la Unión Europea ya que "las políticas migratorias son del conjunto de la UE, y no solo de España".

El ministro respondía así a la petición que han hecho los socios de gobierno de Unidas Podemos, así como las autoridades canarias, para activar esos traslados ante la presión migratoria que sufren las islas y que solo en el último mes contabilizado ha supuesto la entrada de más de 9.000 inmigrantes irregulares en Canarias.

Marlaska insistió en varias ocasiones en que "la política migratoria es integral", e incluye colaborar con los países de origen y tránsito de los emigrantes, luchar contra las mafias y devolver a los irregulares a sus países.

Próximamente habrá más reuniones entre el Reino de Marruecos y España. El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, viajará el próximo 17 de diciembre a Rabat donde copresidirá junto a su homólogo marroquí, Saâd Eddine El Othmani, un "encuentro de alto nivel entre Marruecos y España".

Todavía está por ver si se celebrará está reunión debido a las dificultades que brinda la pandemia del coronavirus.