PUBLICIDAD

Iberdrola

Marruecos y Nigeria desarrollarán un proyecto conjunto de energía solar en Jigawa

El espacio asignado para esta iniciativa estaría alrededor de las 200.000 hectáreas
energia-solar-marruecos-nigeria (2)

REUTERS/YOUSSEF BOUDLAL  -   Planta de energía termosolar es fotografiada en Noor II Ouarzazate, Marruecos

Marruecos y Nigeria han intensificado sus contactos en los últimos meses. El gaseoducto que conecta ambos países, que ha ganado importancia por la ruptura diplomática de Rabat con Argel – el proyecto se puso en marcha en 2016 –, está a pocos pasos de convertirse en realidad, tras la reunión telemática entre representantes marroquíes y nigerianos hace apenas una semana. Unos días después, se da a conocer la intención de colaborar en un proyecto de energía solar en el estado de Jigawa – al norte de Nigeria, en la frontera con Níger –, con el que se pretende mejorar la producción eléctrica de este y sus estados vecinos.

energia-solar-marruecos-nigeria (1)
AFP/FADEL SENNA - Paneles solares conectados a un generador que alimenta una bomba que extrae agua del subsuelo en Tafoughalt, un pequeño pueblo en lo profundo de las montañas de la provincia oriental de Berkane, en Marruecos

El proyecto, que contará con una extensión de unas 200.000 hectáreas, según el medio local The Guardian, fue anunciado por Sagir Musa Ahmed, comisionado del estado de Jigawa para la tierra, la vivienda y la planificación urbana y regional. Él mismo dio a conocer que se trata de una iniciativa del Gobierno de Marruecos en colaboración con el Gobierno federal nigeriano y el del estado de Jigawa. El objetivo de este proyecto es mejorar el suministro eléctrico en todo el país, centrando sus esfuerzos especialmente en las regiones de Zamfara, Jigawa, Katsina y Yobe.

Musa Ahmed aseguró que “en lo que nos estamos enfocando ahora es en cómo proyectar nuestro progreso en los próximos diez años como parte de un sistema de administración territorial eficiente y eficaz”. Por eso, este proyecto conjunto con Rabat llega en un momento de máxima importancia ya que se une a varias iniciativas que ya ha puesto en marcha el Gobierno de Nigeria. Estos proyectos han destinado hasta 934.000 hectáreas de terreno para fines industriales, otras tantas a instituciones estatales y federales, y algo menos de 200.000 para la ampliación y construcción de nuevos hospitales, según informó el comisionado de Jigawa.

rey-mohamed-vi
AP/ABDELJAIL BOUNHAR - Fotografia de archivo, el rey de Marruecos Mohammed VI, a la derecha, y el director general de MASEN (Agencia Marroquí para la Energía Solar), Mustapha Bakkoury, a la izquierda, observan una maqueta de la planta solar Noor Ouarzazate, en Ouarzazate, en el centro de Marruecos, el 1 de abril de 2017

Todos estos esfuerzos se centran en tener la capacidad de “poner en marcha iniciativas sólidas de planificación urbana”. Por eso, la ayuda de Marruecos, cuyo peso en la política y economía de la región es cada vez mayor debido a su exponencial crecimiento superando los efectos de la pandemia de la COVID-19, es fundamental para “crear ciudades modernas y desarrolladas en un futuro próximo”, como explicaba Sagir Musa Ahmed.

Buena muestra del potencial que tiene la alianza entre marroquíes y nigerianos es el acuerdo para la financiación del estudio Front-End Engineering Design (FEED). Este será el encargado de estudiar la viabilidad y coste final de la creación del gaseoducto entre ambos países, cuyo presupuesto total podría superar los 90 millones de dólares, según las primeras estimaciones. El gaseoducto haría posible suministrar gas a 15 países del continente africano y ha contado con el apoyo directo del Rey Mohamed VI de Marruecos y el presidente de Nigeria Muhammadu Buhari.

preisdente-nigeria
PHOTO/AP - El presidente de Nigeria, Muhammadu Buhari

La última de las reuniones entre representantes de ambos países tuvo un “impulso positivo de las relaciones bilaterales en todos los ámbitos”, según el comunicado oficial publicado por la Casa Real del reino alauí. Ese encuentro telemático que congregó a Mansur Muhtar, representante del Banco Islámico de Desarrollo (BID), que aportará 15 millones de dólares a cada país para el desarrollo del gaseoducto, junto con el vicepresidente del BID, y Nadia Fettah, en representación del Gobierno de Aziz Akhanouch y ministra de Economía y Finanzas, acompañada de Amina Benkadra, directora general de la Oficina de Hidrocarburos y Minas (ONHYM), marca un antes y un después en uno de los proyectos más importantes para Marruecos y Nigeria que, paralelamente, continúan trabajando en nuevos proyectos para formar una sólida alianza económica.