Messi se queda porque no tiene más remedio

Probablemente solo un año
Lionel Messi, jugador del Futbol Club Barcelona

PHOTO  -   Lionel Messi, jugador del Futbol Club Barcelona

Año 2000, otra vez en una servilleta (como en el caso de Zidane con Florentino), Carles Rexach se compromete a hacerle un contrato a un chaval de 13 años llamado Lionel Messi, Se incluye un tratamiento médico por unos problemas de crecimiento.

Año 2004, Messi debuta con el F.C. Barcelona y comienza la mejor época futbolística en el club. Época en la que más títulos se ganan y para muchos se practica el mejor fútbol nunca visto en la historia del fútbol.

Año 2020, Messi ha logrado 34 títulos oficiales con el club azulgrana, destacan las cuatro champions, las 10 ligas y las seis copas del Rey. Todo el barcelonismo y el mundo del fútbol a nivel mundial quedan impactados por la noticia de Messi anunciando que se va del equipo blaugrana después de 16 años de profesional. 20 años desde la famosa servilleta de Carles Rexach.

Todas las críticas van dirigidas al actual presidente Josep María Bartomeu. Las continuas protestas de Leo de no rodearle de un equipo de primer nivel, ni parecido al que tuvo con Iniesta, Xavi, Puyol, Neymar y Dani Alves, y sobre todo la falta de comunicación entre el presidente y la estrella del equipo y estrella del fútbol mundial.

Algunos críticos con Leo: estrategia para ganar más, que si quiere poner él también al presidente, que si falta de respeto a sus compañeros, falta de cariño al club que le dio todo…

Otro actor de esta serie es el mánager que estuvo en la mejor época del Barcelona, Josep Guardiola. Actual entrenador del Manchester City y según algunos periodistas el club de destino del crack argentino.

Han pasado cerca de diez días desde el famoso burofax, todos lo conocen porque fue noticia en todo el mundo, y después de reuniones del padre del futbolista y el presidente: Messi anuncia que seguirá.

4 de septiembre, entrevista de Messi en Goal. Messi anuncia que se queda.

Motivos por los que se queda: “El motivo por el que no me voy es porque “el virus este de mierda” ha alterado las fechas, se alargó la competición y no quise tratar este tema en plena competición. Pasó el mes de junio y la única manera de salir era pagar la cláusula o ir a juicio contra el club de mi vida y que me dio todo.

Motivos para querer irse del Barcelona: “Siempre dije que quería un proyecto ganador. La verdad que hace tiempo que no hay proyecto ni hay nada, se van haciendo malabares y van tapando agujeros a medida que van pasando las cosas. Era una decisión llevaba meditando abandonar el club y se lo venia comentando al presidente. Me quería ir porque pensaba en vivir feliz mis últimos años de fútbol Este último año no encontré la felicidad dentro del club.

Porqué el burofax: “El burofax fue para hacerlo oficial de alguna manera. Durante todo el año llevaba diciéndole al presidente que me quería ir. Él me dijo todo el tiempo: “Ya hablaremos, que no, que esto y que lo otro”, pero nada. Por decirlo de alguna manera, el presidente no me daba “hola”.

Los deseos de Leo: Lo que más quería era terminar mi carrera en el club. Siempre antepuse el club sobre todas las cosas. He tenido todos los años ocasiones de irme ganado mucho más.

Decisión complicada: “Para mi familia fue un drama bárbaro, llorando, mis hijos diciendo que no querían irse de Barcelona, no querían cambiar de colegio.

Prensa y personas que rodean el mundo del fútbol:” Me ha dolido mucho que se publiquen cosas en contra mía y sobre todo, que me publiquen cosas falsas. En el mundo del fútbol hay gente muy falsa, me ha servido para saber quién es quién.

Mensaje optimista a los seguidores del Barsa: yo daré el máximo y es un poco hipócrita decir que yo lo pasé mal este año pasado cuando hay gente pasándolo mal por esta pandemia. Lo importante es que esto pase. No muy optimista a mi entender.

Mi opinión es que Messi no se va del Barsa porque el Manchester City no puede pagar la clausula de 700 millones. Si en junio hubiera optado por marcharse se hubiera ido gratis pero la verdad es que en junio no se había producido el 8-2 del Bayer de Múnich. En junio el malestar de Leo era evidente porque no veía equipo para ganar títulos, pero él seguía peleando para que junto con Suarez Ter Stegen Piqué y Busquet agotar las posibilidades de ganar la champions o la liga.

El resultado del Bayer fue la gota, más bien el torrente, que hizo que Leo aumentara su malestar e hiciera evidente que el equipo y el entrenador no estaban a la altura de un F.C. Barcelona ganador, ni de un fenómeno como Leo Messi.

A esto le sumamos las decisiones del presidente, primero traer a un entrenador, Ronald Koeman, que puede considerarse leyenda del club, pero sin experiencia en la dirección de un club de primer nivel y carente de tacto a la hora de tratar a los jugadores. Lo vimos en su etapa en el Valencia C.F.

Y la puntilla final fue la decisión de prescindir de Luis Suarez. Jugador muy aprovechable para el Barcelona por los menos dos años y sobre todas las cosas: amigo íntimo de Leo Messi y gran apoyo del argentino en el vestuario. Las formas de Koeman al notificar al uruguayo su decisión no fueron muy adecuadas teniendo en cuenta la trayectoria del jugador en el Barsa.

El presidente, algunos dicen que por cuadrar sus cuentas y salir del Barsa sin perder dinero él y su directiva, estaba encantado con la marcha de Leo Messi. Pero al ver la repercusión en todos los aspectos que traía la marcha del mejor jugador de la historia del club ha reculado y veremos cómo soluciona el problema económico del Barsa y de su directiva.

El jugador, tiene en mente marcharse el próximo año y utilizar este para despedirse y salir del club de su vida por la puerta grande.

Esto solo lo remediaría la llegada de un nuevo presidente con gran poder económico que ofreciera a Messi un proyecto ganador con jugadores de primer nivel de verdad.

Con todos mis respetos: no Dembeles, Coutinho, Arthur, Junior Firpo, Lenglet, Vidal o Braithwaite, sino Neymar, Mbappé, Sterling, Van Dijk, Mané, Golo Kanté, Marquinhos o similar.

El tiempo dará la solución. Pero como dijimos en nuestro artículo “Ley de vida” del pasado 28 de agosto en el mundo del deporte nada es eterno.