PUBLICIDAD

Iberdrola

Michel Aoun se distancia de Hizbulá y pide un diálogo sobre defensa

El presidente libanés deja entrever un distanciamiento con los chiíes a menos de seis meses de las elecciones
presidente-libano-aoun (1)

AFP/ DALATI AND NOHRA  -   Michel Aoun se distancia de Hizbulá y pide un diálogo sobre defensa

El 15 de mayo de 2022 está marcado ya en todos los calendarios del Líbano. Algunos habrán tenido que tachar el 27 de marzo por el que abogaba el parlamento, pero al que el presidente Michel Aoun se ha negado en rotundo. Así, el ministro del Interior del Líbano, Bassam Mawlawi, anunció en su cuenta de Twitter que había firmado un decreto “invitando a los cuerpos electorales a votar por los miembros del parlamento en los siguientes días: la votación por los libaneses que residen en territorio libanés será el domingo 15 de mayo de 2022”.

El contexto en el Líbano es muy complejo debido a la tensión en la que lleva años sumida el país, y el presidente Aoun ha realizado un llamamiento al diálogo en términos de seguridad y defensa. Hizbulá – y consecuentemente, Irán – lleva 16 años jugando un papel clave en la política libanesa. Es más, en 2016 fue quien impulsó a Michel Aoun hasta la presidencia, aunque sus últimas declaraciones hacen ver un distanciamiento con la que es considerada por Estados Unidos o la Unión Europea una organización terrorista. Además, según el propio presidente, el país está “desmoronado” por lo que el plan de recuperación financiera urge más que nunca para recuperar lo que según el Banco Mundial es una de las peores crisis jamás registradas.

libano-hizbula (1)
AP/HUSSEIN MALLA - Simpatizantes del grupo Hezbolá, apoyado por Irán, levantan los puños y aplauden mientras escuchan un discurso del líder de Hezbolá, Sayyed Hassan Nasrallah, que aparece a través de una conexión de vídeo, durante un mitin para conmemorar el Día del Mártir de Hezbolá, en el suburbio sur de Beirut, Líbano

“Es cierto que defender a la nación requiere la cooperación entre el ejército, el pueblo y la resistencia, pero la responsabilidad principal es del estado. El estado solo pone en marcha la estrategia de defensa y se ocupa de su implementación”, dijo Aoun en un discurso emitido por la televisión del Líbano. Estas palabras pueden ir encaminadas a un distanciamiento con Hizbulá, a pesar de haber contado con su apoyo en lo que van a ser casi 6 años al frente del país. Las relaciones con los países del Golfo son muy difíciles como consecuencia de los vínculos con esta organización, por lo que alejarse podría traer un efecto positivo.

libano-hizbula (2)
AFP/MAHMOUD ZAYYAT - Miembros del movimiento chiíta libanés Hezbolá izan las banderas del partido con motivo de la conmemoración anual de un ataque suicida contra las fuerzas israelíes en la región de Marjayoun, en el sur del Líbano, el 11 de noviembre de 2021

Las relaciones diplomáticas con países como Arabia Saudí no atraviesan sus mejores días, ni muchísimo menos. De hecho, Riad ordenó que el embajador libanés abandonase el país tras las críticas del ministro George Kordahi al papel saudí en la guerra de Yemen. El que fuera ministro de Información – renunció a su cargo a principios de este mes para suavizar las relaciones con Arabia – aseguraba en redes sociales que el conflicto yemení es “una agresión de Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos”, y que los hutíes, quienes derrocaron el Gobierno internacionalmente reconocido de Abdo Rabu Mansur Hadi, se “están defendiendo contra una agresión externa”.

Las palabras de Kordahi le salieron muy caras al Líbano y acabó desembocando en la renuncia del ministro. Ahora, Michel Aoun, distanciándose de las críticas del exministro, se pregunta “cuál es la justificación para tensar los lazos con estos estados (los del Golfo) e interferir en asuntos que no nos conciernen”. Y añadía que desea “las mejores relaciones con los estados árabes, específicamente los estados del Golfo”. No obstante, falta ver si la posición de Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos es tan favorable como lo es ahora la del Líbano. Los dos países líderes en la región no se han olvidado de las duras críticas arrojadas desde el gabinete de Aoun y no parece una prioridad para ellos recuperar los lazos con Beirut.

exministro-libano
AP/BIAL HUSSEIN - El exministro de Información del Líbano, George Kordahi, habla durante una conferencia de prensa para anunciar su renuncia en el Ministerio de Información en Beirut, Líbano, el viernes 3 de diciembre de 2021

Las elecciones previstas para el 15 de mayo podrían ser el primer paso en un nuevo capítulo de la política libanesa que lleva más de una década ligada a Hizbulá. El todavía presidente Michel Aoun lo sabe, y ha expresado las primeras ideas que apuntan a esa separación del grupo armado. Lo que parece claro es que un nuevo Gobierno contrario a las radicales ideas de Hizbulá facilitaría enormemente los vínculos con Riad y Abu Dabi, con quien, a pesar de la aparente buena voluntad de Aoun, será muy difícil recuperar la confianza con la organización respaldada por Irán apoyando al Ejecutivo libanés.