PUBLICIDAD

Marruecos

Miedo en Saint-Denis a dos años de las Olimpiadas de París

Según pasan los días se conocen más situaciones desagradables que vivieron aficionados españoles e ingleses en la final de la Champions League
disturbios saint denis

 -  

Lo que debía haber sido una reunión deportivo-festiva se convirtió en un miedo atroz a la salida del Stade de France en Saint-Denis.

Hoy había una reunión para pedir responsabilidades a los organizadores, pero como siempre las culpas irán de un lado a otro y quedará en nada.

Lo que no olvidarán los cerca de 90.000 aficionados es la mala imagen que se han llevado de París y de Francia.disturbios saint denis

“Aquí no vuelvo en mi vida” era el comentario más extendido después de que la gente pasara primero por un caos a la hora de acceder a las ‘fan zones’, después de pasar varios cordones policiales para acceder al estadio, después de esperar 45 minutos para empezar el partido y, lo más grave, la salida del estadio con aglomeraciones, ladrones y taxis pidiendo entre 100 y 150 euros por sacarte de esa ratonera.

Nadie se planteó, ni por lo más remoto, tomar una cerveza para celebrar el triunfo. Solo se deseaba llegar al hotel, llegar a los autobuses o al aeropuerto con el móvil, la cartera y el reloj en su sitio.

2022, París, Europa, final de un gran acontecimiento deportivo y lo más importante era salir sano y salvo y con todas las pertenencias. Huir y dejar de pasar miedo.

Personas que alzaban el móvil para grabar videos y que rápidamente los delincuentes les arrebataban y huían entre la gente.disturbios saint denis

Continuos intentos de robos, manos ajenas en tus bolsillos y encima cuando te dabas cuenta y te quitabas de ahí te miraban desafiantes y agresivos.

Personas con chalecos amarillos ofreciendo aparcamiento en urbanizaciones cercanas al estadio por 50 euros y después del partido al ir a retirar el coche la puerta cerrada y le pedían 150 euros si no querías que te lo desbalijaran y te lo dejaran sacar. No viven ahí los delincuentes.disturbios saint denis

El ambiente en el centro de la ciudad, en el Ayuntamiento, en Notre Dame era festivo y sin ningún altercado.

Las dos aficiones se comportaron normalmente. Fiesta agradable, muy buen clima, lugares impresionantes y control policial perfecto. Hasta que llegó el momento de desplazarse al “territorio Cherokee” donde todo estaba organizado para que miles de delincuentes hicieran su agosto. Además, a domicilio, en su propia casa.disturbios saint denis

En el primer tiempo, a la llegada, se actuaba sin impunidad y descaro, pero en la segunda, la salida del estadio, aquello fue la caza del turista y si está borracho mejor, más fácil. Aquí los ingleses se llevaron la peor parte. Efecto llamada entre los delincuentes. “Venir que nos hinchamos a robar móviles, carteras y relojes”.

Del estadio al metro un puente convertido en ratonera ideal para los carteristas.

Para colmo la incompetencia de la Policía que cruza un furgón en todo el medio para que el embudo fuera mayor.

También se aprovechaba para manosear a las mujeres bajo una impunidad impropia de un país civilizado.disturbios saint denis

Cuando se consigue llegar al metro, los empleados informan de que el billete es gratis, no hace falta pagar ni sacar el tique. ¡Qué buena idea dado los miles de aficionados que se aglomeran!

Pero los tornos, los cristales, están cerrados no se puede pasar. ¿Cómo hacemos? ¡Ábrannos los tornos coño!real madrid champions

No se puede saltar, miden dos metros. A lo bestia. Otra aglomeración que aprovechan los delincuentes. Otra pesadilla. Cuando parece que el metro es la salvación es otro escenario para el carterista.

La pregunta más utilizada de madrugada por los aficionados que asistieron a Saint-Denis es: “¿Estáis ya en el hotel?” “¿Estáis ya en el aeropuerto?” o “¿Estáis ya en el autobús?” y los comentarios con los compañeros de viaje: “A mí me han intentado quitar la entrada”, “a mí me quitaron el móvil”, “a mí me han agredido”, “qué miedo hemos pasado” …disturbios saint denis

Pocos comentarios del gol anulado, del gol de Vinicius, de las paradas de Courtois.

El caos organizativo lo ha visto el mundo entero. Demora de 45 minutos el inicio del espectáculo. La pasada final reunió a más de 700 millones de tele espectadores. Se prevé que este año hayan sido más de 800 millones.

En el Stade de France, en Saint-Denis, está previsto que se celebren las competiciones de atletismo y rugby en los Juegos Olímpicos de 2024.disturbios saint denis

Ya deben estar empezando a organizarse las hordas de delincuencia de Saint-Denis. Mala solución tiene. Saint-Denis se ha convertido en un gueto en el que la Policía tiene temor a entrar y al que los políticos no quieren poner solución.

Son votantes franceses nacidos en Francia que viven a las afueras de París.disturbios saint denis

No trabajan ni estudian. Viven de las ayudas que el Gobierno les da. Una pena. Las leyes garantistas les ayudan a delinquir con impunidad y así esa zona se ha convertido en un sitio peligroso que los propios franceses evitan.

A pesar de todo, han regresado todos los aficionados sanos y salvos. Unos con el mal sabor de boca de haber perdido y de haber sido robados y los otros el buen sabor de boca del triunfo y la sensación de no haber podido disfrutarlo en condiciones.disturbios saint denis

Enhorabuena Real Madrid, enhorabuena a sus aficionados por el comportamiento, enhorabuena a la mayoría de los aficionados del Liverpool que también se comportaron correctamente.

Ceferin tienes que mejorar mucho para dirigir una entidad tan importante en Europa y en el mundo como es la UEFA

Las autoridades francesas también tienen que mejorar. Sobre todo, cuando tienen cercano otro acontecimiento grandioso como son unos Juegos Olímpicos.