Miles de argelinos salen a las calles para celebrar el segundo aniversario del Hirak y exigir más reformas

Se trata de la manifestación más importante desde la suspensión de las marchas el 13 de marzo del pasado año
Atalayar_Manifestaciones Argelia Hirak

AP/ANIS BELGHOUL  -   Argelinos se manifiestan en Argel, uno de ellos con una placa en la que se lee "Plaza del 22 de febrero de 2019, la revolución sonriente" para conmemorar el segundo aniversario del movimiento Hirak,

Argelia celebra esta semana el segundo aniversario de la revuelta popular Hirak, movimiento que surgió para exigir la renuncia de un quinto mandato consecutivo por cinco años del presidente Abdelaziz Bouteflika, gravemente enfermo desde 2013. Miles de argelinos han marchado por las calles de la capital y otras muchas ciudades de todo el país, para conmemorar esta fecha tan señalada.

La ciudad de Kherrata, en la región de Cabilia, a 300 kilómetro al este de la capital, fue donde tuvo lugar la primera manifestación hace dos años, y supuso el detonante de la gran marcha que se sucedió días después en Argel dónde nació el Hirak. Asimismo, Kherrata ha vuelto a convertirse en la ciudad donde han comenzado las manifestaciones por el segundo aniversario de las protestas.

Atalayar_Argelia aniversario Hirak
AFP/ RYAD KRAMDI - El 22 de febrero se cumple el segundo aniversario de Hirak, el movimiento popular que provocó la caída del presidente argelino Abdelaziz Bouteflika

En esta ocasión los manifestantes se han echado a las calles para protestar contra el actual Gobierno que consideran que ha cambiado poco con respecto al encabezado durante dos décadas por Bouteflika "No estamos aquí para celebrar, sino para exigir su salida", gritaban los manifestantes.

Tras la dimisión del anterior presidente Bouteflika, los manifestantes mantuvieron sus acciones exigiendo una revisión profunda del sistema de gobierno vigente desde la independencia de Argelia de Francia en 1962. Estas protestas se vieron suspendidas el pasado mes de marzo de 2020 como consecuencia de las restricciones impuestas por el coronavirus. En Argel, esta nueva marcha, supone la manifestación más importante desde su suspensión el 13 de marzo del pasado año.

Atalayar_Aniversario Hirak Argelia
PHOTO/AP - Una mujer sostiene un periódico con el título "22 de febrero, viene la historia" mientras los argelinos se manifiestan en Argel para conmemorar el segundo aniversario del movimiento Hirak

En la víspera del aniversario, el presidente Abdelmadjid Tebboune, elegido en diciembre de 2019 con una participación muy baja en unos comicios boicoteados por el movimiento de protesta, anunció una remodelación limitada del Gobierno, en un intento de atajar las nuevas concentraciones. El actual presidente de Argelia se refirió a este gesto como una maniobra para “acabar con la era del fraude”,  y mostró así su empeño por “acabar con cualquier duda sobre los electos instituciones”. En este contexto, llamó a los jóvenes a presentarse a las elecciones y se comprometió, bajo la nueva constitución, a brindarles apoyo económico y moral.

Elegido en diciembre de 2019, Tebboune se comprometió a tomar medidas destinadas a diversificar la economía para disminuir la dependencia del petróleo y del gas, que representan el 60% del presupuesto estatal y el 94% de los ingresos totales de exportación. Los argelinos han estado esperando la implementación de las reformas económicas y políticas que Tebboune prometió tras suceder a Bouteflika.

Atalayar_Manifestaciones argelia
PHOTO/AP - Argelinos se manifiestan en Argel para conmemorar el segundo aniversario del movimiento Hirak

La necesidad de un relevo generacional al frente del país ha sido uno de los motivos que ha alimentado las protestas primero contra Bouteflika y ahora con Tebboune. En un intento por calmar el ambiente ante el aniversario del Hirak, el presidente argelino ha procedido a indultar a 33 presos políticos vinculados a este movimiento, entre los que se encontraba el periodista Khaled Drareni, condenado a dos años de cárcel el pasado mes de septiembre y convertido en un símbolo de la lucha por la libertad de prensa en Argelia. Aún así, según grupos de derechos humanos, alrededor de 70 personas siguen en prisión por su vinculación con el movimiento Hirak o por otras actividades políticas pacíficas de la oposición.

Una vez más los argelinos vuelven a tomar las calles, pese a las restricciones por la COVID-19, para exigir reformas y protestar contra la corrupción, la mala gestión y las injusticias del sistema político argelino.