Milicias leales a Irán estarían detrás del asesinato del analista iraquí Hisham al-Hashemi

Un año después de la muerte de al-Hashemi, crítico con la influencia iraní en el país, el Gobierno de Irak ha arrestado a varios sospechosos. Fuentes de seguridad aseguran que uno de ellos está vinculado a las brigadas iraquíes de Hezbolla
ismail-qaani-comandante-fuerzas-quds iran

PHOTO/Hossein Zohrevand/Agencia de Noticias Tasnim vía AP  -   Ismail Qaani, comandante de las Fuerzas Quds

Los servicios de seguridad iraquíes han arrestado al supuesto asesino de Hisham al-Hashemi, un analista especializado en materia de seguridad y asuntos estratégicos. Al-Hashemi también fue asesor del Gobierno de Irak durante la lucha contra el Daesh, grupo al que investigaba. El 6 de julio de 2020 varios hombres armados lo mataron a la salida de su casa en Bagdad. El asesinato se vinculó con grupos paramilitares y con el Daesh, aunque, hasta ahora, las autoridades no habían acusado a ningún grupo o persona en concreto.

Finalmente, el primer ministro iraquí Mustafa Al-Kazemi anunció el viernes la detención de los asesinos del analista. Uno de ellos, Ahmed Hamdawi Awaid Marrij al-Kinani, trabajaba como primer teniente en el Ministerio del Interior y confesó abiertamente haber matado al analista. Al-Kinani pertenecía a un “grupo de forajidos callejeros”, un término que usa el Gobierno iraquí para referirse a los autores de atentados contra bases militares de las fuerzas de coalición internacional.

El primer ministro iraquí también ha descrito como se planificó el ataque. “El grupo armado estaba integrado por 4 personas que portaban armas de fuego y viajaban en dos motocicletas y un automóvil. Se dispararon unas 4 o 5 balas contra al-Hashemi”, detalló al-Kazemi.

atalayar_milicias proiranies irak
REUTERS/AKO RASHEEED - Miembros de las Fuerzas de Movilización Popular iraquíes (PMF) en un desfile militar en la ciudad de Taza

“Llevaremos a los escuadrones de la muerte y a los asesinos ante la Justicia. Hemos arrestado a centenares de criminales, asesinos de iraquíes inocentes”, añadió en Twitter, mientras recordaba haber “cumplido la promesa” de arrestar a los asesinos del analista. Las fuerzas de seguridad todavía buscan al menos a otras seis personas relacionadas con el ataque, aunque temen que algunos de los involucrados hayan huido del país.

Poco después de la muerte de al-Hashemi, el activista político Ghaith al Tamimi publicó varias conversaciones con el analista en las que aseguraba haber recibido amenazas de la milicia Movimiento de Resistencia Islámica de Irak (Kataeb Hezbolla), grupo respaldado por Irán. La opinión pública iraquí también ha señalado a Teherán después del anuncio de la detención de los supuestos asesinos. “El asesino de al-Hashemi pertenece a una milicia afiliada a Irán”, publicaron medios locales del país.

atalayar_milicias chiies irak
REUTERS/THAIER al-SUDANI - Chiíes iraquíes marchan durante un desfile que marca el Día de Al-Quds (Día de Jerusalén), en Bagdad, Irak

Una fuente de seguridad iraquí también ha asegurado a AFP que el sospechoso de la muerte de al-Hashemi está “vinculado a las brigadas iraquíes de Hezbolla, una facción armada chií leal a Irán en Irak”. El investigador iraquí había criticado a este grupo y a la influencia iraní en Irak en algunos de sus textos. Al-Hashemi, además de su trabajo como asesor del Gobierno, colaboraba con el think-tank estadounidense Center for Global Policy (CGP) y con el medio kurdo Rudaw.

Sin embargo, al-Hashemi no ha sido la única figura pública asesinada que anteriormente había criticado la influencia de Teherán en Irak. El activista Ihab Al-Wazni fue asesinado de la misma forma que al-Hashemi el 9 de mayo, tiroteado en frente de su casa al sur de Bagdad. Al-Wazni fue una de las voces más relevantes contra la corrupción, la mala gestión del Estado y la presencia iraní en el país a través de grupos armados. El activista por los derechos civiles Tahsin Osama murió el agosto pasado en un atentado similar en Basora. El mismo día y en el mismo lugar, los activistas Ludia Raymond y Abbas Sobhi resultaron heridos tras un intento de asesinato en la misma. La ciudad de Basora, al sur del país, ha sido escenario de múltiples ataques contra activistas y periodistas. El primer ministro Al-Kazemi denominó a los asesinos de Basora “banda de la muerte”.

atalayar_activistas irak
REUTERS/ALAA al-MARJANI - Los manifestantes rezan cerca del ataúd de Reham Yaqoub, una activista femenina que fue asesinada por pistoleros no identificados, durante el funeral en la ciudad santa de Najaf, Irak, el 20 de agosto de 2020

La presencia iraní en Irak se intensifica a través de grupos armados chiíes, como ocurre también en Siria. Las milicias proiraníes en territorio iraquí han realizado más de 40 ataques en lo que va de año contra objetivos estadounidenses en el país.