Millennials, trabajo y sueldo decentes

 -  

Peter Vanham. Senior Media Manager, World Economic Forum

Imagen: REUTERS/Carlos Barria

Los millennials quieren un propósito para sus sueldos, y tratan de equilibrar eso con éxito. Buscan oportunidades para aprender y crecer. Y en respuesta, las empresas se están adaptando para poder trabajar mejor con esta generación.

Esta es la historia conocida sobre la generación del milenio, la generación nacida en los años 1980 y 1990. Puede leer sobre ella en la BBC, Harvard Business Review, Forbes o The Guardian. Pero como muestra una reciente encuesta del Foro Económico Mundial, esto podría ser una caracterización errónea de muchos millennials.

El motivo es que los millennials de todo el mundo, al igual que tal vez muchas generaciones anteriores a ellos, todavía se preocupan por ganar dinero en primer lugar, y por la superación profesional en segundo lugar. El propósito, o influir en la sociedad, es un tercer motivo bastante distante.

Para compartir ese mismo mensaje en números: el 54 % de los millennials encuestados considera la compensación monetaria como uno de los tres criterios más importantes al evaluar un trabajo, en comparación con el 45 % que valora más la superación profesional, y el 37 % que piensa que tener un propósito es el factor más importante.

¿Por qué, entonces, recibimos un mensaje equivocado? La respuesta más obvia es que no existe una “generación global”. Sí, el cambio climático es un desafío que define nuestro tiempo, y que comparten personas de todo el mundo. Y sí, los jóvenes de todo el mundo pueden haber visto más de él que cualquier otra generación, aunque sea únicamente porque prefieren reunir experiencias antes que cosas materiales.

En definitiva, los millennials son diferentes en todas partes. O más precisamente: los millennials en Norteamérica son diferentes a los millennials en cualquier otra parte del mundo. De hecho, al examinar a fondo los datos, aparece una sorprendente dicotomía.

En todas las regiones del mundo, excepto en América del Norte, la mayoría de los jóvenes ven el salario como uno de los factores más importantes de un trabajo. El descubrimiento contrario también es cierto para el “sentido del propósito”. Eso es importante para más de la mitad de los encuestados norteamericanos, pero para menos de la mitad de los encuestados de cualquier otra región del mundo.

Se plantea otra cuestión: ¿por qué esto es así? Tuve la oportunidad de analizar esos descubrimientos con dos formadores que participaron en el estudio, Naadiya Moosajee de Sudáfrica, y Ali Khan, un estadounidense que vive en Dubái, y ofrecieron respuestas interesantes.

“A veces en los mercados en desarrollo, no es posible darse ese lujo de seguir la narrativa occidental, en la que se debe feliz y amar lo que se hace”, dijo Moosajee. “Con frecuencia existe la expectativa de aportar algo, no solo para la familia, sino para la comunidad”. Puede ser una razón importante, dijo, que los mileniales en otras partes del mundo busquen un salario más alto.

Esto está relacionado con la presión que acompaña a la educación. En muchos países, la educación es una virtud importante, una que muchos padres enuncian de manera categórica. Pero cuando las personas envían a sus hijos a la escuela, es por ese motivo que a menudo exageran, al elegir instituciones de gran reputación que son apenas asequibles. La consecuencia es que, una vez terminados los estudios, se enfrentan a una enorme presión de reembolsar a la familia su inversión.

Finalmente, hablamos del papel que podrían jugar las diferencias de género. Según Moosajee, las mujeres buscan más un propósito en su trabajo, pero en muchas partes del mundo, su representación sigue siendo insuficiente en la mano de obra: apenas la mitad de las mujeres de todo el mundo están activas en la fuerza de trabajo, en comparación con más de las tres cuartas partes de los hombres, según estimaciones de la OIT y el Banco Mundial.

En Estados Unidos, como en muchos mercados importantes, la participación femenina en la fuerza laboral es mucho mayor, más del 60%. No siempre fue así: la mayoría de las mujeres estadounidenses nacidas antes de la Segunda Guerra Mundial (59%) no trabajó durante su juventud, y el 42% estuvo desempleada o no formó parte del mercado laboral. Pero en el caso de las mujeres millennials, los números se han invertido casi completamente: el 63% están empleadas y el 3% están desempleadas o fuera de la fuerza laboral, escribió recientemente Bloomberg.

Es posible que haya otras explicaciones, por supuesto; las prioridades reveladas en la encuesta Shaper son un buen indicador. Pero si queremos una foto correcta de los millennials y sus características, haremos bien en ir más allá de los estereotipos de América del Norte.

Puede encontrar los resultados completos de la encuesta Global Shapers aquí, y el comunicado de prensa que menciona las preferencias de salario frente al propósito aquí.